lunes, 18 de marzo de 2013

6 AÑOS 6 (O CÓMO LLEGAR A LA MEDIA DOCENA)




Ya ven, así, como quien no quiere la cosa, la Orilla cumple seis añitos, ¡y tan fresca ella! Y es por tradición, costumbre o rutina, que yo le sigo celebrando el cumpleaños, le hago la olita para que se sienta animada, para que no decaigan sus ganas y continúe dejando escondido entre la arena algún que otro presente de vez en cuando…
Sé que las cosas no son siempre igual, que la vida suele ser como una botella de champán (¿o debo decir cava?), que la destapas y se derrama con una fuerza arrebatadora. En un principio. Y que esa fuerza puede mantenerse más o menos activa un tiempo prudencial, pero que luego, poco a poco, va disminuyendo su bravura… En realidad, la Naturaleza es sabia, sería imposible mantener siempre el mismo ritmo. Y esto es aplicable a todos los estadios que hacen de nuestras vidas lo que son.
La Orilla empezó suave, con un par de amiguitos “nomás”, y poco a poco fue subiendo, el chapoteo era alegre y constante… y de nuevo ha ralentizado sus mareas. Lo comprendo, si yo, que soy su “hacedora”, estoy casi con el agua al cuello, y no llego ni a lo mío, difícil llegar a lo de los demás. Con esto quiero decir que comprendo que hasta mi Orilla lleguen cada vez menos chapoteadores (pero los que se mantienen y hacen el ejercicio fiel de nadar hasta mi ribera… ¡vamos, se merecen todas las olas que les pueda hacer!)
En los últimos tiempos me he planteado algo que no se me había pasado nunca por la cabeza: dejar la Orilla. Dejarla aparcada, en “calma chicha” . Tal vez necesitemos un cambio, ella y yo. No lo sé. Me dicen que cambie de “veste”, pero, oigan, que me da pena, que le tengo un cariño especial a mi traje de Orilla y orillera. Por otro lado es que soy bastante “rústica” con esto de la tecnología y poco arriesgada, lo confieso. Debería cambiar mi estilo, mis secciones, mi forma y modo, mis temas, mi… ¿? ¡Ah, chí lo sá!
De momento he llegado a los seis años, mi primer sexenio, que no es poco. Sé de muchos blogs que abrían, cerraban... Volvían a parecer y a desaparecer en un baile continuo de despistes… Yo no he llegado a eso ni en los tiempos malos malísimos que he pasado; pero ahora, no sé, no me alcanza el dios Cronos, no me alcanza la musa, no me alcanza el cuerpo, y yo diría que casi ni el espíritu. No quiero dejar nada, porque ese no es mi estilo, soy cabezota y constante, pero, simplemente estoy agotada.
Me daré un tiempo para no agobiarme y veré cómo interactúo con las marejadas de la vida, el “laburo” y las emociones, más las placenteras, las de afición y devoción…
Yo les agradezco a todos y cada uno de ustedes, su fidelidad por tantos años, a los de antes y a los de ahora, a los del “intermezzo” y a los esporádicos, a los de por pura casualidad, a los que me leen sistemáticamente y en silencio, a los que leen y no comentan siempre, a los que dejan su huella cada vez que asomo por la espuma de una ola… a todos y todas, ¡MIL MILLONES DE GRACIAS!

Foto: de la memoria familiar (ese día cumplía también 6 añitos)

23 comentarios:

Ferran dijo...

La orilla, como todas las orillas, viene y va, a veces con más ímpeto, a veces recatada... pero viene y va. En el mundo de los blogs, seis años vienen a equivaler a 60 de una persona; nuestra orilla vasca ya tiene un recorrido: zorionak, Edurne!

Elena dijo...

Créeme que te entiendo perfectamente, me pasa lo mismo desde hace tiempo. He estado varias veces a punto de cerrar el chiringuito, pero siempre en el último momento me freno no vaya a arrepentirme cuando ya sea tarde. Así que he decidido tomármelo con calma, escribir sólo cuando de verdad tenga algo que decir y visitar a los amigos sin agobiarme.
Descansa y retómalo cuando de verdad sientas la necesidad.

Muchas felicidades por esos seis años.
Un beso Edurne.

Francisco Espada dijo...

Las devociones se atienden los domingos y fiestas de guardar; lo digo no sólo por mi orillera del Cantábrico, sino también por la de la ribera del Guadalquivir.

Te comprendo, Edurne, ya lo creo que sí te comprendo. Pero déjame que te diga algo (también a Elena): no tienes derecho, no tenéis derecho a ponerme la miel en los labios y luego retirármela. Comprendo el cansancio, las obligaciones, el agotamiento, pero no te quedes, no os quedéis en barbecho. No se cuentan los días, ni los años, ni el número de seguidores, lo que cuentas eres tú misma y no debes silenciar, sino meditar, respirar y adoptar el ritmo que la gracia te vaya dando en cada instante.

No te exijas, no os exijáis, no os exijo. Pero no me invites a tu funeral cuando estás llena de vida y tienes tanto por decir. Reposa, reflexiona, y si un día decides hacerlo, hazlo en silencio, deja que yo siga alimentando de esperanzas tu regreso.

Un beso que en buena ley son dos.

Nerim dijo...

Querida Edurne, no voy a decirte cuanto lamentaria que cerraras tu blog, tu ya lo sabes bien pues vengo a tu orilla casi desde el principio.

Comprendo que esto puede cansar y mucho, más que cansar, agotar mentalmente. Siempre pensando "que voy a escribir", "no tengo tiempo de visitar y leer a todos los que me siguen y me acompañan en esta orilla",y tantas razones más, todas ellas muy validas y comprensibles.

Al igual que Elena, he decidido tomarme con calma lo de mi blog y, en vez de cerrarlo, escribir esporadicamente y solo cuando en verdad tenga ganas de hacerlo. Y así lo vengo haciendo desde hace casi un año. Con esta decisión, he perdido muchos seguidores y tambien muchos comentaristas, pero eso lejos de preocuparme me ha devuelto una libertad que creía perdida e imposible de recuperar.

Lo que te quiero decir querida Edurne, es que no cierres el blog, dejalo en standby, pero dejalo abierto y solo escribe cuando tengas ganas de compartir algo con nosotros.

Yo desde luego, aqui estaré siempre, aguardando pacientemente que la ola venga a este lado de la orilla.

Y después de todo este rollo, solo quiero decirte "Muchas felicidades por estos seis años de blog, es usted una niña muy guapa con una sonrisa encantadora.

Un besote Edurne y un fuerte y calido abrazo.

Chelo dijo...

Enhorabuena por estos seis años de buen hacer y felicidades.
Comprendo tu cansancio, no llego a tres y muchas veces pienso tirar la toalla.
Tomatelo con calma, publica cuando te apetezca, visita a lo que quieras, que de verdad sea una distracción y no una obligación pero déjalo abierto, bueno eso es lo que tengo pensado hacer el dia que me canse.
Toma ejemplo de Nerim una mujer sabia por experiencia y conocimiento.
Un abrazo.

Anderea dijo...

Mila esker... zuri!

Zorionak!

Antorelo dijo...

Es un placer pasar por tu orilla. Enhorabuena por esos seis años.
Un abrazo

Edurne dijo...

FERRAN:
Moltes gràcies, maco!

Pues sí, seguro que la edad blogueril se cuenta en plan animal... jajajaja!
Eskerrik asko por los ánimos!

Muxutxuak eta abraçadas!
;)

ELENA:
Pues seguiré tu ejemplo y dejare que la marea me lleve o me traiga, según anden los vientos...!

Muchas gracias y unos besos cantábricos y athléticos!
;)

FRANCISCO:
Que tiene usted el nombre de moda, jejejejeje!

Bueno, fuera bromas, que sí, que tiene usted mucha razón, y que me da mucho gusto que me meta en el mismo habitáculo que a Elena, ya lo creo!

Tranquilo, es muy difícil que yo desaparezca así "derepenete" y for ever!
;)

Gracias por todo lo bueno que me dedicas y ese cariño tan sincero que me tienes, sabes que va también de vuelta.

Unos besotes!
;)

Edurne dijo...

MIRENTXU:
Mila esker, polite!

Tienes toda la razón, pero también sabes que estos momentos de desasosiego se dan, son reales, y a veces, hasta se cumplen los augurios...
No quiero cerrar, eso es cierto, y posiblemente lo mejor sea hacer lo que tçu y también Elena, apuntáis, dejar que sea el blog, la Orilla en este caso, el que de cida cuándo sí y cuándo no...

La foto: jajajaja! En esa foto, acababa de soplar las sies velitas de mi tarta de moka, la de siempre! Y me acuerdo perfectamente de una conversación de lo más profunda que tuve con mi ama la noche de la víspera, qué cosas, qué preocupaciones tenía ya desde entonces, por Diossss!
Pero la foto memencanta, ahí estoy yo, entre laos brazos y las manos protectoras de mi aita y de mi ama, ya ves... y ahora soy yo la que les protejo!
La vida, cómo es!

En fin, Mirentxu, que me he puesto nost´çalgica y meditabunda!

Eskerrik asko, de nuevo!
Besotes!
;)

CHELO:
Dice usted, y dice muy bien. Tomo nota de la ecuación, que lo mismo consigo despejarla...

Besotes y muchísimas gracias por todo, amiga!
;)

ANDEREA:
Eskerrak zuri ere hemendik pasatzeagatik!

Muxutxuak!
;)

ANTORELO:
Muchas gracias por esas palabras tan bien dichas!
Y que usted lo vea, al menos seis años más!

Un super abrazo!
;)

TORO SALVAJE dijo...

Felicidades por esos 6 años.
Que foto tan linda!!!

En cuanto a lo del blog mi consejo es que no te agobies con ello. El blog es para disfrutarlo. Si no tienes ganas de blog pues lo dejas un tiempo y si luego tienes ganas pues vuelves.

Besos.

Myriam dijo...

Muchísimas Felicidades, Edurne. Seis años es un montón, yo estoy recién cursando el quinto año jajajaja.

Ojala que nunca dejes esta Orilla, aunque como las mareas, subas y bajes en la frecuencia de las entradas.

Y no te preocupes, que yo vengo igual, sin que me "tengas" que visitar.

Besotes, mucho ánimo y suerte con todo.

Myriam dijo...

Ahhh, me olvidaba, muy linda tu foto.

Tristancio dijo...

Gracias a ti, Edurne, por tu compañía, por tu buena compañía. Seguro que muchos te sentimos como una amiga de mucho más de 6 años, vaya, como de toda la vida... Descansa lo que sea necesario, pero regresa... cuando sea necesario.

Salud y saludos... y un gran abrazo.

Edurne dijo...

TORO:
Voy a poner en práctica lo del "no agobio",a ver si resulta...

Gràcies, Xavi!

Petons!
;)

MYRIAM:
Sí, si es así, no hay tiempo, ni para escribir y publicar, ni para leer y comentar... y menos para visitar!
Hoy saco estos minutos y contesto.

Muchas gracoias, querida Myriam!

Un besote enorme!
;)

TRISTANCIO:
Es que a veces parece que conocemos a las personas de siempre, como si todo se hubiera dado por generación espontánea... jejejeje!

A mí también me pasa, don profe!

Unos abrazos ya primaverales y agradecidos!
;)

A veces Eau, a veces Euria, parfois Idoia dijo...

Una ola para mi orillera favorita. Sigue siendo tú misma y descansa si te apetece, nosotros estamos contemplando el bello paisaje de tus palabras.
Muxuak!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Seis años es ya una demostración de constancia suficiente para que siempre exista una orilla como esta...
Sigue, pero que no te agobie. Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Harás bien.

Besos.

Edurne dijo...

IDOIA:
Me llega,me llega esa ola!
Eskerrik asko!

Muxutxuak!
;)

PEDRO:
Seis años son unos cuantos, es cierto, pero nada comparado con la vida y cada segundo de ella...
Seguiré, al ritmo que las circunstancias me marquen.

Gracias!
Besos!
;)

TORO:
Te haré caso, sí!
Gràcies, maco!
I molts petons!
;)

Marta C. dijo...

Edurne, llego tarde y me encuentro con una buena noticia, FELICIDADES POR ESOS 6 AÑOS!!!! y otra mala. Tengo entendido que todos los blogueros pasan por crisis de inspiración o, como en tu caso, de agotamiento.
No nos dejes, Edurne, conocerte y leerte ha sido siempre un placer. Tu blog variado, entusiasta, siempre me ha dejado un sabor dulce en los ojos.
Vuelve cuando estés preparada porque yo, al menos, te estaré esperando.
Un beso y mi cariño, amiga.

Bertha dijo...

6 añitos que tendrias en esta preciosa foto y 6 añitos de cumple-blog felicidades.

Pero estoy con lo que opinan la mayoría que ya saben lo que cuesta mantenerse vigente tantos años.

Un blog es...cómo un escape no para sufrir ni angustiarse:esta es mí modesta opinión?.

A mí, cada vez me cuesta más visitaros es que me absorven muchísimo las clases.

Tómate todo el tiempo que necesites y cuando decidas volver; siempre estaremos esperándote.

Un abrazo inmenso seño.Que pases una tranquilas vacaciones de Semana Santa.

Edurne dijo...

MARTA:
Muchas gracias por tus felicitaciones y tus palabras, tan emocionantes...

Pues sí, seis años son unos cuantos años, y ex normal que lleguen momentos de "barbecho", por las circunstancias que sean.

No quiero dejar la Orilla, simplemente eso, que me planteo seguir pero sin agobiarme, porque al final, parece que nos vemos en la "obligación" de estar ahí/aquí/allí, de seguido, y eso, tú bien lo sabes, es imposible!

Pero aquí estoy, seguiré publicando y haciendo visitas al ritmo que me vaya marcando la vida.

Un besote enorme y muchísimas gracias por estar ahí!
;)

BERTHA:
Lo mismo que he dicho a los demás, Bertha, y muchas gracias por la felicitación, por estar entre las olitas que viene y van...

de sobra sabemos lo que absorbe la propia existencia, así que como para hacerse mala sangre por no llegar a los asuntos del blog, verdad?

Por aquí andamos, tranquila!

Otro besote para ti, y ánimo, que llega la Semana Santa y algo se podrá descansar, al menos d elos asuntos escolares...!
;)

María BLanca dijo...

Un abrazo, Edurne, sigue siendo como eres y haz lo que te apetezca. Ya ves yo le tengo aparcado al blog porque no tengo tiempo ni ganas de escribir. Tal vez vuelva, no sé...Pero te sigo porque me gusta como escribes, tu espontaneidad y tu alegría contagiosa.
Un beso y felicidades.
¡Sabes que en la primera comunión de mi hermano yo llevaba una falda de cuadros y una rebeca con jersey blanco como el tuyo de la foto!...¡Qué cosas!

Edurne dijo...

BLANCA:
Huyyy, que no te había visto!

Muchísimas gracias por seguir visitando la Orilla y por tus palabras.
Procuraremos seguir en activo...

Mucha suerte en todo!

Un besote!
:)