domingo, 16 de febrero de 2014

SERÍAN OCHENTA Y UNO...


Quisiera decirte en ochenta y un palabras
el vacío que me envuelve.
Pero hoy  solo tengo
ochenta y un besos para darte.
Te quedaron veintitrés escalones para llegar
a ese podio del ochenta más uno.
Llegar, llegar…
Todo ha sido un poder  llegar.
Llegar  a esta fecha,
llegar a la otra…
Pero a pesar de tu voluntad,
y de nuestro tesón,
tu entrenador personal decidió tirar la toalla
antes de llegar a la meta.
Retirada forzosa.
No importa,
te llevas la medalla de oro,
y laureada la cabeza.
Ovaciones, vítores…
El corazón desbordado de amor
y una vida plena.
¡Te hacemos la ola!
Eres nuestro campeón.
Salve, Julianus Invictus!”.
Y aunque la muerte crea que ha ganado,
tú se la has jugado,
sigues vivito y coleando…
–que yo te he visto–.
Hoy celebramos la alegría, el gozo de tenerte,
y el privilegio de llevar tu vida a buen recaudo
entre los pliegues de estas que tú nos diste.

ZORIONAK, AITATXU!

       La Niña de tus ojos


Foto: De la memoria familiar  Texto: Edurne

16 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Feliz muerte si voy a ser recordado con tan inmenso cariño, cosa con la que cuento. No está muerto, sino dormido y esperándote en tus sueños de resurrección. Ahora sigue desde arriba mirando e intercediendo por ti, al tiempo que llenándote el corazón y la boca de bellas palabras y recuerdos.
Un beso inmenso.

Elena dijo...

Ésa es la actitud Edurne. Nadie muere si vive en el recuerdo y la piel de los que lo quisieron.
El texto es sencillamente precioso.

Ochenta años... otra coincidencia más.

Un beso, amiga.

Antorelo dijo...

Mientras se le recuerda, nadie mure definitivamente. Emocionantes palabras.
Un abrazo

flori zubiaga dijo...

¡Hola Edurne!
Tenia pendiente unas palabras para ti que no pude expresar cuando leí que tu padre finalmente te había dejado al "mando".
Crecemos afianzando nuestros cimientos en la fortaleza y la seguridad que nos trasmite sentirnos queridos por nuestros aitas.
Pero cuando se van la incertidumbre y el caos se adueñan de nuestra vida, no sabemos ni podemos recuperar el equilibrio durante mucho tiempo...
No me gusta el termino tan utilizado de "la muerte vence"... la muerte es lo único que tenemos seguro el día que nacemos pero en nuestra sociedad es un tema tabú y nos escondemos como si estuviera en nuestras manos escapar de ella.
Creo que lo más autentico y enriquecedor que se puede sacar de momentos así es esa paz, apoyo, ayuda, cariño con el que estoy segura que envolviste sus últimos días velando sus sueños.
Estoy seguro que es muy diferente vivir tus últimos días arropado por el sincero amor de los tuyos a sentir un vacío en el corazón como muchos habrán sentido al encontrarse con la muerte.
También imagino que una de las cosas que más le angustiaría a tu padre en un momento así es el dolor que esto iba a causaros a vosotros los que tanto le queríais.
Hoy para mi también es un día de cumpleaños, el de mi amatxu que cumple ochenta y tres y durante cuatro meses empata a mi aita en edad.
Zorionak para tu aita que sigue muy vivo en tu corazón aunque en este momento sea un poco en carne viva y un fuerte abrazo para ti de todo corazón.
Flori.

P.D. Solo quiero trasmitirte con mis humildes palabras un poco de fuerza para cruzar estos duros momentos.

Nel Morán dijo...

Se notan palabras salidas del corazón del que comparte vida hasta el adiós.

Saludos

Chelo dijo...

En vosotros vivirá para simpre.
Unas letras escritas con el corazón.

Un fuerte abrazo

Nerim dijo...

Que forma tan hermosa de expresar tus sentimientos Edurne. Guarda siempre a tu aita contigo, y sonrie cuando recuerdes todos los momentos vividos a su lado, así, siempre estará contigo, a tu lado, y sonreirá allá donde esté cada vez que tu lo hagas.

Un beso enorme y todo mi cariño

©Laura Caro dijo...

Me uno al comentario de Elena. ES justo eso lo que quería decirte.

Un abrazo inmenso.

Abejita de la Vega dijo...

Está dentro de ti y vivirá contigo.
El trabajo de todos los días te ayudará, esos alumnos que te eligieron.
Abrazos

Al Tagrí dijo...

Zorionak para Julián (Julen), por supuesto,
y felicidades para ti mujer afortunada.
Sé que te puede sonar extraño, pero así te veo.
Es pronto todavía y aún así percibo aceptación.
Continuemos por este mismo sendero...
Musu haundi bat.

Tristancio dijo...

Son 81, porque sigue estando, a su manera, a tu manera... son 81, de otra manera, pero son... y serán 82, 83...

Felipe Tajafuerte dijo...

Mientras viva en tu recuerdo no habrá muerto.Un abrazo desde mi mejana

Bertha dijo...

Eso es lo que hace falta siempre dejarles su lugar entre nosotros al fin y al cabo el que ha dejado tanto amor y afecto es facil que esa llama nunca se extinga.

Eres una privilegiada porqué cuando se habla de alguien con tanto cariño y respeto es que ha dejado su huella

Un abrazo Edurne.

Edurne dijo...

De nuevo agradezco de todo corazón a todos los que me han dejado sus huellas en forma de hermosas y sinceras palabras de ánimo y comprensión.
Sé que ahora mi corazón está lleno de pena, pero también de amor y gratitud para ese ser maravilloso que ha sido y es mi aita. Y también sé que iré caminando por estos nuevos senderos de sui mano y con la ayuda de mi familia y mis amigos, entre los que también están ustedes con esta empatía que me demuestran.
Mil gracias!
Un abrazo enorme!
;)

Belidor dijo...

Él vive en ti.

Edurne dijo...

DON ROB:
Totalmente!

Besos.
;)