sábado, 31 de diciembre de 2016

LAS UVAS DE LA IRA (Sic.)


Parece mentira, pero no, ya son diez las uvas de la ira que comparto con todos ustedes. Espero poder seguir compartiendo muchas más todavía, aunque se nos atraganten de vez en cuando.

Son las 11:30 de una mañana soleada pero fresquita. Sábado 31 de diciembre, otro año que hace mutis y nos deja plantados en el escenario. Habrá que seguir improvisando. Y eso que meter morcillas cada vez se me hace más cuesta arriba, la imaginación me pide un receso y yo no me puedo permitir el lujo de dárselo. ¡En fin!

¿Qué vamos a decir de este año, de todo lo que nos abruma, del panorama que se nos presenta, de, de y de…? Nada, sencillamente nada. A mí se me han agotado las palabras. No así los sentimientos, los deseos, los sueños… Seguiré por ese camino.

Se me había casi olvidado colgar esta entrada, un clásico de la Orilla. Y es que es cierto que el tiempo no me alcanza. Echo cuentas y las matemáticas no mienten: el día tiene 24 horas, cada hora 60 minutos, cada minuto 60 segundos. Pero en algún tramo hago algo mal, el resultado final no me sale. ¡Suspendida! ¡Jajajaja, menos mal que yo soy la profe y me perdono solita y me animo a hacerlo mejor la próxima vez, a fijarme en el enunciado del problema, en el desarrollo, a estudiar bien los datos…!

¡Ya, dirán, menos rollo y al lío!

El lío era eso de recapitular, de hacer propósitos, de formular deseos, de recordar a los que están, a los que no, a los que nos acompañan de cerca y en la distancia, a… ¡A todo eso! Pero eso, ustedes ya lo saben. Saben que yo les agradezco infinito su chapoteo en el modo que sea, en el activo, en el de tarde en tarde… ¡Hasta en el modo avión! Yo sé que andan por ahí, y eso me gusta.

Una se pone nostálgica de vez en cuando, bastante a decir verdad, y recuerda las panzadas de tele que se daba de pequeña (tengo tele desde los 4 años echen cuentas, tengo 57…), así que hoy les traigo algo de aquella época, y yo misma me he descolorido, ¡jejeje! Todo para asomarme a sus pantallitas, las del móvil, la Tablet o el ordenador, y desearles un año lleno de todo lo mejor que se pueda desear, pero sobre todo que sigamos siendo buena gente, humildad y generosidad, empatía y alegría (toma rimas), y que estemos en paz con nosotros mismos para poder estarlo con los demás.

Y no se olviden de que tenemos la obligación de SER FELICES. ¡Pues hala, dicho está!


Volveremos a vernos las letras.








Fotos y manipulaciones varias: Edurne. Vídeo: Youtube. Texto: Edurne. Uvas: de la cocina de mi amatxu.

14 comentarios:

Ishtar dijo...

Urte berri on politte!!
Odolostak ematen jarraitu behar!!
MusuussusususxxxxX

Francisco Espada dijo...

Urte berri on, chiquilla. Que los hados te sean favorables y no se apague nunca tu sonrisa.

Besos.

Bertha dijo...

Diez uvas..., que versado en números o años son ya diez:que repelente estoy verdad jajaja.

Estimada Edurne , como bien dices: chapoteamos, de vez en cuando; que cada chapoteo, se hace con muchísimo afecto.

Te deseo lo mejor para ti y los tuyos con mis mejores deseos.

Un beso y un abrazo

ro dijo...

Feliz año nuevo, compañera.

Besos.

Edurne dijo...

ISHTAR:
Urte berria eta ona zuentzat ere!

Jaraituko dugu, nola ez!

Muxuak eta besarkadak!
;)

PACO:
Procuraremos que la sonrisa no se nos apague...

URTE BERRI ON!

Muxuak!
;)

Edurne dijo...

BERTHA:
Diez y espero que otras diez.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Besabrazos.
;)

RO:
¡Lo mismo digo, compañera!
¡A por el 17!

¡FELIZ AÑO!
Besos y abrazos.
;)

Chelo dijo...

Tú lo has dicho " tenemos obligación de ser felices" y espero que lo seas. Mis mejores deseos para ti y los tuyos en este año que pide paso . Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Esto no es todo amiga. Feliz Año Nuevo, Edurne.
De pequeñas vimos los mismos dibujos, en un canal único. No olvides vitaminarte y mineralizarte. Aún hay más.No se vayan todavía.
Un abrazo

Edurne dijo...

CHELO:
Pues a ver si podemos cumplirlo.
Feliz Año Nuevo y muchos abrazos.
;)

ABEJITA:
Claro que no es todo, solo por un año.
Las cosas siguen su curso, la vida sigue su curso...
Los mismos dibujos, sí, la misma infancia, en blanco y negro, ¡jajajaja!
Vitaminas y minerales, eso es, ahora mismo voy a ello, ¡jajajaja!

Seguimos.
Otro abrazote.
;)

Ferran dijo...

Me prodigo bien poco, los últimos muchos meses tanto como nada, pero qué alegría recuperar -ni que sea por un instante- el placer de pasearme por orillas como la tuya. Urte berri on, estimada Edurne!

Edurne dijo...

FERRAN:
Estimat amic!
¡Qué alegría verle a usted chapoteando!
FELIÇ ANY!
Petons eta muxuak!
;)

mjesus dijo...

Feliz año dia a dia, olvidemos este que se fue tan amago y el llega veras como es dulce
besos

Edurne dijo...

MJESÚS:
Así es.
Muchas gracias por la visita.
Feliz Año para ti también.
Un abrazo
;)

Ruben dijo...

Tampoco a mi me dan las horas del día y eso que me levanto a las 4:30.
hace unos días he releído "las uvas de la ira", a veces pienso que en la actualidad y en este mismo país, estamos reviviendo la misma situación...
Nos queda lo que cuentas en la siguiente entrada, caminar... hacia delante, sin mirar atrás, con ilusión, y obligados a propósitos que no cumpliremos... ¡Feliz año!