sábado, 6 de febrero de 2010

SIN DESTINATARIO (III) "A ti"


A ti:
Hoy no hace falta que te nombre, porque ya sabes que eres tú quien recibirá mis letras, mis reproches, mis dudas, y, tal vez, mis felicitaciones.

Hace mucho que pienso en escribirte, hace mucho que ando buscando las palabras, los puntos y hasta las comas. Hace mucho, pero nunca encuentro el momento. Hoy he decidido pararme conmigo misma, mirarme en el espejo y decirme esas cuatro cosas que van dirigidas a ti.

Tenerte en usufructo desde hace cincuenta años es una gran carga, no vayas a pensar que no, que no todo es coser y cantar. Que me has dado mucha guerra, me has plantado cara más de una vez, y siempre has salido victoriosa, ¡puñetera!

Sí, ya sé que la culpa no es tuya, que es la vida la causante de todo. Tú no querías venir, y yo estaba totalmente ajena al negocio, me llamaron y vine… y tú, conmigo, vamos, que venías en el lote.

Hablaba de felicitaciones; sí, claro, también tengo felicitaciones por ahí guardadas. Y es que el orgullo que sentimos a veces por las cosas bien hechas, las situaciones bien resueltas, es como ese orgullo de madre, de padre, por los hijos. Y tú, en el fondo, eres como esa hija secreta que nadie conoce, nadie más que yo.
Reconozco que me has costado lágrimas, amarguras, que me he sentido atrapada como en una telaraña, entre tus redes, pero que también has hecho que pueda dormir tranquila la mayoría de las noches de mi vida.

Aunque también tengo que preguntarte por qué has sido tan dura conmigo, por qué te has empeñado desde el principio en que mi camino fuera siempre recto, sin oscuros recovecos donde perderme distraídamente… Sí, ya, ya sé lo que me vas a contestar: que esa era, es, tu misión, que eres como mi ángel guía, una conciencia férrea, a prueba de bombas.

Hala, ya puedes colgarme todas las medallas que quieras, seguro que hasta me las merezco, pero deja que proteste un poquito, que me permita una pataleta de niña… No tendrás quejas de mí, ¿verdad? Siempre me he portado como querías, casi no he discutido tus mandatos, he escuchado tus consejos, he sido lo más buena que he podido.

Claro que he tenido dudas, sigo teniendo dudas muchas veces, pero ya me he acostumbrado a ellas (menos mal que vine a este mundo con una buena dosis de paciencia, de empatía…), y por eso puedo sobrellevar mejor todas las pruebas a las que me sometes.

Mi querida Conciencia, en el fondo estoy encantada de tenerte como compañera de camino, pero, por favor, relájate alguna vez, que ya me he aprendido las lecciones, que ya soy mayorcita… ¿no ves que es muy difícil que a estas alturas me descuide? Podrías tomarte unas pequeñas vacaciones, no sé, tal vez a la playa, creo que el mar hace milagros. Espero que ahora seas tú la que te dejes aconsejar…
Tú vas, disfrutas y luego... luego ya vuelves y me cuentas.

Tuya, afectísima…
El cuerpo en el que habitas.

Dibujo: Aitor Texto: Edurne

10 comentarios:

Ferran dijo...

Plas, plas, plas, plas, Edurne, un texto genial! Sería bueno que la Sra. Conciencia se tomara vacaciones, de vez en cuando; eso, por supuesto, en el caso de quienes la tenemos. Diría que muchos nacieron sin ella, para desgracia del resto.

En fin, celebro enormemente que no fuera este tu caso, cosa que no me pilla por sorpresa :)

Saludos a una concienzuda cántabra, de un concienzudo mediterráneo, y un beso.

Edurne dijo...

FERRAN:
Esteee, una pequeña puntualización don concienzudo mediterráneo:
Una, concienzuda, ya se ve que lo es, y muuucho, pero, CANTÁBRICA, que no cántabra!
Que se van a pensar que soy de Cantabria, y alguien se puede llamar a engaño, yo, tan vasquita...! Jejejeje!
Por otro lado, oiga, cántabros, nuestros vecinos y yo, encantada...!

Pues sí, volviendo a la reflexión del texto y a la suya propia, caballero, los hay que a Doña Conciencia no la han visto ni en pintura, que ni idea de quién o qué es.... eso, para desgracia del resto!

Petons, maco!

Una ET en Euskadi dijo...

Y si has dormido tranquila la mayoría de las noches de tu vida, y si siempre has salido victoriosa ¡gora tu conciencia!
Que los sobresaltos que te da la vida siempre están ahí y no hay conciencia que los frene, así que parece que lo que respecta a tu conciencia está todo bien: nada le debes, están en paz

PD: el dibujo de Aitor me encanta, es muy sugerente ¿es tu hermano? ¿es dibujante? ¿todavía tenes problemas para entrar a "la comunidad"? ¿Son demasiadas preguntas? Állá yo y mi conciencia
besines y muxus

Edurne dijo...

BIBI:
Respondo:
Sí, Aitor es mi hermano, licenciado en Bellas Artes.

Sí, sigo teniendo problemas, llevo unas cuantas intentonas para ver tu fotosorry y ná!
Sentitzen dut!
Muxutxuak y espero que la conciencia de otros te esté dejando de hacer la puñeta... Suerte!

miralunas dijo...

Edurne querida, este texto es sencillamente delicioso.
y me he visto reflejada en algunas frases.
qué linda habitante tiene tu cuerpo!

muxus, querida Edurne!

Víctor Hugo dijo...

Ese ser invisible y fantasmal que está permanentemente martillándonos en la cabeza se merece de vez en cuando un par de ajuste de cuentas

muy bien hecho!

saludos desde Chile
VH

Cecy dijo...

Ay, mi querida Orillera.
Que abrazo te daría en estos momentos.
He sentido toda esta carta como si te escuchara.
Impecable.

Mis besos con todo el cariño que te tengo.
Ey!!!
Y es mucho.

Edurne dijo...

MIRALUNAS:
Doña Conciencia es así...
Todos o casi todos podemos vernos reflejados en este textito.

Gracias por tus palabras!
Muxutxuak!

VÍCTOR HUGO:
Recojo tus saludos. En cuanto pueda me paso por tu casa!

Sí, de vez en cuando hay que cantarle las cuarenta a esta puñetera! Jejejeje!

Saluditos!

CECY:
Querida amiga, muchas gracias por ese cariño, que sabes que es mútuo!

A seguir peleándose con la conciencia, con la vida, con el amor, con las penas... con todo! Que eso nos hace fuertes, ya lo creo!

Besitos de espuma para ti!

Landahlauts dijo...

Le has dado un repaso, si señora. Ahora, a ver cómo se lo toma. Ya nos contarás. ¿no temes represalias?

Muxus.

Edurne dijo...

LANDA:
Pues no sé qué te diría...
Que la muy ladina me dice que los viajes del Inserso para Benidorm está todos llenos y que no sé si creerla, que ésta tiene muchas mañas...!
;)

Muxus!