domingo, 15 de marzo de 2015

EDURNE ME LLAMAN


Edurne me llaman. Llevo durmiendo 55 años dentro de este nombre heredado, y del que  no sabría ni podría prescindir.

Soy maestra, con premeditación y alevosía. Así queda más disimulado mi afán por seguir siendo una niña…

Bilbao es mi ciudad, y apostada en La Orilla de la vida, lo mismo que en la de este blog, voy alternando bajas y altas mareas.

Escribo desde siempre, lo que no implica que sea escritora, ni mucho menos poeta. A veces se me escapan los sentimientos, y al correr tras ellos, no se me ocurre otra cosa que atraparlos y convertirlos en letras, en palabras, en pequeños poemas que lanzo, ahora sin miedo ya, a la mar que me rodea, unas veces mansa, otras brava, pero siempre hermosa.

Lo necesito. Necesito escribir, escupir lo que me muerde las entrañas, y tal cual lo siento, así lo paro. Casi nunca corrijo, tal vez sea un fallo (por eso no soy escritora ni poeta), pero escribo por y para mí, soy yo la que se desnuda, la que se mira… Mi única aspiración es aplacar mi alma, por eso no he publicado nunca nada (salvo mis relatos en el libro anual del Taller), ni entra dentro de mis planes hacerlo.

Para darle un poco de tino a mis letras llevo once años siendo correligionaria de un Taller de Escritura Creativa en Bilbao (arriba hacía mención a él), el Taller de Escritura Creativa Alfa. Allí he aprendido mucho, entre otras cosas a no tenerme miedo, a mirarme y verme, a compartir y a despojarme de la vergüenza de ver cómo mis pensamientos me abandonan y se cobijan en otros.

Muchas veces pienso que es el sufrimiento, el dolor, la amargura o el desamor, quienes más y mejores poemas inspiran. En mi caso, es la tristeza, sí, el miedo y la pena, los que impulsan mis dedos, mi mano… Y si lloro, mis lágrimas se transforman en palabras que según nacen se me escapan, haciendo que tenga que vomitar más, más, y más…

Y esa soy yo, así de simple y así de complicada, como todos y cada uno de nosotros.

Amanezco con los ojos llenos de noche y escarcha.
Despierto rebelde a la mañana que
con mis angustias amenaza.
Y así, envuelta en horas de vela y frío,
encamino mis empeños por la calle que me lleva,
sin remedio,
hasta el centro de mi deseo.

                             

Foto: Aitor. Textos: Edurne

10 comentarios:

Bertha dijo...

Me encanta tu forma tan cercana de dejarnos ser tus amigos.Tu transparencia y, como compartes cada vez que entramos en tu rinconcito: tus avatares,sentimientos, etc.Simplemente eres humana y, una buena persona(te lo digo de corazón), soy una pésima cobista no sirvo para adular y sobre todo si no me entra no me entra una que es...muy burra.

-Gracias a esa afición que tienes a escribir muchas es un maravillosos escape a tanta carga negativa que a veces llevamos.

Un furte abrazo Edurne;)

Bertha dijo...

...a escribir, es un buen escape(perdón)

Marta Máster dijo...

Hola. me gustó conocerte más gracias a tus palabras. Coincido contigo que el miedo, la soledad, la angustia y las lágrimas nos permiten escribir con más sentimiento y plasmar ese estado intimista en hermosas palabras...Seguimos en contacto

Elena dijo...

Nada mejor que dejar fluir lo que nos pellizca por dentro, y tú lo haces de forma hermosa.

Un beso Edurne.

Al Tagrí dijo...

Hola Edurne, encantado de conocerte, es un placer.
Se me ocurre que es una de las mejores formas de autoconocimiento y de catarsis a nuestro alcance. La escritura resulta muy sanadora cuando se vierte en ella lo más íntimo de nuestra esencia, nuestro amor y nuestro sufrimiento. Y si, escribes para ti primordialmente.
Besos.

Ishtar dijo...

Edurne, me gusta esa foto, así como eres tu, con los ojos grandes y abiertos y con la sonrisa chispeante.
A escribir se ha dicho!
Muxuxuxxx :)

Edurne dijo...

BERTHA:
Mil gracias a usted, doña, mil gracias!
Y un cargamento de besos!
;)

MARTA:
Encantada yo también de que te haya gustado...
Besos y seguimos!
;)

Edurne dijo...

ELENA:
Los ríos de nuestro interior son los que se salen del caude de vez en cuando y provocan estas inundaciones...

Besos y abrazos!
Y gracias!
;)

AL TAGRÍ:
Catarsis, tú lo has dicho, es una catarsis que no pienso dejar de padecer!

Mila esker zuri!
Muxuak!
;)

ISHTAR:
Ai, horrelako irudia berreskuratu beharko dut!
Estoy en en el empeño...

Mila esker zuri!
Muxutxuak zuri ete etxeko pitxitxiei!
;)
Dana ondo...?

Myriam dijo...

La foto es divina, el texto amoroso y el poema puro sentimientos en letras.

Un fuerte abrazo, Edurne. Que contenta estoy de regresar, para no haberme perdido esta maravillosa entrada. Me gusta como eres y lo que transmites, ya lo sabes ¿verdad?.

Edurne dijo...

MYRIAM:
Gracias, gracias, gracias...!
Y besos!
;)