martes, 24 de abril de 2012

EL PARAGUAS

Llovía. Marta salía de la oficina a su hora, como todos los días, a las siete menos veinte en punto, ni un minuto más, ni un minuto menos.
Nada más poner el pie en la calle le sobrevino una lluvia pertinaz, gris y cerrada. Abrió el bolso, metió la mano y revolvió en su interior. Ella era de las precavidas, y siempre llevaba algo que la salvara de los imprevistos. En este caso, buscó y encontró un pequeño paraguas que al abrirlo desplegó un trocito de primavera bajo el que cobijarse.
A salvo ya de la lluvia, se dirigió hacia la derecha, diez pasos exactos, esta vez sorteando las baldosas rotas para evitar las molestas salpicaduras. Giró rodeando los escaparates de la farmacia del Licenciado Perezagua, y se paró en el semáforo. Siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno… Verde. Vía libre. Ya estaba entrando en el Puente de la Herrería e instintivamente su cabeza se puso a enumerar las distintas actividades que aún le quedaban por hacer hasta que se fuera a la cama.
Cuando se disponía a dar el paso veintitrés (los tenía contados, siempre eran ochenta y cinco), notó una presencia que caminaba a su lado. Detuvo la marcha bruscamente y volvió la cabeza a su izquierda. Se encontró con una sonrisa desconocida, y con unos ojos color miel que parecían querer abarcarla entera.
—Hola, ¿ocurre algo?—Dijo poniendo cara de pocos amigos.
—¡Hola! Perdona si te he asustado pero, no he podido evitar seguir a una de tus mariposas…
Marta miró su paraguas: flores y mariposas revoloteaban con estudiada simetría en la tela que le protegía del agua.
—¿Y?—Preguntó en el tono más seco y cortante que pudo encontrar entre todos los de su registro .
—Bueno, no sé, me he dicho que la dueña de semejante jardín tendría una sonrisa preciosa y que, posiblemente, me dejaría caminar a su lado bajo esta florida bóveda un ratito, al menos hasta cruzar el puente…
Ha perdido la cuenta. Los pasos… Eran ochenta y cinco, ¿pero cuántos llevaba? Este tipo extraño la había descolocado, y si algo odiaba Marta en este mundo, era que la hicieran salir de su camino. Todo estaba programado, medido…
—¿Hacia dónde vas, puedo acompañarte?—Preguntó el desconocido.
—¿Qué a dónde voy? ¡Al infierno! ¡Si te apetece puedes seguirme!
Y siguió caminando, sin mirar atrás y sin esperar la reacción del hombre. Veinticuatro, veinticinco, veintiséis… siguió contando mientras se acompañaba del rítmico taconeo de sus zapatos.
Las mariposas del paraguas salieron volando en dirección contraria, y las flores que adornaban su jardín de nylon, doblaron el tallo como en una ensayada reverencia.
La lluvia arreciaba cada vez más…


Foto, manipulación, paraguas y texto: Edurne

25 comentarios:

Edurne dijo...

Ay, estoy un poco "acongojá"!
San Bolgger me acaba de cambiar el "luk" del blog, si quiero trabajar con él como administradora...
Y va y me dice que mi navegador ya no es compatible y qué sé yo... estoy como perdida porque no sé si me voy a manejar, o al menos hasta que experimente, pero con más miedo que ni sé... por si se me va todo al carajo y no vuelvo a encontrar mi orillita como era!
Ayyyyy!
Socorro!

A ver, a ver...

A.K.E. dijo...

Tu orilla siempre será lo que es, porque ese carácter tan especial se lo das tú con tu forma de escribir y contar tus experiencias.
La lluvia que arreciaba traerá un final que espero sea feliz.
Un beso.

Francisco Espada dijo...

Esa misma circunstancia me he encontrado yo hoy y espero que pueda salir adelante sin demasiados problemas. Y ya en tu orilla, delicioso relato, marca de la casa, Edurne. Me despido con una ensayada reverencia y un beso.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Esas mariposas las vi pasar hace poco por mi lado...
Tardarás un poco, pero terminarás acostumbrándote al nuevo aspecto del blog.

Elena dijo...

Llevo varios días experimentando con la nueva interfaz y volviendo a la antigua, derrotada. Hoy parece que me voy haciendo.

Yo quiero un paraguas como ése.
Una delicia de relato.

Besos.

Angeles dijo...

Por antipática, engreída y poco solidaria se le ha vuelto el paraguas:)
Tú te haces con blogger, que lo se yo.
Un beso

Edurne dijo...

Estamos inmersos en una CICLOGÉNESIS EXPLOSIVA!
No vean ustedes qué miedo estamos pasando, parece que vamos a salir volando con escuela y todo!
;)

Se mueve todo, las ventanas piden socorro, las puertas se quejan, los pupilos dicen ayyy, huyyy, ohhhh...!
Creo que no voy a mandarlos al patio cuando suban de Gimnasia, es que corro el riesgo de quedarme sin alguno, aunque, bien pensado... a más de uno no me importaría perder de vista un ratito!
;)

Sigo investigando con lo de Blogger y su nueva interfaz, pero en este trasto que tengo en clase es imposible, aquí no se puede hacer nada, así que ya seguiré en casa...
;)

De momento sigo con mis trabajos, si este vendaval y el ruido y todo lo demás, me deja!
Un abrazo de primavera extraña!
;)

Jabo dijo...

Hola Edurne, a mi también me ocurre lo que comentas de Blogger. Están haciendo cambios, y claro, los que como yo entendemos lo justo... pues nos agobiamos un poquico. Pero bueno, ya saldremos, a ver si no caminan junto al paraguas.
Abrazo. Jabo
( aquí también esta pegando fuerte la ciclogénesis esa)

Edurne dijo...

A.K.E:
Es que a mí estos cambios en el asunto tecnología... me ponen un poco nerviosilla, que una ya está mayor para estas cosas, jejejeje!

Gracias por las cosas que me dices, la verdad es que no sé escribir de otra forma... así, como soy!

La lluvia, las flores, las mariposas, la primavera, el viento.. ay, cuánto fenómeno junto!
;)

Un abrazo!

FRANCISCO:
Pero es que tú ya estás hecho todo un experto en blogs, don Paco! No sé alo mismo voy atener que pedir ayuda...

El relatillo me salió en un arrebato de ésos que me dan a mí... llovía, apareció una compa del Taller, Marta,me acord´´e de una anécdota que contó otra, Itziar en la última tertulia... y mirando mi paraguas, se me preparó un cóctel...!

;)
Un besote!
Los nenes, un encanto! Gracias!

PEDRO:
Es que las pobres salieron despavoridas, no me extraña que las vieras pasar por tus lares!

Espero hacerme con las riendas blogueras!

Un abrazo!
;)

Edurne dijo...

ELENA:
Ah. ùes me quedo más tranquila sabiendo que a vosotros también os está "turbando" la nueva interfaz... Y se puede volver ala antigua sinproblema?
Es que lo de cambiar de explorador me pone así como un poco... inquieta. Ya sé que es una tontería pero... una, que es así!

Pues antes tenía otro paraguas parecido pero más bonito, y me lo "levantaron" un día de muuuuucha lluvía en un bar. Cutres, que son unos cutres! Todo el mundo con paraguas (hasta los que me lo quitaron, que creo que sé quiénes fueron...) y se tuvieron que llevar el mío! Este otro es de la siguiente remesa de invierno.

Bueno, pues nada, que muchas gracias y unos abrazotes!
;)

ÁNGELES:
Es que mira que las hay desabridas eh?

EL Blogger, ay, el Blogger! Contenta me tiene! A ver si tienes razón!
:(

Besos!
;)

JABO:
La ciclogénesis de marras ha bajado en intensidad, menos mal porque sino...

Yo también me agobio más que un poquito con estos percances informáticos, pero bueno, despacito y sin meter la patita, a ver si lo conseguimos!

Abrazo!
;)

Ruben dijo...

Me tienen frito con tanto cambio, pero bueno, he terminado por entrar desde otro navegador.

Me encanta ese paraguas, es como si no cayese lluvia, transmite la alegría de la que carece MARTA, yo, al menos me esperaba una sonrisa y no que me mandasen al infierno, porque... en el infierno no hay paraguas...

Chelo dijo...

Edurne en previsión de ese cambio llevo una temporada jugando con las dos y parece que me voy haciendo.
Si tienes problemas pregutna que entre todos te echaremos una mano.

Con tu especial forma de narrar haces que esa señora parezca menos antipática de lo que es.

Espero resuelvas pronto tus problemas.

Asun dijo...

Pues la de tu historia podía haber sido yo tranquilamente, porque me revienta que me interrumpan cuando voy a mi bola jajajajaja.
Ya ves, con to lo mona y simpática que parezco jejejeje.
¿Será por eso que nunca me compro paraguas con flores o mariposas, para que no vuelen?

Muxu bat.

Nerim dijo...

Querida Edurne,excelente tu relato, he tratado de seguir el rastro de las maripopsas pero se han ido con el caballero que quedó un poco descorazonado por el mal talante de la chica del paraguas.
Y en cuanto al cambio de interfaz de blogger, no te preocupes, que te harás, ya lo verás. Pero si necesitas ayuda pidela que como bien te dice Chelo entre todos te ayudaremos. Es más, hace tiempo que quiero sugerirte un cambio de plantilla, más actualizada y moderna. Si te apetece hacer el cambio, no tienes más que decirmelo.

Un besote y un fuerte y calido abrazo.

Nita dijo...

Deseo un buen día!

El beso de Nita.

alp dijo...

jejej, el otro día cuando llovió en Murcia..al sacar mi paraguas tenía goteras..un paraguas con goteras...estaba picado...como no lo utilizo...un beso desde Murcia..seguimos..

Edurne dijo...

RUBÉN:
en el infierno, más bien sombrillas! Jejejeje!

Pues sí, a mí lo del
os cambios me descoloca, y lo qu emenos me gusta es tener que bajar otro navegador, estoy bien como estoy...
En fin!

Abrazote!
;)

CHELO:
Entonces se puede jugar con un ay otra interfaz...? Es que no lo he intentado, estoy "parada" con el tema en estos momentos, pero si no me acierto, ya os preguntaré a vosotras quese os ve más apañás!
;)

Gracias, guapa y besos!
;)

ASUN:
Anda ya... que no te imagino yo mandando al infierno a nadie así porque sí...!

Muxutxuak!
;)

Edurne dijo...

MIRENTXU:
LAs mariposas deben de andar un poco despistadillas las pobres, encima con esos vendavales...!

Lo del blog, jejejeje! El caso es que yo no me he planteado cambiarle su aspecto, me gusta así, pero para lo demás, descuida, que eres una artista y ya tenía yo pensado recurrir tanto a ti como a Chelo...
Solo que ahora estoy de trabajo más atada que una longaniza!
Eskerrik asko!

Muxutxuak!
;)

NITA:
Bienvenida a esta Orilla!

Un beso también para ti y gracia spor tu visita!
;)

ALP:
Es lo que pasa cuando se usa poco una cosa, que se estropea!
Nada, pues aunque sea como sombrilla, habrá que sacar el parapluie!

Seguimos, sí!

Un abrazote!
;)

Tristancio dijo...

Definitivamente, flores y mariposas se equivocaron de paraguas. Y que bueno que encontraron otro ser a quien seguirle, y no contarle, los pasos. Yo creo que se fueron contigo :)

(Y estoy en las mismas con blogger, que no me permite "enchular" mis entradas).

Abrazo.-

Myriam dijo...

Pues, para arrimarte de regreso a tu orilla, no tienes más que usar ese paraguas florido y un galante caballero, te arrimará en su barca.

Suerte con Blogger. Yo no veo ninguna diferencia en tu formato dle blog. O quizás el susto ya pasó y llegué solo a los aplauso.

Besos Edurne.

Edurne dijo...

TRISTANCIO:
Pues sí, conmigo están, y tan refresquitas, como no para de llover...!

A mí lo que me fastidia es tenerme que cambiar de explorador, todavía no me he bajado el Cromme, que parece ser el que recomiendan... ya veré!

Abrazos de primavera pasada por agua!
;)

MYRIAM:
No, el aspecto del blog no ha camboiado, sólo el acceso al modo administrador, y con lo que todavía no me manejo.
Como ya le he dicho a Tristancio, tendré que bajarme el Cromme, pero a mí las cosas de la tecnología, y los cambios, me dan una pereza...!
Ays!
Pues cuando quiera colgar una entrada nueva no me va a quedar otra que lanzarme...!
A ver si acierto!
;)

Un abrazote!

ZenyZero dijo...

¿Llovía? no me lo creo. Yo también veo mariposas, y las cuento. Nylon sobre nuestras cabezas...

Bonito relato.
Un abrazo
Chuff!!

Cristina dijo...

¡Qué bien escribes Edurne , te leo y me quedo embobå!

Cristina dijo...

A mi me destrozaron mi gallinero pero hice como que no me daba cuenta y continúe cuidando a mis gallinas cömo antes .
"Haz lo que puedas ,
Con lo que tengas"
Una putada .
Tu en tu orilla mira al horizonte ¿Se ve el mar?
Pues ya está.

Edurne dijo...

ZENyZERO:
Ya ves, llovía, cosa extraña, lo sé, pero, llovía1

Seguimos con el nylon sobre nuestras cabezas, qué le vamos a hacer!

Abrazo!
;)

CRISTINA:
Claro que se ve el mar! Y no veas cómo...!
Pues eso: ya está!

Besitos,guapa!
;)