martes, 18 de marzo de 2014

SEPTIMUS


Anno Septimus de este humilde blog, Orilla de corrientes alternas, de espuma desbocada o mansa, quieta… Sí, hoy, y acabo de acordarme, cumplimos 7 años la Orilla y yo.

Bien mirado, y con los tiempos que nos/me gastamos/gasto, es demasiado tiempo, y encima sin ningún ERE, ya ven, mis olitas andan más o menos satisfechas con mi patronaje.

Y como habrá que sonreír en algún momento, levantar la copa de la vida, y celebrar que seguimos aquí… ahora les invito yo a que levanten la suya conmigo, a que hagamos “txin-txin”, a que respiremos un poco de esta brisa marina, cargada de yodo, de salitre, y a que dejemos que nos empape el espíritu marinero, tal vez aventurero, y nos dejemos llevar… Es fácil, bueno, no siempre, pero yo lo intento.

Anoche, al acostarme, de pronto caí en la cuenta de que ya era día 18 de marzo, y como yo soy muy de fechas, de acordarme de todo (una pesada a veces, pues ya les digo, tener tanta memoria es un castigo en ocasiones…), me dije a mí misma que este año tampoco iba a dejar de celebrar el séptimo año de esta Orilla.

Que sí, que lo pienso, y parece mucho, y por  otro lado, el tiempo ha pasado rápido. Y me mantengo aquí. Por supuesto que eso sería imposible sin ustedes. También es cierto que una puede soltar sus botellitas con mensaje las veces que quiera o necesite, al fin y al cabo, la Orilla me sirve de eso, de expansión, es un apéndice de mí misma, de mis adentros. Pero reflexionar sabiendo que alguien te escucha y te acompaña, pues, en fin, siempre es más llevadero, más agradable, ¿no?

Escribo de corrida, ni leo lo que he escrito la línea anterior, ya saben que yo soy así, más instantánea que el Cola-Cao (¡jejeje!), que me chifla. Y como además el 7 es mi número (siempre que hay que pensar un número, pienso en el 7, nací un día 7, es el que mejor y más pega conmigo, y encima dicen que es mágico), aquí estoy yo, haciéndole el homenaje que se merece.

En estos siete años han pasado muchas cosas. Todo ha ido cambiando. Y lo más fuerte que me ha pasado ha sido la marcha de mi aita. Ahora mi cuerpo y mi alma están heridos, mucho, pero sé que he de seguir adelante. Cada cual sabe cuáles son los recursos de que dispone para poder lograr salir del agujero en que se cae después de un proceso como el que yo he vivido. Sabemos que todos los casos son distintos, como diferentes somos las personas y nuestros caracteres, nuestras relaciones con los seres queridos, y mucho más. De todo eso, estoy más que al tanto, y mi plan para seguir caminando incluye valles y montañas, serenos lagos y bravos ríos, soles y brumas…Todo ello necesario para que yo pueda crecer, aprender de esta etapa de la vida.

Ella, la vida, nos trae y nos lleva a su antojo, o sea, que no siempre se cumple nuestra voluntad. Saber navegar tanto en mares encrespados como en quietas bahías es un arte, un arte que se va aprendiendo conforme las tormentas te van azotando. Ahí, cada uno tiene su manual de navegación propio. Todos son válidos. Para mí esta Orilla es uno de esos capítulos que viene en mi manual. Y no pienso saltarme su aprendizaje. Aquí sigo, con mis altos y mis bajos. Así que solo por eso, porque quienes están tras la pantalla, aquí cerca, un poquito más lejos, o lejísimos, se merecen mi respeto, sigo. Y les agradezco esta compañía de tantos años, que no es moco de pavo.

Cuando tenía siete años, me parecía que eso de los siete era la repera, me sentía importantísima, ¡había hecho hasta la Primera Comunión y todo! Ilusa de mí, era un niña (muchas veces sigo viéndome así, tal cual era hace tantos años), pero todavía podía sonreír sin amargura, mi única pena era no tener ningún hermano (me quedaba algo más de un año para ser feliz del todo). A mi aita le gustaba llamar de vez en cuando a su amigo Óscar el fotógrafo, para que sacara alguna foto, y en esta que acompaña a mis reflexiones de hoy tengo siete años y estamos en una de esas “sesiones fotográficas”. Pues bien, a ver si recupero mi sonrisa tranquila, lo necesito. Mientras tanto, felicidades a ustedes por su constancia, por seguir con el chapoteo y ayudar a soportar esta Orilla.

¡Un beso y un abrazo enormes, vamos, que les hago la ola!


Foto: De la memoria familiar  Texto: Edurne

22 comentarios:

Edurne dijo...

Como dato curioso:
Acabo de ver que hoy, que se cumple el séptimo año de la Orilla, hay setecientas olas publicadas...
Y también siete semanas largas sin él!
Va de 7, está claro!

Bertha dijo...

Y yo te mando una ola de cariño por estos siete años de blog...felicidades Edurne!

Francisco Espada dijo...

Ojalá recuperes pronto tu habitual sonrisa, tu afonía de estos últimos tiempos y nos hagas gozar de las aguas de tu ría.
Por aquí abajo se te quiere mucho y se te echa de menos.
Un beso.

Cecy dijo...

Felicidades Orillera, por estos siete años, compartiendo vida.
Que se duplique mujer,
Y a brindar.

Un beso y abrazo enorme.

Humberto Dib dijo...

Vamos con este blog, por muchos años más, Edurne.
Por cierto, qué fuente linda que has elegido, me encantó.
Un beso enorme.
HD

Felipe Tajafuerte dijo...

Brindemos por esos siete años. Si quieres con un buen txacoli para acompañar, por ejemplo, a unas almejas con limón. ¿Te apetece? Besos por este cumpleblog.

Elena dijo...

Uf, siete años ya...
Bueno, habrá que celebrarlo, no en vano este blog forma parte de ti y de nosotros.
Brindemos pues.
Besos Edurne.

Pd.- no te pierdas "Ocho apellidos vascos". La vi el sábado pasado y aún me estoy riendo. Ya ves, al cabo va a ser verdad que, a pesar de las distancias (incluso físicas), nos unen muchas cosas más como las ganas de reír.

Ishtar dijo...

Edurne, elur zuri ederra!

Yo también voy a escribir así de corrido, según lo he sentido.

Ayer 18 el cumple de Eider, pero son 5, cachiiisss, si hubieran sido 7 nos habría quedado redondo!

Como me gusta la foto, sobre todo la guitarra, mooola!

Me gusta también que te haya salido un post un poco más positivo, mirando hacia delante y con letras naranjas, bueno al mover hacia abajo se vuelven amarillo melocotón :)))

Dejaremos que la corriente nos lleve de una orilla a otra.

Un abrazo muy fuerte prexioxa!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Espero no llegar tarde para darte un beso y mandarte mil felicitaciones por esta celebración. Siete años y setecientas olas, nada menos...
Besos.

Edurne dijo...

BERTHA:
Empapada quedo con esa ola!
Eskerrik asko!
;)

FRANCISCO:
A ver si es verdad y voy recuperando algo de tod eso que dices!
Y que la Ría vuelva a fluir!

Besotes, el cariño es mutuo, don!
;)

CECY:
Sí, ya son muchos compartiendo, con vos, 6!

Y feliz otoño, linda!
Besotes!
;)

HUMBERTO:
A ver si es verdad!
Por cierto, avanzando sólidamente con la lectura de sus ficciones súbitas, caballero andante de las letras... I molt bé!
A que sí, a que es preciosa la foto? A mí me encanta...

Muxuak!
;)

Edurne dijo...

FELIPE:
CON EL TXAKOLI, LO QU EQUIERAS, CON MARISCOS Y DEMÁS HABITANTES MARINOS.... COMO QUE YA NO, SOBRE TODO DESDE QUE EL MALDITO ANISAKIS ME DEJÓ HECHA POLVO HACE UNOS AÑOS...
BRINDEMOS!

Y A SEGUIR CAMINADO, MÁS QUE NADA LO DIGO POR USTED, DON ANDARÍN!

MUXUAK!
;)

Grrrr, me ha salido en mayúsculas, y no, no estaba enfadada ni gritando, era la tecla de mayúsculas, que s eha quedado activada, lo siento!
;)

ELENA:
Siete, sí señora! Toda una vida...
Y que tú sigas chapoteando por esta Orilla y yo paseando sin prisa alguna por tu hermoso callejón, querida Elena!

Te confieso:
Sábado, 15, yo, en el Foro después de seis meses sin pisarlo. sábado noche, repito, una cola de no sé cuántos kilómetros y cuántísimos minutos... la elegida.. efectiviwonderrr, "Los 8...". Llegamos a taquilla. I'm sorry, pero está agotado el aforo, la siguiente sesión alas doce menos cuarto! Plofffffff!
Escogimos "Phylomena".
El amigo Karra y compañía quedan pendientes. Creo que ha sido un récord de taquillazo.
ya lo creo que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.. a ti y a mí, sin ir más lejos, el Athletic! Jajajajaja!

Besitos, guapetona!
;)

ISHTAR:
Katxisss, podías aumentarle la edad en unpar de añitos ala pitufa, sí! Jajajaja!
Eskerik asko, polite!
Pues sí, a ver si el color amarillo melocotón y otros de su calaña empiezan a colarse entre ola y ola.

Muxutxuak!
;)

PEDRO:
Nunca es tarde si la dicha es buena... Creo que era así, no?

Pues tarde no llega usted, muy a tiempo, que recoger cariños, besos, ánimos y parabienes de los amigos, es lo que más me gusta!

La ola también para usted, don!

Besos!
;)

Abejita de la Vega dijo...

Me encanta el chapoteo en tu orilla.
Chap, chap, chap.

Feliz aniversario.

Al Tagrí dijo...

¡Zorionak Edurne!
Siempre tendrás siete años más que yo, blogueramente hablando claro está. Éste post mira hacia atrás con cariño y claramente hacia adelante con serenidad de lo cual me alegro muchísimo. Espero sean setecientos setenta y siete mil setecientos setenta y siete blogueraños o más.
Muxu haundi bat.

Myriam dijo...

Y aquí llego yo, un poco tarde (perdón), a desearte mucha felicidad, mucha ola creativa, y muchos años más en esta Orilla que es también nuestra.

Besos y abrazos

RECOMENZAR dijo...

Tenemos la misma edad de Blog
y no sabes como te entiendo y tanto
Tanta agua ha pasado y nos damos cuenta ya que al escribir fijamos lo que nos pasa
Maravilloso haberte encontrado No te largo te seguire de cerca

TORO SALVAJE dijo...

7 años ya!!!

Jo... vuela el tiempo.

Espero que te repongas bien y pronto.

Ánimo.

Besos.

Marta C. dijo...

Hola, Edurne. Qué reflexión tan bonita sobre la vida y qué real. De todo encontramos en el camino, valles verdes y montañas escarpadas, nubarrones que descargan su ira sobre nosotros y días en que el sol resplandece en el alma. Todo, lo bueno y lo malo, forma parte de nuestras experiencias y de todas se aprende, seguro.
Yo he llegado a una edad en que los seres queridos se van yendo poco a poco y es imposible frenar el ineluctable proceso de la vida.
Brindo contigo por esos 7 años de permanencia (como en las compañías de telefonía) pues es un auténtico logro.
Yo no sé cuántos años llevo, menos que tú seguro, y ya he estado varias veces a punto de claudicar. Pero como dices, siempre es mejor hablar cuando te sientes escuchada. Y así seguimos.
Felicidades a ti y a tu blog por esos 7 años de tránsito.
Un beso querida Edurne

Edurne dijo...

ABEJITA:
Y a mí me gusta aprender en tu rinconcito!

Besos y aplausos!
;)

AL TAGRÍ:
Esperemos que así sea, esperemos!

Eskerrik asko eta muxuak!
;)

MYRIAM:
Ya sabes que nunca es tarde...
Gracias por seguir fiel al chapoteo de esta Orilla!
Besos y aplausos también para ti!
;)

Edurne dijo...

RECOMENZAR:
Mucha, cada tanto tus aguas vienen a recalar por esta Orilla. Gracias!
Abrazo!
;)

TORO:
Sí, querido, el tiempo pasa volando, o muy despacito, depende del reloj que usemos... Pero siete años son siete años, aquí y en la China!

Petons i gràcies!
;)

MARTA:
Pues sí, que toda esa amalgama que arrastramos por dentro y por fuera, sea la quenos dé consistencia como personas...
Y a seguir!

Petons maca, i moltes gràcies per tu!
;)

María (lady) dijo...

Edurne,

Vuelvo a pasearme por tu orilla. Siempre vuelvo. Soy una ola intermitente .... y veo tu tristeza,tu dolor por la marcha de tu aitatxo.

Y la vida sigue y seguimos cumpliendo años. Y seguimos celebrando, seguimos recordando.

Un fuerte y crujiente abrazo.

Nerim dijo...

Edurne polita se me habia pasado esta entrada tuya celebrando los siete años del blog. A través de él te conocí y cual afortunada fui de poder conocerte luego en persona y fundirnos en un fuerte y calido abrazo.

Que sigas celebrando muchos más y que los lazos de amistad nos siga uniendo para siempre.

Un beso muy grande

Edurne dijo...

MARÍA:
Eskerrik asko por tu paso, tus palabras y tus ánimos...
Lo intento.
Bai, beti aurrera!
Muxutxuak!
;)

MIRENTXU:
Ahí estamos! Pasito a pasito, año tras año...

Sabes que pienso lo mismo que tú!
Eskerrik asko eta muxutxuak!
;)