domingo, 8 de junio de 2008

PARA HABLAR


No hace falta esperar. Para hablar cualquier momento es bueno. Se puede hablar con alguien más, pero si no se tiene a nadie a mano, también se puede hacer con uno mism@. Esta modalidad de charla suele ser bastante productiva. Veamos.

Puedes hablar contigo mismo mientras te lavas los dientes, por ejemplo. Aquí también es posible que eches unas risas al ver el semblante tan gracioso que se te pone: la boca llena de pasta, el cepillo, dale que te pego, un poco de agua, enjuague… ¡fuera! Y mientras te miras, te ves en el espejo y vas analizando.

Desde el nuevo granito que has descubierto en tu mentón, o esa arruguita que nunca antes habías visto... ¡mecachis! Y te vas diciendo: claro, los años no perdonan... ¿qué hice mal? o ¿qué hice bien? ¡Cualquiera sabe!

Y vas trazando minuciosamente tu plan para el día, o examinando con lupa los pasos de la noche anterior, lo que dijiste, lo que te dijeron, lo que tenías que haber dicho... ¡Ya no hay remedio!

¿Y qué piensas hacer con tu vida? ¡Ah! Esa suele ser la pregunta del millón. Todos los días te la formulas. ¡Bah, mañana lo pensaré! Y claro, mañana, mañana... ¿Cuántos mañanas han pasado ya? Todas las mañanas del mundo, la de hoy no iba a ser una excepción.

Y en la ducha... ¿Qué me dices de esa charla tan íntima contigo, con tu cuerpecito serrano, bajo el chorro reconfortante de la ducha, ¿eh? Esa charleta ya es de palabras mayores, porque, claro, aquí ya se ven más cosas... El michelín instaurado en plan ocupa y que nada... ¡ni a la de tres se va! Las manchitas, granitos, pequitas, venitas... ¡y por no hablar de todo lo que se va cayendo!
¡Ah, aquellos tiempos, no tan lejanos en que aún....! Pero, llegados a este punto, es mejor dejarlo. Te planteas, te dices, hasta en voz alta, que de hoy en adelante, guerra sin cuartel al michelín, a la flacidez, a la celulitis... ¿Qué hacer? Dieta, gimnasia, menos picoteo, o sea, comercio, bebercio, menos sedentarismo... Más vida sana. ¡Hala a darle al senderismo, al aeróbic...!
¿Y quién se lo cree? Nadie. ¡Ni tú misma, por supuesto! A la media hora, estás desayunando, y...de lo dicho, nada.

Charlas matutinas. Mientras vas al trabajo, te dedicas otra de estas charlas. Si tienes problemas personales, aquí te deleitas en ellos mientras esperas al semáforo, vayas en coche o andando. Y venga vueltas y más vueltas. Al final, te das cuenta de que las vueltas también han sido físicas. O sea, que has dado un rodeo para llegar a tu destino.

Puedes evadirte en cualquier momento de tu realidad y darte la “paliza” a ti mism@. Las de la noche, en la cama, son terribles. Si estás sol@... huy, esas son... de las buenas, de las de jugo, autobiográficas, retrospectivas y futuristas al cien por cien. Terminas con un nudo en el estómago, con unos lagrimones por la cara... la almohada toda mojada y calor por todo el cuerpo. No te queda otra que abrazarte muy fuerte a ti mism@ y quererte, quererte... porque no hay nadie a tu lado para hacerlo, que es lo que en ese momento necesitarías.

Hay más modalidades, cómo no, una ya las ha experimentado todas, pero de momento con estas ya tenemos para seguir hablando otro poco más, siempre y cuando nos hayamos aficionado al automonólogo... ¡simplemente para no volvernos locos, para no volvernos locas!

Pintura: Fernando Botero Texto: Edurne


30 comentarios:

Landahlauts dijo...

jejeje
Yo también las he experimentado todas. Continuamente. Creo que soy la persona con la que más hablo de todas las que me rodean.
Aún así... no sé si me he llegado a conocer.

Saludos, desde Andalucía.

Edurne dijo...

LANDAHLATUS:
Yo también hablo mucho conmigo misma, ufff, hasta me tengo que mandar callar! Mira que soy charlatana... jejejeje!
Y conocernos? Ayyy, eso ya es harina de otro costal, cada día nos descubrimos distintos, aunque seamos los mismos!
Saluditos orilleros!

CecydeCecy dijo...

buenisimo orillera, estabas hablando de mi? jajaj
porque hablo sola todo el día, en la ducha, en el baño, hasta en la compu mientras te escribo, y frente al espejo, uch las cosas que me digo y me prometo, retarme tambien es parte del dialogo conmigo, jaja y bueno es lindo conversar con uno, se siente bien, aunque a veces alguna cosita nos moleste...

besos mi hermosa orillera...

Fernando dijo...

Aquí me parece que el monólogo es una cosa muy común. Yo también hablo conmigo mismo y hasta me contradigo; bueno, y si me enfado es que ya no tiene remedio.

Bueno, hablemos entre todos y sin enfadarnos.

Saludos.

sinver dijo...

Yo antes hablaba mucho conmigo mismo. Ahora abuso menos de ello. No se si es porque no tengo tiempo ni para eso o que tengo cerca siempre oídos censores que me escucha. Dicen los psicólogos que lo malo no es hablar uno sólo, sino contestarse. Yo opino que que coño sabrán los psicólogos de la psicología humana. No hay manera de entendernos. Habría que preguntarle a algún extraterrestre que pasase por aqui...(por esta orilla se que pasa una ET. Quizás tenga ella una opinión al respecto, sic)

Edurne dijo...

CECY:
Jajajajaja! Y mira que yo creo que eso de hablar con uno mismo es sano, que si no dejamos escapar todo lo que se nos mueve por ahí dentro... ufff, podemos acabar chavetas perdidos!
Así que a darle al blablablablabla!
Besotes!

FERNANDO:
Tienes razón, somos un tostón!
Porque nos reímos, nos contradecimos, nos animamos... en fin! Quien nos entienda que nos compre!
Saluditos!

Edurne dijo...

SINVER:
Jajajajaja! Tienes mucha razón, pero mucha muuucha!

Cuando pase Bibi, nuestra ET particular, le preguntaremos al respecto, estoy segura de que algo sabrá!

Mientras tanto nosotros a lo nuestro: que hay que hablar solitos? Pues nada, se habla y santas pascuas!

EmPapeLada dijo...

¿Por qué siento últimamente que varios posts que estoy leyendo están relacionados con las cosas que vivo? Ufff...charlas con el espejo, el pobre ya debe estar harto de oir mis melodramas diarios.

Problemas personales...mientras viajo en el omnibus, sentada al lado de la ventana (que prefiero ese al del pasillo), con la mirada perdida, pensando en las musarañas y en el huevo que puso el gallo esta mañana...pero también en cosas muy importantes (you know, se madura de a poquitos).

Yo también hablo mucho conmigo misma, como no tienes idea, yo misma también me mando reprimendas, yo soy la única a la cual me permito insultarme "tonta, boba, por qué hiciste tal o cual cosa...ay tú no aprendes Txana, tú no aprendes...".

(Muchas veces me han pillado hablando conmigo mismo en voz alta, lo cual es muy vergonzoso...)

Liiiiiiiiiiiindo post!!! ^^

Muxu bat

P.D.: Y bueno, estoy haciendo mi esfuerzo para estudiar, pero hoy día hubieron muchas visitas...así que me metí un ratito a ver TV...me desconcentraaaaaan!!, aunque por lo demás voy - creo - por buen camino. ^^

Mary dijo...

MIS CHARLAS CON EL ESPEJO SON LARGAS PERO A VECES NO ME ESCUCHO JAJAJ¡

UN BESITO¡

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Todo bien; mientras no lo hagas en voz alta, en plena calle, vociferando, discutiendo y peleando contigo mismo!!!...jajajaj...

Aqui llueve...

Ainhoa dijo...

Yo también hablo mucho conmigo misma. Qué remedio si me paso el día solita en el trabajo. Si no hablo conmigo con quién voy a hablar? Y callada no me voy a quedar, eso nunca ;-)

Edurne dijo...

TXANA:
Me está pareciendo amí que todos tenemos por aquí un master en parlamentos, vamos en monólogos soliloquios... jejejeje!
Creo que es una forma de soltar lastre, un escape necesario para nuestra mente y algo más...!

Pues si crees que vas por buen camino con lo del exámen... sigue así de animada y ya verás!
Muxus!

MARY:
Ay, si los espejos hablaran! Jajajaja!
Un besote!

Edurne dijo...

SERGIO:
Aquí también llueve, fíjate que hoy tuve que rescatar mis katiuskas! Jajajaja!

De momento nadie me ha pillado hablando sola por la calle, pero yo ya he visto a más de uno y de una! Será que no lo pueden controlar y ya como que se pasan de rosca... no?

Un abrazote, amigo!

AINHOA:
Pues mira, estás solipandi, y así te motivas y te regañas tu solita, no te tienes que enfadar más que contigo...! Buen invento!

Me: Aldana Spinozzi dijo...

Creo que el que dice que no habla consigo mism@ miente! Todos tenemos momentos de autoconfesión; auto-crítica y demás autos, no?

Y como alguien ya dijo, soy la única que me permito maltratarme verbalmente. Soy muy crítica de lo que hago y por lo tanto me grito bastante seguido! ja!

Pero es verdad que uno vive hablando para consigo mism@, cuando piensa que hay que ir a comprar al super, que tengo que hacer en el día, con quien tengo que hablar, etc, etc? Pero me pregunto yo, para que estarán las agendas u organizadores, si siempre nos anotamos todo en la cabeza, no?

Pero es un buen ejercicio mental para mantener las neuronas activas!!!

Saludos

Aldana

Jiramonocangufante dijo...

Quien habla solo espera hablar a Dios un día!!...asi nos dijo Machado y nos lo cantó Serrat. Y nosotras lo practicamos como deporte universal. Yo, de un tiempo a esta parte, instada por una amiga que es budistacristianadictaalfengshui, que además practica reiki y yoga....me he dedicado a estudiar un sistema que me tiene maravillada, y que además me "obliga" a conversar conmigo a solas antes de cerrar el día. Una vez que he guardado animalitos, cortado luces, cerrado puertas, besado niños, he escrito el menú del día siguiente, he confeccionado listas y tareas por hacer, sólo entonces....practico mi sistema...que me ha enseñado muchas cosas de mí, de la vida....de las personas....de las verdaderas necesidades...y eso, me hace hablar mucho conmigo...porque debo pedirme permiso para muchas cosas...no debo autorizarme a nada que más tarde me haga sentir arrepentida.
La mejor forma de ser verdaderamente feliz es conociéndose en profundidad, y para eso tenemos que conversarnos constantemente. Asi es que démosle no más...que nos beneficia.
Ah, eso si...yo con el espejo no hablo, ese tiene vida propia...y un vocabularioooo!!!! jajajaja
Muchos besos y abrazos grandotes,
Ximena
(P.S.:Te dejé un comentario en tu post de las alergias)

bettylalinda dijo...

yo tampoco hablo con el espejo, me espantarìa de verme hablando sola y haciendo los gestos correspondientes al tema del dia!!!jajaja, no, hablo sin verme, y me reto tanto!! porque hay cosas que no termino de aprender, porque hay cosas que repito una y otra vez, aun sabiendo que me hacen mal, y bue, espero "escucharme" en algun momento...y hacer caso!! besos amiga!!

Haldar dijo...

Hablar conmigo mismo? Coño (y perdon por la pabrota), como dejar de hacerlo! A veces quisiera un momento de silencio en mi mente, de calma, de tranquilidad, de vacio. Hasta dormido mi mente se esfuerza al extremo, hasta anda en proceso creativo. Hablar conmigo mismo? Mientras estoy despierto y tambien cuando duermo, cuando me ducho, tomo el desayuno, veo la tele, plancho la camisa, y hasta cuando estoy escribiendo estas palabras. De locos? quizas...

Besos

Ignacio Bermejo dijo...

El otro día estaba hablando solo en el coche. Llegué hasta el extremo de discutir conmigo mismo. Gesticulaba tanto que una chica, en la parada de un semáforo, se quedó absorta mirándome. Yo le dije, avergonzado, que hablaba por el parrot. Lugo temí haberme vuelto loco.
Te dejo un beso.

Enrique Páez dijo...

Hablar para no matar. Para no morir. Para resucitar.

Edurne dijo...

ALDANA:
Sí, muy buen ejercicio para mantener las neuronas activas, porque... a veces, se nos quedan dormidas o hacen huelga de pensamientos caídos... jejeje!
Nosotras, como si nada, a seguir hablando con la que llevamos dentro!
Besotes!

XIMENA:
Como estamos en contínuo proceso de aprendizaje, en lo que tú llamas "Aprendiz de humana-o", la charla interna es la mejor forma de ir conociéndonos, porque... cada día nos descubrimos!
Besabrazos!

BETTY:
Yo, a veces me miro, otras no... porque algunas de estas ocasiones son así como tiernitas, y zassss, una que es de lágrima fácil, se pone a llorar y nada, la liamos! Jejejeje!
Pero es verdad, no solemos hacernos mucho caso, somos proclíves a repetir los mismos errores una y otra vez... parece que no aprendemos!
Besitos!

Edurne dijo...

HALDAR:
Eso mismo me pasa amí! Que a veces creo que la cabeza me echa humo! hasta en la cama me doy unas palizas! Jajajajaja!
Besossss!

IGNACIO:
Es buena táctica de despiste la tuya, la de decir que estabas hablando por el parrot! Jajajaja!
Hoy en día nada es extraño, así que.. por qué no seguir hablando con nuestro otro yo?
Besos!

ENRIQUE:
Tú lo has dicho:
"Para no matar...
Para no morir...
Para resucitar..."

En definitiva: para VIVIR!
Besos!

Anónimo dijo...

las charlas esas antes de dormir son las peores....

hasta que no me caigo de sueño no me acuesto, que tampoco quiero darle pie a que salgan tanto

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Licenciado en nada dijo...

que bueno la charla con uno mismo, aveces te reis otras te retas otras ni te contestas, pero algo que decir siempre hay

saludos

Edurne dijo...

ANÓNIMO:
Tal vez sea una buena táctica la de esperar hasta caerse de sueño...
Saludos.

LICENCIADO EN NADA:
Bienvenido a esta orilla!
Justa y necesaria, así ha de ser esa charla privada e íntima con nosotros mismos, que luego... todo se sabe!
Saluditos!

Luna Azul dijo...

Ainsssss pues sí, también me ha pasado y hasta cantar Edurne que tengo dos canciones que siempre me vienen bien para cantar a pleno pulmón. Que parezco una posesa jejeje.
Una es RESISTIRE y la otra el estribillo de MARIETA que cantaba La Mandrágora "y yo con mi canción como un gilipollas". Las dos me vienen genial.
Muxus

Edurne dijo...

LUNA AZUL:
Jajajaja! Eso de cantar y cantar obsesivamente es muy mío también.
A mí me da por una en concreto (desconozco la razón) la de "Bat, bi, hiru, lau... batbihirulau! Bost, sei, zazpi... bostseizazpi!"
jajajajaj! Y nada, que con eso me entretengo o distraigo mis pensamientos y preocupaciones en el camino de casa a la escuela! y vamos, que me pasa muy a menudo, mucho, mucho!

amor dijo...

a veces sí hay alguien al lado, si se desea

Silvia dijo...

muy bueno, edurneeee!
monólogos de ayer y hoy, eh?
otra tipología a añadir a la lista: el monólogo rumiante!
dícese de aquel monólogo que se alimenta a sí mismo, de manera que una vez que terminas de pensar todos los argumentos, te calientas tanto que vuelves a empezar sólo que cambiando una coma, una tilde o una preposición y así hasta el infinito o sea, hasta que te levantas a beber un zumo o caes derrotado y te duermes por efecto de la propia monoloquez...
el de la ducha, el de la ducha!
muxussss
;-)

Edurne dijo...

SILVIA:
Sííí... como las fantasías animadas de ayer y hoy! Jejejeje!
Pues nada, la de la ducha es de traca, la más graciosa de todas! Si por lo menos nos reímos.. ni tan mal, no te parece?
Muxutxus, pantuflera!