miércoles, 27 de junio de 2007

LAS PUERTAS DEL PARAÍSO


Con la venia de Mari Cruz, me acerco hasta el Paraíso.
Estas puertas son las que dan acceso al Edén.
¿Quién tiene toda la documentación en regla, quién ha sido lo suficientemente merecedor de traspasarlas?
El Paraíso.
El Paraíso en singular, pero creo que hay más de uno y de dos Paraísos.
O sino, preguntamos. Y nos preguntamos a nosotros mismos.
El primero que nos viene a la cabeza es el de Adán y Eva, ¡cómo no! La serpiente (viborona ella), la manzana, el pecado original... ¡la expulsión del Paraíso!
Y desde entonces parece ser que todo es un valle de lágrimas.
Pero... ¡hay otros Paraísos!
Mari Cruz me ha prestado sus puertas porque ella estuvo allí, a un paso, sólo que al final le entró el yuyu, ¿y si la dejaban entrar... pero no volver?
Ayyyy, que aunque vivamos en un infierno, como que este calorcito que nos va torrando poco a poco nos da seguridad. Y si se trata de buscar Paraísos perdidos... de eso ya nos encargamos nosotros, ¿a que sí?
¿Quién no se ha perdido en el Paraíso de una mirada, verde, azul, negro azabache, marrón miel...? ¿Quién no ha visto el Paraíso cada vez que ha rozado la piel amada? ¿Quién...?
Azul, Paraíso azul, ¿será azul? ¿Qué habrá detrás de esas puertas? ¿Alguien lo sabe? ¡Me lo diga, porfaplease!
Foto: Mari Cruz

4 comentarios:

una hurí de verdes ojos dijo...

Pues yo, que soy de las que pueblan el Paraíso, me acerco hasta las mismísimas puertas del susodicho para animar a que cualquiera que tenga curiosidad, intriga, morbo... por saber cómo es esto, que nada, que sin ningún problema, miedo, cortapisa o rubor puede acercarse, hacer "toctoc" y pasar, compenetrar (como decía el insigne Cantinflas, que por cierto, también anda por aquí...)

Nadie puede imaginarse la paz que se respira tras estas puertas, la armonía, la tranquilidad...!
Pasen, pasen y vean!

l.blonsevaalamontaña dijo...

¿estará el paraiso en el cielo? Mañana a esta hora, hora más hora menos dependiendo de la hora de dormir de hoy, estaré entre las nubes del cielo (si veo alguna puerta sacaré una foto). Espero que sean como de algodón y que se balanceen suavemente en un cielo azul. Como haya tormenta y todo se vuelva gris ya me veo bajando zingando de la montaña al mundanal mundo, en el que, por cierto, me gusta mucho vivir en los paraisos de las miradas y de las caricias y de las palabras y las risas, entre otros.

la hurí durmiente dijo...

Esta hurí está que se cae del sueño, se queda dormida a las Puertas del mismísimo Paraíso!
Habrá que dejar que los sueños fluyan por los paraísos que quieran...

Edurne dijo...

Será un sueño?
El caso es que no aparecen reflejados los últimos comentarios... haremos un prueba: probando, probando, sí, sí...