domingo, 17 de mayo de 2020

INSUMISIÓN






Tengo los sentimientos revueltos,
en pie de guerra.
Han decidido no guardar las distancias de seguridad,
ni medidas de prevención alguna.
Salen  a la hora que quieren y les da la gana,
que ellos son muy suyos;
me hacen caceroladas
al mejor estilo “salmantino”,
¡ni medio metro los separa!
Niegan la evidencia:
que al día se me mueren más de mil ilusiones,
que tengo los sueños entubados,
el sistema colapsado
y la vida confinada “a perpetuis”.
Me dicen censora,
dictadora,
castradora…
La revuelta de los insumisos, 
la llamo yo.
La conjura de los miedos,
dicen ellos.



Boceto: Antonio. Texto: Edurne



6 comentarios:

El Deme dijo...

No hagas caso de lo que digan los demás, déjate guiar por tu conciencia.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Hola querida amiga, siempre en mis recuerdos junto a una sonrisa.

Hermoso lío tenés con tus sentimientos, creo que tu realidad, es eso tu realidad pensante y fría. Pero ellos tratan de mostrarte otro camino posible, que existe y es el de los sueños, la esperanza y estar abierto a lo que llegue. No creo que lo de ellos sea una revolución, sino un acicate para que no te duermas, que la vida es linda y llena de sorpresas.

Sabés que sucede, los sentimientos son auto justificantes y suelen apoyarse en un conjunto de percepciones y de pruebas válidas exclusivamente para ellos. Tal es así que ciertos estudios dicen que cuando tratamos de entender nuestros sentimientos, solemos tener una extraña mezcla de baja capacidad y alta confianza.

Por lo tanto, dejalos que pidan, que exijan y fluyan, y vos sé feliz, que de eso también se trata la vida, de ser feliz.

Ufff que largo lo hice, bueno por algo será. Te recuerdo y espero que estés bien, demás está decirte que te cuides.

Un abrazo, un beso y el cariño más inmenso cosechado a lo largo de tantos años.

Juan

Francisco Espada dijo...

Confieso que paso por esos mismos miedos y sentimientos, Edurne, hasta haber llegado a un autoencierro a la espera de que verdaderamente sean pocos los riesgo de convivir con tanto inconsciente. Muchos son los que se quejan de las normativas, pero la conducta de algunos justifican las existentes y las que no han sido promulgadas.
Un fuerte abrazo.

Raquel P.R. dijo...

No me extraña nada que se te revuelvan los sentimientos y la vida.
Está claro que todo viene de los miedos que algunos se empeñan tanto en hacernos sentir y que se queden anclados.
Pero somos más conscientes que todo eso y con lo que no cuentan es que somos mucho más fuertes de lo que se piensan, el miedo también se supera y se olvida. La vida está siempre queriendo SER en nosotros.
Un abrazo inmenso!!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

La irresponsabilidad de algunos puede redundar en el daño de todos.
Cuídate mucho.
Besos.

María dijo...

No me extraña que te enfades, Edurne.
Si es que tan solo hay aplicar el sentido común. Claro que ... como todos sabemos, no es el más común de los sentidos.
Cuidaos mucho!
Un abrazo fuerte fuerte.