sábado, 18 de marzo de 2017

¡HOY LLEGAMOS AL DIEZ!



De pequeña soñaba con cumplir diez años. Pensaba que iba a ser la pera limonera, para ser más exactos, ¡la repera limonera!

Los cumplí, de verdad que los cumplí, está claro, pero no pasó nada de lo que yo pensaba que pasaría, que por otro lado, no tengo ni idea de qué es lo que yo me esperaba de esa decena fantástica (¡huy, suena a reclamo de grandes almacenes...!)

El caso es que esos diez pasaron, llegaron los once, los doce, los trece... y bueno, ya saben, así uno detrás de otro,  hasta llegar a los 57 que me gasto actualmente.

Buscando en el baúl de los recuerdos, en este caso de las fotos familiares, me instalo durante un buen rato en mi infancia, en mi adolescencia... en esa otra vida que parece que he tenido y que la veo tan lejana ya. Lejana, según se mire, porque por otro lado me parece que todo ocurrió ayer, o como mucho, hace un par de semanas.

La foto de este aniversario es la de los diez años. ¡Y vaya foto! ¡Una de estudio! Este año también me acompaña Aitor, el hombre con cara de susto y ganas de salir corriendo, pero ahí está, ¡aguantando el mal rato! Esta foto me produce mucha ternura. Ahora no se nota, pero yo le llevo nueve años menos dos meses a mi hermano, y somos solamente nosotros dos, así que he ejercido toda la vida de hermana mayor y de segunda madre. ¡Y no vean ustedes lo que marca, cómo une!

¡En fin! Sigo siendo esa niña de diez años un poco inconformistas (los años y yo), aunque tenga esa carita de no haber roto nunca un plato (es verdad, nunca he roto uno). Y sigo esperando a que lleguen mis "diez años" de verdad, los de la repera limonera...

Mientras espero, me entretengo como puedo, hago más o menos lo que me gusta y lo que me dejan, capeo temporales y esquivo golpes de uno y otro lado, engaño a la vida con las armas que tengo a mano según el momento, como todo el mundo. Está claro: no soy una excepción.

Pasear por esta Orilla desde hace diez años me ha reportado muchas satisfacciones, por eso no he pensado ni un solo momento en cerrarla. Nada, que no pienso dejar de chapotear. Unas veces pasaré por aquí con más ruido y otras casi de puntillas, igual que cada uno de los días de la semana , que ninguno es igual.

Así que hoy, como todos estos años que llevamos juntos, levanto mi copa por todos ustedes, por la vida, porque sigamos sintiendo que no estamos solos.
¡Gracias por su compañía y sus ánimos, siempre!

ESKERRIK ASKO DANAGATIK!
ETA GORA BIHOTZAK! (¡Arriba los corazones! Esto lo decía mi aita continuamente).

Un abrazo.
;)

Texto: Edurne. Foto: de la memoria familiar.

6 comentarios:

Bertha dijo...

Asi se habla si señora chapoter un día con más fuerza que otro pero jamas dejar de hacerlo.

Muchas felicidades por este cumpleblog; por dejarme entrar donde también de vez en cuando chapoteo y charlo un poco.Tienes razón, que de vez en cuando te sientas ha leer en cada rinconcitos y dejar un poco de ti.Se descarga un poco esa tensión que se acumula durante el día.

Que bonita foto ; con mi hermana la pequeña nos llevamos catorce y con la cuarta cinco.Nosotros somos cinco tres seguidos :dos varones y menda y después vinieron las herederas como las llamaba mi madre: porque las pobres todo era usado:(.-Pero no cambiaría ni un punto ni una coma :no tuvimos nada material pero si mucho cariño.

Un beso grande feliz fin de semana:)

Edurne dijo...

BERTHA :
¡Muchas gracias por tu chapoteo de tanto tiempo y por tus palabras!
¡Que el fin de semana te sea benévolo y fructífero también!

Besos y abrazos.
;)

Clara Garza dijo...

Yo tengo un hermano dos años mayor pero como si fuese el pequeño. Os parecéis mucho...
Pues yo que tengo un año más que tú he llegado a comprender que es mejor no esperar demasiado de la vida y así no te llevas chascos y si pasan cosas buenas pues te sorprenden.
Si es tu cumpleaños te deseo lo mejor. Te entiendo porque yo esperaba el día de mi primera comunión con muchísima ilusión y se estropeó por motivos familiares y siempre me ha quedado esa espinita clavada...

Besos

Chelo dijo...

10 años, son muchos, muchos.

Enhorabuena pues aun que de forma intermitente, te sigo y m egusta hacerlo. Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Diez años ya! Y tan niña.
Besos y sigue.

Edurne dijo...

BLANCA:
Pues no, no es mi cumpleaños, es el cumpleblog...
a la vida hay que dejarla que fluya, y si nos da bueno, recibirlo y agradecerlo.

Besos y gracias por tu chapoteo.
;)

CHELO:
Pues sí que son muchos, la verdad, pero espero poder cumplir unos cuantos más...
Gracias, siempre, por tus visitas.
Un abrazo grande.
:)

PEDRO:
¡Unos meses menos que usted, profe!
Pues espero seguir siendo niña toda la vida.
Besos y gracias.
;)