lunes, 19 de mayo de 2008

GIGANTES


Una va caminando. Caminando por el sendero de la vida, por el caminito que le ha tocado en suerte... ¡o en desgracia!
Como decía: una va caminando. Y de pronto, zas, va y se topa con un gigante como el de la foto. Éste, ni se inmuta. Está ahí, impertérito, hierático, imponente, apabullante, amenazante... ahí, en mitad de tu camino, justo por donde tú tienes que pasar.
Miras el mapa, sí, no hay otra vía alternativa, así que te toca jugártela con el "tipo". La brújula marca el norte y pasa por ahí... ¡es lo que hay!
Nadie ni nada de qué echar mano, tú y tu ingenio, tus recursos, tu valor y tu miedo...
Ni qué decir que la vida es como es, unas veces maravillosa y otras, una puñetera.
Y es entonces, cuando te enseña la cara menos amable, la del "gigante", cuando te las tienes que apañar y plantarle cara tú también.
Se me ocurren miles de situaciones con "gigante" incluído, miles... ¡casi casi como que todas las situaciones son así!
Cuando estamos perdidos... perdidos en el más amplio sentido de la palabra. Perdidos en el maremagnum de los sentimientos, del caos, del mar de las dudas (lugar común), del desamor, de la falta de trabajo, de la enfermedad, de la soledad...
Cuando estamos así, cuando nos sentimos solos en el mundo (¡qué trágica, por Dios!)... entonces estos gigantes se nos aparecen más gigantes de lo que son en realidad.
Podemos quedarnos ahí, parados frente a ellos y no movernos, dejar que nos "coman".
Podemos sacar la honda y la piedra como David y derrotar a Goliat con nuestras armas, las de la calma, el ingenio, las ganas de superar el obstáculo...
Podemos hacer acopio de fuerzas y lanzarnos cual kamikaze y ¡hala, a por todas!
Podemos aceptar una mano amiga y compartir nuestro miedo.
Podemos...
Seguro que siempre podemos, seguro.
Y claro, este gigante no será el único que aparezca desafiante en nuestro camino... ¡Atentos, atentas... ni se me despisten!

Foto: Aitor

28 comentarios:

amor dijo...

tengamos paz, david venció a goliat, dios está en la brisa y no en la tempestad, no temamos, el tamaño no es nada, la fe lo es todo, el amor lo es todo

Ignacio Bermejo dijo...

ahora, cada mañana, cuando vea todos esos molinos que han instalado a un lado de mi camino diario, recordaré tus palabras.
Un beso.

CecydeCecy dijo...

hola orillera amiga, es alto flaco y muy mal parado, jaja
Es que en la vida nos encontramos con muchos altos así, pero a veces el tamaño no es lo impotante, sino lo que signifiquen para apartarnos del camino, con fuerza, voluntad y fe, siempre saldremos aireosos de toda situación, no?

besitos

DanielaGallegos dijo...

ey!!
si don quijote no temía a los gigantes...por que temeremos sus descendientes??
saludos!

Fernando dijo...

Otra vez estoy por esta orilla, ya veo que la cosa va de gigantes. ¡Ay! amiga orillera, he de decirle que no son gigantes sino molinos y poco va a servir una onda para elemento de semejante altura. Pero mire usted, si aun con todo, tirara la piedra y lo rompiere; habrá de pagarlo porque no es broma de dos duros semejante instrumento de aire. Así que déjelo, sorteelo como pueda y cuando llegue a casa no encienda la luz; a ver si lo dan por inservible.

De todas formas me ha gustado el relato pero he sentido la tentación de hacer de Sancho Panza del siglo XXI; aunque no sé si ha salido muy bien.

Un saludo caballeresco.

JAVIER AKERMAN dijo...

Sepa vuesa merced que aqueste caballero español no llega a la NBA cuan largo es, pero besa las suyas frases porque son de corazón nacidas e de alma dirixidas e aqueste humilde servidor besa la suya mano con delicadeça.
(Excelente blog y permíteme esta licencia literaria).

Fernando dijo...

Siento el error pero allí donde puse onda, aunque también fuera inservible, era honda lo que quería decir.

Nada más.
Un saludo de nuevo.

Tristancio dijo...

Llueve. El señor del tiempo dice que continuará lloviendo. Aunque debo, cuesta salir de casa...
Y entre que salgo y no salgo, te leo. Y me digo que debo salir a enfrentar gigantes, puede que la lluvia los tenga un poco tontos y yo comience a ganar batallas.

En fin, te leo y me adentro en salones de otro tiempo, en amores que no quieren ser felices, en crímenes que tiñen de rojo lo que pudo ser de todos los colores...

Pues eso. Los perros, mis perros, ladran, me llaman (aunque ya desayunaron, piden compañía, como yo). La lluvia seguirá cayendo, y yo callando (esto último no lo dijo el señor del tiempo).

Entonces, sólo resta escribirte "un abrazo"...

Hasta la pronto.-

Edurne dijo...

SANTI:
Tu reflexión es total y enteramente espiritual, cierta...
Un beso!

IGNACIO:
TAlparece que los gigantes no invaden eh? Jajaja!
Pero nada, como Don Quijote y los espantamos de nuestro camino!
Gracias por tu visita.

Edurne dijo...

CECY:
Sí, flaco y mal parado! Jejejeje!
Es verdad, no importa lo grandes que sean... no podrán con nosotros!
Besos orilleros.

FERNANDO:
La honda con buena onda...!
Sancho Panza es mi debilidad...
Y a Iberdrola que le dén! Jejejeje!
Saluditos.

Edurne dijo...

DANIELA:
El miedo viene con nosotros, y muere con nosotros...
Gracias por tu visita!

JAVIER:
Nada temáis caballero, que tan nobles palabras a esta orilla han llegado y bien han sonado.
Cedo mi mano, caballero, y acepto la lisonja y el besamanos...
;-)
Saludos!

Edurne dijo...

TRISTANCIO:
Amigooooooo!
Echaba en falta sus abrazos escritos... será por esa maldita lluvia que inunda hasta el alma?

Los gigantes.. seguro que están adormecidos, enmohecidos... pase, pase usted ante ellos y rete su mirada con sus palabras...

Y a los perros, que lafran y ladran buscando su compañía... susúrreles historias y déjelos esperando su vuelta...

Un abrazo orillero!

HELADO DE POLLO dijo...

JAJAJAJAJA A ESO ME REFERIA ESO LO VI POR LA VENTANITA DEL BONDI GRACIEEEEEE



Y QUE VIVA LA REPUBLICA!

Haldar dijo...

a veces no andamos con animos de David, andamos de tamaño miniatura, llenos de soledades, angustias, dudas y temores, sin animo de enfrentarnos al gigante...Que hacer entonces?

Edurne dijo...

POLLITO:
Tú ves de éstos por la ventanita del bondi? Y cuándo, cuando vas al laburo, a estudiar...? Pues vaya susto, no?
Tque gritarle un "Viva la República!" bien fuerte la próxima vez... por ver si se espanta! Jejejeje!
Besos, Pollo!

HALDAR:
Ahhhh, eso ya no lo sé! Imagino que será cuestión de carácter, de situación, de ánimos y predisposición, de querencias, de orgullo, de miedo, de... a saber!
Besossss!

sinver dijo...

Al final eran mareos quijotescos, los suyos vuesa merced orillera. A Iberdrola que le den si, pero que quieres que te diga, mejor estos gigantes eólicos, que aquellos otros nucleares chernovilescos y demás fauna. Un saludo, y a ver si vence usted por fin a ese gigante vertiginoso que le acompaña ultimamente.

Edurne dijo...

En ello estoy amigo Sinver, en ello estoy, que hoy he tenido un día de los de lanza en ristre y me he sentido de un marchoso que vamos... contentilla estoy!
A ver, a ver si el maldito Goliat se va de vacaciones de una puñetera vez!
Besos!

EmPapeLada dijo...

Wow, Edurne. Antes que nada, hacer una alusión a la foto, ¿verdad que ese molino es uno de los varios que hay en una zona de Bizkaia? El paisaje sale en un comercial reciente local (no recuerdo de qué era), pero ni bien vi la imagen del acantilado verde con los molinitos blancos...dije "ESTO ES BIZKAIA!!!!! (o algún lugar de Euskadi)".

Ahora, estoy con un molinote bien jodido, este sábado me enfrentaré a él y usaré todas las armas que he podido recoger hasta el momento. Ya te enterarás cómo me fue con el tremendo gigante, le tengo miedito, pero...lucharé!!!

Lindísima analogía, Edurnetxu. Saluditos, un abrazoooote!

Gero arte! ^^

Ainhoa dijo...

Podemos... pasar entre las piernas del gigante (en este caso rodearlo que es flacucho) y esperar que no se dé la vuelta para perseguirnos. No estoy hoy para luchas, sólo quiero tranquilidad.

Mary dijo...

HOLA EDURME PARA MI
LA FE VENCE TODO
GRACIAS POR PASAR POR MI LUGAR
UN BESITO

Edurne dijo...

TXANA:
Ya veo que vas identificando los paisajes euskaldunes.. jejeje!
Este molino en concreto sí es de Bizkaia, está en el monte Oiz, junto con otros de su especie.
Últimamente proliferan este tipo de gigantes!

Oye, pues tú dale fuerte y con ganas a tu gigantón, que no se crea que te va a amedrentar!
ya sabes "jo ta ke irabazi arte!" que viene a ser el típico " a tope hasta conseguirlo!"
Muxutxuak!

AINHOA:
Hombre, yo tampoco estoy para prestar muchas batallas, menos hoy que el día está canso... seguro que llueve a la tarde!
Lo mismo se cansa y se larga por donde ha venido... digo!

Edurne dijo...

MARY:
Gracias a ti por volver.
A no desfallecer por nada ni nadie!
Un beso!

Una ET en Euskadi dijo...

Yo suelo hacerles cosquillas entre las aspas...se despanzurran, se caen de la risa y ahí yo aprovecho y les paso por arriba, es ahí cuando me siento una gigante. Y lo hago bastante seguido (modestia aparte)

Catalina Zentner dijo...

Desde mi orilla a la tuya, un puente de palabras que reconozco próximas.
Me ha gustado leerte, hay días que siento que los gigantes pueden con toda mi pequeñez.

Víctor Hugo dijo...

quijotesca amiga del ciberespacio... estos gigantes son avisos .... nos dan la noticia de que a pesar de lo insignificantes que somos ... tenemos emociones e inteligencia para mover montañas... damos mucha mas energía que la que ellos son capaces de generar


saludos!
Víctor Hugo
El Hombre Imaginario

Silvia dijo...

entonces y si no me equivoco, la cosa queda por mayoría en que el tamaño no importa, no?





-es broma, es broma, es broma-
(es que esto de lo escrito a veces levanta susceptibilidades, digo)
muxus

Edurne dijo...

BIBI:
Pues mira, no había pensado yo en lo de las cosquillas, así, kilikilikilikili... jejejeje!
Probaremos, probaremos!

CATALINA:
Un placer tenerte por aquí de visita!
Sí, hay días enlos que los gigantes se ríen de nosotros.. pero nada, no hay que dejarles!
Un abrazo!

VÍCTOR:
Tiempo ha caballero!
Y a los molinos éstos, ya sabes: "Non fuyades, cobardes, malandrines...!" Jejejeje!
Y lo mismo se largan y todo del miedo que les dan nuestras palabras!
Un abrazote!

Edurne dijo...

SILVIA:
Su falta du temps debe ser... huy, cómo debe de ser! Tanto que ya ni se le ve asomar el morrito! Vaya vaya... Pues usted piense en agosto, que seguro que se le acorta el cronos! Jejejeje!

Y... el tamaño dice? Pues no sé, no sé...!

Merci beacoup por su espumita!
Muxutxus!