miércoles, 20 de mayo de 2009

JUEGOS MALABARES


El domingo me sorprendió esta imagen: un circo junto al mar, con sus carpas rojiblancas (¿serán del Athletic también?), y el “cole” en un camión con trailer.

Cuando terminé Magisterio, en el año 80 (ya ha llovido un rato largo), me moví por todas partes, hasta rellené papeles para irme a Nicaragua con los sandinistas, a alfabetizar a diestro y siniestro. Al final, me convertí en maestra con plaza en propiedad, o sea, me “opuse” y me “opuse” y lo conseguí, las lentejas aseguradas (aunque cualquiera sabe…)
¡Y ahí terminó mi sueño de maestra aventurera (en mi fuero interno lo sigo siendo)! Y ser maestra, créanme, es una aventura diaria.

Siempre me han intrigado estos otros mundos paralelos al nuestro, al llamado “normal”. Claro, en los circos, pequeña comunidad nómada, también hay niños, y también han de ser escolarizados (ahora por ley, que antes... ¡cualquiera sabe!). Niños que a mas de pertenecer a ese mundo tan peculiar que es el circo, que aparte de aprender el oficio de domadores, trapecistas, funambulistas o payasos… también han de saber dónde está Teruel (que sí que existe), o Villaconejos (con sus melones), o el municipio de Getxo (en la orilla cantábrica), no sólo para poder llegar y plantar la carpa de colores, sino también por aquello de la Geografía, y saber por qué mundos anda uno.

A veces me pregunto cómo serán esos niños, si echarán en falta todo lo que tienen los que viven en una casita que siempre está en el mismo barrio, que van a la misma escuela todos los días…

A veces miro a mis pupilos y me doy cuenta de que no saben valorar lo que tienen; que tienen mucho, demasiado, más de lo que debieran, mucho más de lo que tal vez se merezcan o de lo que saben apreciar y asimilar.

Y también doy en pensar en los maestros, las maestras, que van con el circo, de un lado a otro… Supongo que su alma también ha de ser errante, que su espíritu ha de ser aventurero.
No sé si alguno habrá llegado a jubilarse del magisterio siendo un titiritero de las cuentas, un contorsionista de la gramática…
La vida es un puro malabarismo.

El circo se llama “CIRCO HOLYDAY”. Tal vez el nombre tenga algo o mucho que ver con las vidas de los que en él habitan…


Foto: Edurne

14 comentarios:

Ferran dijo...

Me da que esos niños no echan mucho de menos la vida estable de los otros niños, los que tú, yo y nosotros conocemos. Me da que esos niños disfrutan como enanos mientras de balancean en esos columpios gigantes y, sí, aprendren en sus cursos a medida.

Si de pequeño hubiera tenido la oportunidad de ser un niño de esos...

Muxus, muchos!

Edurne dijo...

FERRAN:
Por eso me lo preguntaba... porque yo también creo que hay otro mundo infantil que con menos, muuucho menos, son felices, seguro que muy felices.
Petons!

Luna Azul dijo...

Gabon seño, después de hechos los deberes que me ha mandado, que los tendrá ya en su correo, paso a comentarle.
Me encanta el circo este tan rojiblanco. De los niños que tienen menos, parecen y creo que son más felices que los que tienen de todo.
Y razón tienes con lo de la aventura diaria de tu profesión, conozco a unas cuantas que nos narran historias que algunas son para no dormir.
Muxu bat laztana

lupita se va de viaje dijo...

ya te digo... ahora entiendo lo de los negritos y las huchitas y las médicos altruistas que quieren cambiar este mundo aunque sólo sea un poquito. un beso para la maestra aventurera, la titiritera de altos vuelos y espíritu de colores... que sabe andar tan pancha por los mundos paralelos que le da la gana y que encima... deja huellas

Cecy dijo...

Orillera, desde pequeña siempre he ido a cada cico que se ha instalado en la ciudad y la tradicion siguió, asi que a Francisco desde pequeño tambien lo he llevado, una vez estando en uno, conocimos a unos de sus integrantes y fue todo un mundo para nosotros, descubrir como viven. Una vida tan distinta a la que uno esta acostumbrado, pero lo que me contaba era digno de admiración, los niños que nacen el los circos, ya llevan esa vida en los genes y son felices a su manera. Muy distinta a la manera cotidiana de la nuestra, pero con los mismos sueños. Y tambien con el mismo compromiso, bueno de esta charla hace ya casi 20 años.
Besos me encanto el post de hoy.

Landahlauts dijo...

Me gusta lo que dices, la verdad es que algo muy parecido me planteo cuando llegan las fiestas de Granada y veo los columpios y el circo. Lo curioso es que ya no viven como vivían hace unos años: son casa muy confortables, con todos los adelantos y con la ventaja de que no tienen raíces. Creo que no envidian la vida de "nuestro universo paralelo" de habitantes en un bloque de pisos urbano.

Las raíces están bien... pero a veces... a veces atan.

Yo me quise ir a Australia, fíjate.

Luna Azul dijo...

Atchiiissss, atchissss. ¡Jesús! orillera que te acabo de leer en el blog de Landa. Nos podemos hacer compañía, tengo un catarrazo tremendo. Así que ná a cuidarnos el finde.

Una ET en Euskadi dijo...

¡cómo somos las maestras recién graduadas Eh?
Yo soñaba con ir a enseñar a las reservas indígenas de la patagonia; pero después yo también algo así como que me "opuse" y na´ a Patagonia de vacaciones de maestra porteña, sin más.
Y por más que las condiciones de educación escolar sea bastante decadente, yo apuesto a que los niños SIEMPREA se eduquen en los colegios, con muchos compañeros de distintas edades, con muchos profes dandi vueltas por ahí, o sea, como la vida misma
Muxines

Edurne dijo...

LUNA AZUL:
En el transcurso de la jornada veré de contastar a sus amables informaciones...

En cuanto a la chavalería, pues sí, mira tú que yo también creo que son más felices los que tienen menos, sí lo justo, lo imprescindible, pero no lo superfluo!

Y cuídese usted del catarrillo primaveral, que no hay que olvidar lo de "Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo"! Jejejeje!

Muxus!

GEMELILLA:
Jajajaja, ahora entiende usted algunas cosillas, verdad, uf, y si yo le contara más!

Pues nada, que a ver si el jueves nos vemos que ya... ya vale, no??? No se nos habrá ido usted por alguno de esos mundos paralelos... o sí?
Muxutxuak!

Edurne dijo...

CECY:
Lo que pasa es que lo del circo, en cierto modo ha estado un poco desvirtuado, y por eso tal vez ahora hayan salido circos com "Le Cirque du Soleil" y otros parecidos, que intentan sacudirse ese estigma con el que se ha marcado a la vida circense...
Yo no es que hay ido mucho al circo, así que no soy quién para opinar, pero siempre ma ha parecido un mundo, una forma de vida curiosa, especial, diferente...
Oye, y a tu principito también le llevas al circo?
Besitos orilleros, guapa!

LANDA:
Así que a Australia? Ya le veía yo a usted así, como un poco canguro! Jajajaja!

Fuera bromas, yo alma saltimbanqui y titiritera ya tengo, lo que pasa es que esas raíces d elas que hablas... ya lo creo que atan!

En fin, la vida misma es una aventura cada día que nos levantamos!
Muxus!

BIBI:
No, si es lo que digo: altruísmo puro y duro! Luego viene la realidad que te rodea y te dice: "Eh, tú... aquí quieta parada!"
Jajajaja!

Y mi clase, te diré que a veces parece un circo (cuando yo consiento que lo sea, claro!) y yo la domadora Miss Aurori (es que es una que suelo ver en los carteles del circo que viene en la Aste Nagusia a Bilbao... jejejeje!)"Zzssszssss zssssszssss, a ver se me sientan zssssss eso es! Abran cuadernos zssszsssss, oso ondo!"
Jajajajaja!
Muxutxus!

Fermín Gámez dijo...

¡Qué bonito eso de "un titiritero de las cuentas, un contorsionista de la gramática…"!
No sé si me hubiese gustado ser un niño del circo, aprender de manera errante al mismo tiempo que las carpas se mueven de territorio en territorio.
Pero también es una suerte tener un colegio estable.

Edurne dijo...

FERMÍN:
Es que yo, aunque no dé clases en un circo, también me siento un poco titiritera de las cuentas, contorsionista de la gramática...

Según cómo se mire es una suerte poder aprender "in situ" muchas particularidades del lugar y demás, y tambiñen es una suerte tener una escuela estable, una referencia... para gustos, claro!
Un abrazo!

lupita se va de viaje dijo...

ayer vi este circo con merilu, fíjate por donde!!!! si está aquí al lado!!! aquí mismito, buah!! está claro que todos los mundos están en uno sólo hace falta prestar la debida atención y verlos, taatammmm; hasta gero, estoy encantada con el relato fantástico...

Edurne dijo...

GEMELILLA:
Así que quedó usted con Merilú, y se fueron de ronda costera...?
Bueno, ya ves que existe, el paralelo y el real, jejejeje! Que esta vida también es un circo!
A ver si eljueves nos vemos, que ya te vale!
Muxus!