jueves, 31 de diciembre de 2015

LAS UVAS DE LA IRA (Sic.)



Estas son las novenas “uvas de la ira” que tomo junto a todos ustedes desde que comencé esta singladura orillera, allá por el año 2007.  

Puedo decir que siguen siendo “de la ira”, aunque yo no sea de iras ni nada parecido, pero, algo en mi interior se rebela, se levanta en armas ante tanto despropósito de todo tipo, del emocional, del vital y del día a día, del real, del imaginado, del acaecido y acontecido, del que esperas, intuyes y sospechas, y del otro, del que nunca imaginarías que pudiera suceder(te/nos)…

Los años van pasando, como las olas que se suceden una tras otra. Y a veces una se pregunta si no será todo como un mal sueño, si no habrá que esperar a que todo pase y podamos abrir los ojos sin temor a ver lo que nos rodea de verdad. No sé. Siempre fui muy soñadora. Soñadora de sueños con ojos cerrados y ojos abiertos. Y a veces, solo a veces, creí confundir sueño y realidad. Aunque, cualquiera sabe, tal vez sea un sueño lo que vivimos, y lo que soñamos, lo que de verdad vivimos…

En lo personal, estos años se me están atragantando, como las uvas, que nunca pude con ellas. Y cada fin de año me digo que el siguiente será el bueno, el de volver a empezar, el de hasta aquí hemos llegado en las penas, en los sustos y en lo puñetero de la vida. Sí, todos los años albergo la esperanza de que al despertarme en un año más, todo haya cambiado, así, de un plumazo. Craso error, parece mentira que tenga la edad que tengo, la experiencia que acarreo y que no me conozca de qué va la vida… Parece mentira, sí, pero, ¿qué quieren? De ilusión también se vive.

Así que levanto mi copa por lo que ha de venir, que seguro que será bueno para todo el mundo (no pierdo la fe, quiero seguir siendo optimista y creer que así será, de lo contrario, estaría perdida). Si algo me caracteriza es eso, mi tesón, mi cabezonería, mi testadurez… Peleo por lo mío como una leona, como una loba, y no tiro la toalla ni loca.

Haciendo alusión a la frase tan manida de “No corren buenos tiempos para la Lírica”, podemos darnos cuenta de que la expresión es más que cierta, pero, ya cambiarán las torcas en cualquier momento.

Que este nuevo año que comienza en un ratito y medio, nos traiga mucha paciencia, mucha tolerancia, más humildad, responsabilidad y seriedad. Que también sea generoso en amor, en paz, en buenas palabras y obras; que se haga el loco y deje que el maná del cielo caiga sin medida sobre todos aquellos que más lo necesitan. Que la sinceridad y la “limpieza” de espíritu sean condición imprescindible para ponernos al frente de la tribu. Que la empatía sea moneda de obligado uso entre todos nosotros.

Y, en fin, que seamos inteligentes y honestos a la vez, que sepamos valorar lo que tenemos y cuidarlo, porque, solo cuando lo perdemos lo lamentamos. La vida es corta, pero muy intensa. Vivirla a tope y sin dañar a nadie no es tarea que no podamos cumplir. Ser felices, es nuestra obligación, y hacer felices a quienes nos rodean, nuestra recompensa mayor.
¡Y celebremos la vida!

¡FELIZ AÑO 2016! URTE BERRI ON!







Fotos, manipulaciones y Texto: Edurne. Uvas: de la cocina de mi amatxu.

jueves, 24 de diciembre de 2015

OTRA NAVIDAD MÁS...



Otra más. Y bueno, yo estando como estoy pues, muchas ganas no es que tenga, pero, no quiero dejar de ser la de siempre y por eso me resisto a caer en mi propio olvido.

Una ola, otra y otra… que vienen y van, ya se sabe, es lo que tienen las mareas. Pues eso, entre ola y ola, me asomo a tomar aire y de paso a desearles que la vida les sonría, que todos sus sueños y proyectos, vayan tomando cuerpo; que la paz y la Armonía reinen en sus vidas, y que todo sea luz, que no haya oscuridad. Ni penas ni lamentos.

Vendrán mejores tiempos para quienes estamos caminando entre nieblas, y para aquellos que realmente las están pasando negras.

La vida te da y te quita. Agarraremos lo bueno, y exprimiremos al máximo esos pequeños momentos de felicidad efímera. Guardar para recuperar en los momentos de escasez…

¡Gracias por su fidelidad de tantos años, gracias de todo corazón!

EGUBERRI ETA URTE BERRI ON!
¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

No se olviden de ser felices, de quererse mucho y de mantener a su lado a quienes realmente nos importan e importamos.

¡Muchos besos y abrazos!





Postal: Edurne. Foto manipilación: Edurne

domingo, 20 de diciembre de 2015

LA VIDA SIGUE/SIGUE LA VIDA





La vida sigue por las sendas
que marcan el viaje de nuestros anhelos.
Siguen las manos que piden,
alzándose al cielo.
Siguen los ojos que lloran,
enjugando lágrimas y lamentos.
Siguen las bocas que piden,
llamando sin ser oídas…
Sigue la vida.
Igual.
Cruel.
Injusta.
Pero también
única
y maravillosa,
testigo de nuestro paso,
de la huella de este presente,
esperanza de un futuro
que ya viene por el túnel del tiempo
su turno reclamando.


Foto y Texto: Edurne

domingo, 13 de diciembre de 2015

ME ESCONDO EN LOS ESPEJOS



De niña,  jugaba a encontrarme
detrás de los espejos,
como una nueva Alicia
en busca del País de las Maravillas,
del que existía en mi fantasía
—hoy sé que no es cierto—.
En casa de los abuelos
había una vieja luna encastrada
en el armario de la bisabuela.
Aquel espejo me daba miedo.
Cuando me atrevía a entrar en la habitación,
oscura y fría,
notaba que alguien me observaba
desde el fondo de la luna.
Mil ojos me miraban y yo era incapaz
de salir corriendo.
Sabía que allí detrás estaba la respuesta,
allí, detrás de aquel azogue
que asomaba descarado y arrogante.
Descubrí su secreto
y por eso ahora,
yo también
me escondo en los espejos.


Imagen: Internet, Texto: Edurne

lunes, 7 de diciembre de 2015

Y SIGO CAMINANDO



Hoy llega mi vida a este puerto.
Hoy me dibujo la sonrisa en la cara.
Hoy escribo que soy feliz y
casi me lo creo.
Hoy regalo besos, abrazos
y buenos deseos.
Hoy, decido que me quiero, 
porque nadie más ve mis noches
de angustia ni
mis días en puro suspiro;
porque nadie más sabe cómo 
es esta niña que acuno hora tras hora, 
ea, ea, ea...
para calmar su llanto.
Hoy me planto en este escalón, 
el número 56, 
tan bueno como otro cualquiera, 
y desde aquí arriba
tomo aire, 
respiro, 
sí, respiro.
Hoy me hago niña grande, 
me salto los protocolos:
no fui esposa, 
no fui madre, 
ni si quiera soy abuela
¡que pudiera!
Soy mujer, 
soy persona,
soy buena gente.
Y hoy cumplo
con el ciclo de la vida, 
me llevo 56 años 
bien repletos y 
guardados en mis alforjas.




Imagen. Internet. Foto: Antonio, Texto: Edurne



lunes, 30 de noviembre de 2015

TE ECHO DE MENOS




Echo de menos tu aliento en mi piel,
y tus manos que acarician mi alma
cuando viaja,
ausente,
entre las estrellas de nuestra Vía Láctea.
Echo de menos tu  mirada
vistiendo  mi desnudez al alba,
tus pasos que caminan mi cuerpo
y tus besos que a ti me enlazan.
Echo de menos amanecer cogida de tu mano,
con la felicidad enredada entre mi pelo
y tu boca perdida en mis entrañas.

Pintura: Antonio. Texto: Edurne

miércoles, 25 de noviembre de 2015

VUELO LIBRE





¡No! Por si alguien vuelve a preguntármelo otra vez, ¡no, no lo vi venir!
Es muy fácil ver las cosas desde el otro lado, detrás de la barrera, mientras que una está en el coso, tiñiendo de rojo el albero, toreando las embestidas que ése que se hace llamar “tu marido”, te asesta un día y otro también sin piedad alguna.

Muy fácil ver cómo iba a terminar todo, y más todavía cuando los hijos a los que hay que cuidar y proteger no son los propios, sino los de la que está tratando de esquivar los envites. Y encima es más fácil todavía asumir el papel de protector…

Pero no vale. Hay que estar en la piel de alguien como yo para saber lo que es vivir en la oscuridad más hermética, sin aire que respirar, teniendo que dormir con un ojo despierto, con la piel alerta y el corazón en el exilio de los afectos…

Y no, lo vuelvo a repetir: ¡no lo vi venir!

Al principio, al poco de conocernos, yo ya sentí que tenía algo especial, no sé, su mirada, su forma de sonreír, cómo se me acercaba a preguntar qué tal estaba, si me encontraba a gusto allí… Y es que yo acababa de llegar nueva al instituto.  Mi padre había muerto y mis hermanos, mi madre y yo nos habíamos tenido que trasladar a vivir a casa de mis abuelos, una casa bastante más grande que la nuestra, y también  porque no podíamos pagar aquella en la que habíamos vivido hasta entonces, la casa que estaba ligada a nuestra infancia, a todos nuestros recuerdos, los buenos y los malos…

A mis catorce años yo era una adolescente tímida y fácilmente impresionable. Él fue el único chico, él ha sido el único hombre en mi vida. Lo tuvo muy fácil. Recién salida de la infancia, de su mano me interné en una adolescencia llena de zozobras y miedos. Miedo a no ser suficientemente guapa y lista para él, a no hacer lo que me pedía que hiciera; miedo a que me dejara por otra, por cualquiera de las que siempre revoloteaban a su alrededor, y porque así me lo hacía ver. Así me tuvo todos aquellos años, mendigando una caricia, un beso… Hasta que le demostré que por él era capaz de todo.

Él me hizo suya y me encerró en esta jaula. Tiró la llave muy lejos, tanto como grande era mi temor a que dejara la puerta abierta y me dijera que saliera, que ya no me necesitaba. Pero ahora, después de casi cuarenta años, acabo de salir yo sola de ella. Entré siendo casi una niña y salgo convertida en una esposa humillada y maltratada, en una madre amantísima y abnegada, y en una abuela entregada y temerosa. Una mujer perdida.

Y ahora, solo ahora, es cuando todo el mundo se está enterando de lo que ha sido mi vida en realidad, lo que había tras esa cortina de humo que yo dejaba escapar para que cubriera la verdad.

A los tipos como él no se les ve venir. Son de los que saben dar una de cal y otra de arena, así, rápido, rápido, para que no te dé tiempo a reaccionar y pienses que todo ha sido un mal sueño. Son de los que un día alaban lo que haces, cómo eres, y que te dicen muy bajito que sin ti no serían nada… Todo para ablandar tu corazón y hacer que te sientas culpable por haber querido huir de la jaula. Y también son de los que utilizan tu amor de madre para tenerte sujeta, segura, porque los hijos, ¡ay, los hijos.!

Y vas trenzando con hilos de frágil algodón el mundo en el cabéis todos. Inventas una felicidad pequeñita, pero que te sirva para seguir avanzando un paso más cada día. Te alimentas de un abrazo a deshoras, de un “te quiero” apenas balbuceado, de un viejo sueño una y otra vez desempolvado. Y te lo crees, te lo quieres creer.

Tapas las heridas de dentro y de fuera, los golpes, las ojeras, los insultos, reproches y sinsabores, todo lo escondes con mano hábil y temblorosa. Y así un día y otro, un año y otro.

Ante ti desfilan desprecios, amantes, engaños… Y de vez en cuando un beso de marido culpable, una mirada menos dura, una media sonrisa… Y piensas que todo está bien, que tu mundo no se caerá todavía. Aguantas un poco más. Aguantas  por esto, por lo otro y por lo de más allá. Disculpas, autoengaños…

Hasta que un día, a una se le cae la venda bien caída, no a medias, ¿sabes cómo te digo? Así, como si se hubiera hecho de día de repente y tanta claridad te dejara completamente ciega, tanto, que no pudieras soportarlo y tuvieras que apagar la luz para que nadie vea tu vergüenza, para que nadie sepa de tu pena arrastrada por los cuartos más oscuros de tu pobre,  triste y pequeña vida.

Y es la última mano alzada, el último exabrupto salido de su boca, la última amante que paseó por tu cara, lo que hace que digas que ya nada importa, y que grites ¡ya basta!

No, no lo vi venir. Solo cuando dejé de estar ciega, dormida, amordazada, muerta del miedo a perderle, del miedo a contar mi verdad, solo entonces tuve la fuerza suficiente para abrir la puerta y echar a correr hasta llegar aquí, hasta encontrarme con aquella que fui. Estoy sola, desnuda, sin nada, pero me tengo a mí y estoy viva. 
La VIDA me espera.







Foto: Edurne,  de una escultura de no recuerdo quién, expuesta en ARTMADRID de esta pasado Febrero. Texto: Edurne (breve ejercicio y reflexión sin corregir). Imagen. Circula por la Red estos días, en casi todos los perfiles de nuestros Whatsapps.

Ni una más. Ni una mujer más que sea humillada, maltratada, asesinada. Y ni un hombre más que sea humillado, maltratado y asesinado, porque menos, pero también los hay.

domingo, 22 de noviembre de 2015

IMAGINAR UN MUNDO DISTINTO



Vídeo:  (UNICEF) Youtube. Canción: J. Lennon, Sentimientos: de tod@s.

martes, 10 de noviembre de 2015

SIN TÍTULO (IV)



Ahí arriba repican con furia
las campanas de mis adentros.
Tocan a muerto.
Lloran por todos los dolores
de un año eterno.
Ahí abajo reclaman las ánimas
su sustento:
el alma de mi amor ciego.




 Foto, manipulación  y Texto: Edurne. Ilustración "El viaje de Dante por el infierno" de Gustave Doré: Internet.

domingo, 8 de noviembre de 2015

PASEANDO EL DOMINGO


Sacas a paseo las prisas por escapar
de la cárcel en que se ha convertido tu vida.
Al llegar a la senda,
una mano retiene tu marcha,
—calma, sin prisa—
te dice.
Hay muchas veredas que llevan
al mismo camino.
¿Cuál tomar?
Mira,
mira,
busca y encuentra
la tuya.
Hojarasca que oculta la ruta marcada.
Oyes ruido de pasos
que desvían tu rumbo.
Una ardilla salta 
de rama en rama, 
y te mira.
La sigues.
El camino está 
y estaba ahí,
en ti.
Ya no hay pérdida posible.


Foto: Antonio.  Texto: Edurne

miércoles, 4 de noviembre de 2015

LUCHA


Cuando dejo que los dedos recorran las teclas
de este espacio virginal para mis sentimientos,
algo dentro de mí bulle
y lucha por salir sin miedo,
sin  freno.
Es la hora de la verdad,
la del corazón en la mano y las verdades en la boca.
Y es entonces cuando la niña que me habita
sale de la mano de la mujer que me vive día a día.
Una sonríe y la otra llora.
No pueden separarse,
se necesitan.
Una es el día, la que sucumbe ante la noche.
La otra es la noche, la que da paso al día.
La niña sin la mujer,
no sería.
La mujer sin la niña,
moriría.


Foto: Aitor. Texto: Edurne

martes, 3 de noviembre de 2015

EL MIEDO A LA VERDAD




Hoy comparto este enlace, esta entrada, del blog "TRAZANDO CAMINOS" que administra mi querida amiga Mirentxu.
¡Cuán cierto es!



"El ser humano es el único que puede decir mentiras porque sabe que el otro puede llegar a creerlas como verdad. La verdad exige compromiso y ello provoca, en muchos casos, miedo. Y el primer miedo a la verdad se da en el sujeto mentiroso, porque la verdad acabará desnudándole ante sí mismo y ante los demás."


miércoles, 28 de octubre de 2015

ENTRE TÚ Y YO


Entre tú y yo señorea negra cancela
allá donde antes hubo amor fresco
y del bueno,
la envidia de todos los que mendigan
caricias, besos y “te quieros”.
Encerrada tras las rejas queda la alegría
de saberme de ti tu dueña.
Corridas quedan las cortinas
que ocultan ahora mi vergüenza.
¡Que nadie mire,
que nadie sepa
de mi dolor,
de mi pena…!
                                                              

Foto y Texto: Edurne

domingo, 25 de octubre de 2015

TEMPUS REVOLUTUM



Corren malos tiempos, revueltos…

Y seguimos tratando de esquivarlos, sin mucha suerte, la verdad. Nos dan de frente, de costado y de espalda, que es lo que más duele, cuando no los ves venir y te tumban, cuando te dejan sin capacidad para reaccionar, para pensar la respuesta; o cuando te obligan a esperar a que pase el huracán para poner de nuevo sobre la mesa y boca arriba las cartas que se han caído... ¡Y poder seguir la partida!

Los cielos pasan de nubes a claros, de tormentas a explosiones de sol revitalizante. Así los ánimos, que no saben muy bien a quién escuchar, si al corazón o a la cabeza. Razón y sentimiento. ¡Qué difícil!

Tempus Revolutum.


Foto y Texto: Edurne


jueves, 22 de octubre de 2015

LATROCINIO


Avanza la noche con sigilo,
como ladrona de luces y alegrías
que trata de no ser reconocida.
Llega hasta el umbral de mi vigilia.
Entra sin permiso
y se me agarra justo ahí,
en el mismo centro de la vida.



Foto y Texto: Edurne

domingo, 18 de octubre de 2015

PASOS INVISIBLES



Hay pasos invisibles,
impresos en el carné de  identidad
de tu vida oculta.
Pasos que me confunden,
que vienen y van sin pedir permiso
por la arena blanca de mi orilla.
Pasos que se amparan 
en la oscuridad de la noche
y la ignorancia.
Oigo rumores,
risas,
gemidos y
besos lanzados con prisa,
sin amor ni convencimiento.
Hay pasos invisibles
pero ciertos.
La fuerza de mi amor no los ha borrado,
están ahí,
testigos de tu traición
y mi sufrimiento.



Imagen: Internet. Texto: Edurne

martes, 13 de octubre de 2015

GRITO



Cuando  las manos acarician los contornos del abismo,
los pies se sublevan y
el corazón galopa al máximo y más,
mucho más de lo permitido por la razón
y la decencia.
Entonces miro dentro de la boca de lobo
en que se ha convertido mi día a día,
en el fondo de esa cueva húmeda
de tanto llanto,
en las entrañas de esa gruta oscura
de tanta  duda.
Miro cuando nadie me mira,
cuando todos duermen
en la paz de sus sueños fingidos,
cuando mis temores se vuelven visibles
y se alían con la realidad más oculta.
Abro las cancelas,
descorro cerrojos y
elevo puentes.
Entro al galope,
montada en el blanco corcel de mi verdad
diáfana y argentina.
Y allí, en medio de la inmensa nada,
imploro la ayuda de todo el Universo.
Solo entonces
me busco,
solo entonces
me encuentro,
y,
solo entonces,
grito.



Pintura: “El grito” de Edward Munch, ahora en el Thyssen de Madrid.  Texto: Edurne