miércoles, 2 de marzo de 2011

LECTURAS... MÍNIMAS Y MÁXIMAS








¡Aquí estamos de nuevo con los libros!
Esta vez he escogido por un lado, lecturas mínimas: libros de fácil digestión lectora (o no); otra cosa es el poso que nos dejen, la reflexión a la que nos lleven…
Y por otro lado, lecturas máximas: libros más gruesos, que, o nos enganchan y nos llevan a través de sus páginas hasta el desenlace, o nos dejan indiferentes y con una sensación de pesadez al leerlos.

Bien, pues como ya saben ustedes yo leo mucho en el bus de camino a Madrid y de vuelta a Bilbao. El fin de semana pasado me llevé tres de lectura mínima más o menos, y luego me traje otro más que compré en la Cuesta de Moyano. Me los leí todos.

¿Empezamos con las presentaciones?

Mínima: El amor de Erika Ewald” de Stefan Zweig.
Novela corta del gran maestro austriaco. Me gusta mucho Zweig, mucho, y desde que lo descubrí, cada vez que me encuentro con algún título suyo, que tiene muchos, no lo pienso y lo compro. Nunca me defrauda, nunca.
Esta novelita, plagada de una atmósfera agridulce te deja con un regusto un tanto extraño al final. Extraño porque una espera una cosa, después, según va avanzando en la historia, intuye otro desenlace, y resulta que no, que ni lo uno, ni lo otro. Así es Stefan Zweig, que, aunque parezca demasiado evidente la historia, no… él te lleva por donde le apetece y ahí te deja, para que pienses.
Y otra sensación que saqué de esta lectura fue un ligero parecido con otra novela que leí no hace mucho y de la que también di debida cuenta en esta Orilla: “Persuasión” de Jane Austen. Entonces, habrán adivinado que tiene un toque romántico, pero con un análisis acerca del amor, del verdadero amor, o al menos de la forma de enamorarse, de entregarse de unos y otros… de las consecuencias finales. Interesante. Ahí les queda la recomendación.

Mínima: “Un año de escuela en Trieste” de Giani Stuparich.
Completamente desconocidos para mí tanto el autor como el libro. Encontré esta novelita, junto con otra, un día que andaba de paso en el Corte Inglés, lo juro, iba de paso… pero, ¡maldizzione, cruzar por la sección de librería es una tentación para alguien como yo! Y claro, los libros me chistan, me llaman, me provocan… una es débil, irremediablemente débil. Bueno, el caso es que me llamaron la atención unos cuantos libritos de formato pequeño, inusualmente pequeño. Me paré, miré, cogí, abrí, leí… dos, me llevé dos. Uno era éste. La novela es más corta que la de Zweig, pero tiene mucha fuerza, muchísima. Siempre me admiran los escritores que tienen la facilidad, el don, diría yo, de contar algo completamente profundo en poquísimas páginas... ¡No sé cómo lo hacen! Merecen mi total admiración.
La historia se centra en un año escolar, en un instituto de Enseñanza Media totalmente masculino, de una muchacha austriaca que vive en Trieste con su familia, y de todo el mundo de emociones que genera a su alrededor la sola presencia de una chica como ella.
También lo recomiendo. A mí me ha gustado mucho, y más que nada, cómo están perfilados los personajes, cómo se desenvuelve cada uno en esta historia... La contradicción que existe dentro de las voluntades más firmes, el sentido del deber, la lealtad, las ideas y las convicciones más profundas. Aquí dejo mi recomendación también.

Mínima: “Ver a una mujer” de Annemarie Schwarzenbach.
¡Y parece que va de austriacos la cosa! Lo juro que no lo he hecho con premeditación alguna… ha surgido y ahora me estoy dando cuenta del hecho en sí.
Bueno, esta otra novelita es la que compré con la anterior. Y al contrario de “Un año de escuela en Trieste”, ésta no me ha terminado de llenar o enganchar o gustar o… no la he entendido tal y como su autora pretendía que fuera entendida. Tiene 56 páginas solamente, es decir, tendría que leerse con relativa facilidad, pero no, a mí me ha costado, y no sé el porqué.
Trata de la pasión que desencadena en la protagonista de la historia la visión y posterior conocimientpo de otra mujer, una extremadamente hermosa, con una historia detrás…
Pues aquí les dejo la reseña, por si les interesara.

Mínima: “Nieve en otoño” de Irène Némirovsky.
Nada, ya saben, la Némirovsky es santo de mi devoción, por lo que, lo mismo que con Zweig, la veo, nos miramos y el flechazo está asegurado. Compré el libro el domingo por la mañana, en Moyano y me lo leí en el bus. Némirovsky, impregnó sus obras de ese tinte del exilio ruso que ella misma sufrió. Sus personajes llevan en sus venas la tragedia, arrastran la pena, el desarraigo, la añoranza por lo que fueron y el inconformismo ante lo que han llegado a ser. Una historia que te deja con esa pena, porque el drama se ve venir. Aunque también te deja la reflexión, conociendo como conocemos la historia rusa, la época de los zares, la revolución bolchevique, lo posterior…
Que sí, que sin duda alguna, la recomiendo.

Máxima: “Muerte en La Fenice” de Donna Leon.
Novela negra, o policiaca o de intriga…. No sé muy bien cómo clasificarla. A la autora la había oído pero nunca la había leído. Y para mí ha sido inevitable el hacer la comparación fácil con Agatha Christie, con su Poirot o su Miss Marple. Y es que Donna Leon se ha inventado un personaje, el comisario Guido Brunetti. Todas las historias que escribe Donna Leon tienen como protagonista a este sabueso veneciano y se desarrollan precisamente en la ciudad de los canales, donde la misma autora vive, aunque ella sea norteamericana. Una curiosidad: la autora no quiere que sus libros sean traducidos al italiano, y se basa en la defensa de su intimidad. Alega que quiere seguir viviendo tranquila, pudiendo ir a la compra o pasearse por Venecia sin ser reconocida ni sometida al acoso que conlleva la fama. Para gustos…
Y volviendo a la obra, con esta novela, se inauguró la saga Brunetti, es decir, fue el primer caso del comisario al que han seguido otros cuantos más. En esta historia, un afamado director de orquesta aparece asesinado, aparentemente envenenado, en el camerino del teatro La Fenice, poco antes de la representación de una ópera. Y como ocurre en estos casos, la trama se va enredando ya que los personajes son varios y cada uno con un motivo más que sobrado para asesinar al finado. Si les gusta la novela policiaca… ya saben, conozcan al comisario Brunetti. Agradable, te lleva y el final, inesperado.

Máxima: “Tú serás mi cuchillo” de David Grossman.
Con este nombre, seguro que han deducido ya que el autor es judío o al menos, de origen judío… pues sí, Grossman está considerado uno de los escritores más importantes de la literatura israelí contemporánea.
Tampoco conocía al autor. Y la novela la tengo entre manos, la estoy leyendo. No sé muy bien qué me va a deparar porque es bastante gordita y aún no he llegado a la mitad. Lo mismo me canso, lo mismo me entusiasma… dejaré que me envuelva. Pongo la sipnosis de la historia:
Yair, un vendedor de libros neurótico y adoquín, escribe una carta desesperada a Miriam, una hermosa mujer extranjera que encuentra en una reunión de antiguos alumnos. Este acto inocente desemboca en una relación epistolar entre ambos, infelizmente casados y anhelantes de una pasión vital. La correspondencia entre ellos reactivará sentimientos escondidos desde hace tiempo y adquirirá el aire de las confesiones jamás desveladas.”
Pues nada, espero que con esto les valga para decidir leerla o no.

Una curiosidad, mientras escribo esta pseudo crítica literaria (jajajaja), tengo la tele puesta y en La 2 dan el programa de libros semanal “Página 2”, qué curioso, ¿no?

Les dejo inmersos en un mundo de letras, historias, fantasías y realidades. Que ustedes lo disfruten.

Fotos y texto: Edurne




19 comentarios:

Cecy dijo...

Gracias Orillera.
Sigo apuntando todo.

Un besote grande.

Nocheydía dijo...

¡Bueno!, encuentro a alguien que ha leído "Persuasión" que junto con "Orgullo y prejuicio" son, para mi, las mejores novelas de Jane austen y he leído unas cuantas. Hay una película inglesa basada en "Persuasión" que se adapta bastante. Te dejo el enlace:
http://www.youtube.com/watch?v=aX6ENM0vxSY
Sigue los capítulos que pone marita0608
De "Orgullo y prejuicio" me gusta esta versión:
http://www.youtube.com/watch?v=dgRqZNfjHTk
También ésta:
http://www.youtube.com/watch?v=jQTtMiofzqs&feature=related
Me compraré el primer libro fijo. Besos.

Gitana ♥ dijo...

Hay un regalito en mi Blog para tí !
Un beso :)

TORO SALVAJE dijo...

Gracias por las reseñas Edurne.

Besos.

Cristina dijo...

¡¡¡gracias!!!soy fan de austen , algunos los he leido otros me los apunto ¡entusiasmada!

Antorelo dijo...

Muy interesantes las reseñas. Zweig es uno de mis autores preferidos. Además de un excelente novelista es un magnífico biógrafo.
Un abrazo

Javier dijo...

Te has leído todos estos libros en un fin de semana????
Lo tuyo no es lectura rápida, es la velocidad de la luz leyendo.
Por cierto, todos los libros que reseñas son interesantes.

Saludos, AVE lectora.

Francisco Espada dijo...

Es maravilloso tener una maestra de cabecera. Gracias por estas recomendaciones, Edurne. No conozco ninguno de estos títulos, así que tomo buena nota.

icue dijo...

Que buenas compañias te buscas, es importante el tema de la lectura, nos hace más cercanos a todas las gentes, más comprensivos, aumenta nuestra cercania a todos. Saludos

Javier F. Noya dijo...

Tomo nota de tus consejos y te admiro, no sé cómo puedes leer tanto. Me saco el sombrero, hago reverencia y te dejo mis saludos, que he leído tus entradas anteriores pero no pude dejar comentarios. Besos.

Fran dijo...

Hola, es la primera vez que paso por esta orilla. Me gusta mucho Stefan Zweig, pero ese libro no lo había leído.
También me ha interesado la anterior entrada sobre la exposición con todas esas fotos porque, aunque vivo en Madrid y el Palacio de Cristal es mi sitio preferido, no he visto esa exposición. La película la he visto y me ha encantado.
¡Así es que he coincidido bastante contigo!
Por lo que espero volver a visitarte.
Un abrazo.

Jabo dijo...

Gracias, he pensado leer "Muerte en la Fenice",que tiene muy buena pinta.
Muchas gracais por tus palabras en sepositivosiempre hacia mi abuela.
Abrazo. Jabo

Mar dijo...

Eres única como crítica... Tus reseñas incitan a leer y eso es... ¡magnífico!, Edurne.

Besos y, buena semana.

Edurne dijo...

CARNAVAL, CARNAVAL...
Bueno, los carnavales escolares me han dejado de recuerdo un lumbago que me está haciendo jurar en arameo!
Y es que siempre hace tanto frío en esta época que,irremediablemente nos pasa algo, o un constipado, cuando no es gripe, o como en este caso, un ataque de lumbago que me tiene medio robótica dese el viernes...
Ya pasará, que menos mal que hoy tengo fiesta, así que para mañana tengo que estar casi nueva!


CECY:
Pues tú sigue apuntando, qe alguno seguro que te provocará para qie lo leas!

Besitos!
;)

NOCHEYDÍA:
Ya he visto esas pelis, y sí, a mí también me gustan, jejeje!

De Zweig, ya te digo, a mí como mem gusta tanto... seguro que éste que he comentado no te defraudará.

Besitos!
;)

GITANA:
Gracias, guapa, ya pasé por allí el otro día!

Un besote!
;)

TORO:
Bueno, si en algún momento cuadra que leas alguna de mis recomendaciones, me alegrará!

Petons!
;)

Edurne dijo...

CRISTINA:
Pues si eres fan de Jane Austen, el de Zweig, seguro que te gustará!

Un besote!
;)

ANTORELO:
Sí, ya sé, y yo estoy encantada de haber descubierto a este escritor,hace un tiempo ya, por recomendación de un amigo. "El candelabro enterrado" fue el primer libro que leí de él, y ya ves...

Un abrazo!
;)

JAVIER:
Jajajajaja! NOOOOO! Sólo los de lectura mínima!
EL de Donna Leon lo acababa de leer y el de Grossman es el que estoy leyendo todavía...
Que una es "leona" pero vamos, en un finde todo eso... no habría hecho otra cosa que leer, ni dormir!
;)

Sí que son interesantes.
Un abrazo!
;)

Edurne dijo...

FRANCISCO:
Pues si has tomado buena nota, ya sabes, cualquier día te animas con alguno...

Un superabrazo!
:)

ICUE:
Gracias por la visita!

La lectura es un "vicio" de lo más sano... de eso no hay duda!

Un saludo!
;)

JAVIER F. NOYA:
Pues oiga, vuelva aponerse el sombrero, que no e spara tanto....!
;)

Tome nota, sí tome nota, que nunca viene mal eso de tomar nota!

Un besote!
;)

Edurne dijo...

FRAN:
Gracias por el chapoteo!

La Exposición de lka que hablo en mi entrada anterior, es la Feria de ART MAdrid'11, que, como ARCO, dura cinco días, y ésta se ecntra solamente en arte contemporáneo ibérico, no internacional como Arco. Y tienen lugar en el PABELLÓN de CRISTAL de La Casa de Campo, no el Palacio de Cristal del Retiro, que allí, no cabría tanta cosa!
;)

Bueno, pues vuelve cuando quieras, la Orilla nunca cierra!

Zweig... muy bueno, sí señor, muy bueno!

Un abrazo!
;)

JABO:
Si te gusta ese género , seguro que te enganchará!

Un abrazote, Jabo!
;)

MAR:
Veo que has vuelto de tu viaje, me alegro!

Oye, pues nada, a leer!

Un beso!
;)

Myriam dijo...

Hola Edurne, llegué a tu blog por pura casualidad, si es que la casualidad existe.

Madrid y Bilbao, dos ciudades que conozco y me encantan. El edificio del Guggenheim, es alucinante.

Sobre los libros te diré que conzco ese llamado que a mí como a tí, me hacen desde las estanterias pidiendo que me los lleve, y uno es debil a tal seductor pedido.

Ta,bién me gusta S. Zweig. Irene Nemirovsky es palabras mayores, he leido su Suite Francesa, que no terminó los 5, al morir en un campo de concentración. David Grossman es en efecto, israelí y perdió a su hijo en la guerra del Líbano muy poquito antes de que se terminara. hay libros suyos en los que trata de elaborar esa tan tremendamente dolorosa pérdida.

Te dejo un abrazo y te enlazo, veo que tienes un diario de una personaje mujer que vendré a leer, pero desde el principio.

Edurne dijo...

MYRIAM:
Muchas gracias por tu visita y el enlace!

La casualidad existe, y no... es decir, yo soy de las que pienso que todo en esta vida tiene una razón de ser, y que las cosas pasan porque tienen que pasar, aquí y ahora...

El caso es que tú y yo ya nos hemos encontrado por esacleras amigas, así que lo más probable es que al tomar el ascensor hayas pulsado mi número y... voilà!

He asomado un poco el morrito por tu casa, volveré más despacio.

Me alegra saber que conoces Bilbao, conocer Madrid, para alguien de otro país, es más normal, pero Bilbao tiene un encanto muy especial también, hasta cuando era una ciudad industrial y gris!

David Grossman era totalmente desconocido para mí,. ya digo, y no sé si cuando acabe este libro leeré algo más de él, de cualquier forma, como ya me has dado unas pistas acerca de su propio drama personal... eso le ha hecho más interesante para mí!

Zweig y la Némirovsky son unos imprescindibles para mí, me gusta todo lo que escriben, así que con ellos no tengo miedo a fracasar.
;)

Y en cuanto al "Diario de una mujer", todavía está en los primeros pasos, pero estoy elaborando el personaje de una mujer, digamos "universal", con unas características más o menos cercanas para mí; es una mujer urbana, no rural, por ejemplo.... pero vamos, que estoy intentando hacer una amalgama de situaciones y sentimientos más o menos comunes a la inmensa mayoría de las mujeres que conozco y no conozco, incluida yo misma.

Un abrazo también para ti y de nuevo las gracias por el chapoteo!
;)