sábado, 4 de julio de 2009

CURRICULUM VITAE (I) "Panes et Circenses"



Pedro Ortiz.
45 años.
Casado. Dos hijos.
Parado.
Granollers. Barcelona



Si en mi familia todo el mundo es del Espanyol, ¡a santo de qué habré salido yo tan señorito y tan culé!

Ya son casi dos años de este aburrimiento que me congela por dentro, así, como si me mordieran las tripas. La Paqui dice que soy yo, que no me suelto, vamos, que no me muevo. Tal vez tenga razón, y es que encima he engordado como ocho o diez kilos desde que nos echaron a la calle por culpa de la maldita regulación.

Desde luego que este Messi es un crac, menos mal que El Mundo Deportivo y el Marca me ayudan a sobrellevar las mañanas, porque con la casa vacía… Los chicos en el instituto, la Paqui en sus casas, que gracias a ella que vamos tirando. Y yo aquí. Ahora toca ventana. Ya me lo sé todo: Manolo que abre el bar, su mujer que también va por las mañanas para ayudarle en lo de las banderillas. Mari Luz, la pescadera, que sale a echarse el cigarrito de las once y media, justo cuando las marujas suben y bajan por la cuesta de La Mercè, me solidarizo con ella y también me fumo uno, el de las doce menos veinticinco, aunque ya llevo unos cuantos y debería dejarlo…

Hoy está nublado, parece que va a llover; de todas formas creo que bajaré un poco a hacerle una visitita a Manolo, un par de chatos ya caerán hasta la hora de comer, y además, Manolo también es culé, así que tenemos tema de conversación.

Llega la Paqui, la veo bajar del autobús, salgo a su encuentro, que no se diga que no hago nada… Tiene cara de cansada, no me extraña, en esas casas de pijos a las que va a limpiar la explotan aprovechando la situación en la que nos encontramos. Le cojo las bolsas del Mercadona. Salchichas, hay unos cuantos paquetes de salchichas, sinceramente, las salchichas no me gustan, pero… pues eso, salchichas y latas de tomate Orlando.

Subimos a casa. Pongo la mesa mientras ella se afana con las ollas. Lentejas, las lentejas que sobraron de ayer, y los platos de Duralex de cuando nos casamos. Abro dos paquetes de salchichas.

Llegan los chicos. El Sergio con cara de dormido, este niño siempre parece estar en las nubes. Casi no hablamos. Terminamos de comer y en el telediario dan los deportes, es lo único que me interesa.

De pronto me paro a pensar: tengo 45 años, después de la siesta otra vez la ventana, el bar de Manolo, la partida, la cena, los chicos y sus peleas, la Paqui y su tristeza, su cansancio, mi vergüenza…
Mañana será otro día.

Foto: Antonio Texto: Edurne

12 comentarios:

Edurne dijo...

El texto tiene algo más de dos años, por aquel entonces no se vislumbraba la dichosa crisis en el horizonte de este presente que nos tiene un poco agobiados a todo el mundo.
Como actualización he sustituido el nombre de Ronaldhino que tenía en el original por el de Messi, lo demás... real como la vida misma. Lamentablemente.

maite dijo...

pero real como la vida misma, y la de Pedro Ortiz que hay por el mundo....

En crisis, pero los cigarros y el bar que no se los quite nadie, cansaita estoy de verlos :@

Cecy dijo...

Orillera, yo escucho acá en mi Pais hablar de crisis de que tengo uso de razón y la verdad todavía nunca he escuchado que es vivir sin ella.

Besos llenos de un dia frio pero precioso.
:)

Fermín Gámez dijo...

¡Y menos mal que existe el fútbol hecho por potentados directivos y adinerados futbolistas que no conocen el paro ni la crisis y que liberan del tedio del paro a los que les cuesta reunir unos cuantos euros para final de mes!

Landahlauts dijo...

Y tan real... dolorosamente real y cercano.

Lo malo es que ese Pedro Ortiz, si hubiera aguantado en las mismas condiciones los dos años que tiene tu texto, hoy en día estaría bastante menos tranquilo y los chatos los estaría empezando a dejar de controlar...

Muxus!

María (lady) dijo...

Pues ahora, después de dos años, no me lo quiero ni imaginar ....

Muxus guappa!

Edurne dijo...

MAITE:
En algunos casos es así, pero también hay otros que están revestidos de angustia, preocupación y ganas de salir de la situación...
Besitos!

CECY:
tal vez al ser así, como tú dices, una crisis contínua, el asunto no llegue a ser real y dolorosamente escandaloso... no sé, en cualquier caso, ya está bien, no? Tanta crisis y sí, quién paga la crisis? Pues los de siempre, los más desfavorecidos!
Besitos orilleros!

FERMÍN:
esto es un poco como lo dels romanos: "Panem et Circenses".
Sin "er fúrbo"... hay, qué harían algunos, y algunas sin el fútbol!
Un abrazo!

Edurne dijo...

LANDA:
Tienes toda la razón, no me lo quiero imaginar, con otros tantos kilos de más, arrugas y angustia a tutuplé, cahtos a granel, por lo de olvidar las penas... y ... ayyyys!

Muxus!

MARÍA:
A ver, a ver si esto no va para más allá de dos años también!
Muxutxuak!

Ferran dijo...

Me ha gustado el texto, Edurne. Dibuja perfectamente lo que deben sentir, con sus más y sus menos, tres millones larguísimos de personas en España, ni sé cuántos en todo el mundo.

Que el mundo no funciona es una obviedad: algunos con más de lo que necesitamos, otros con una ventana con vistas al bar de enfrente. Ojalá supiéramos cómo solucionarlo, verdad?

Edurne dijo...

FERRAN:
Y no debe de ser tan complicado, digo yo... pero pueden más los intereses de todo tipo de quienes gobioernan, y delos poderes ocultos, que haberlos, haílos, como las meigas!
En fin!
Que un petó per tu!

Luna Azul dijo...

Demasiados Pedro Ortiz en estos tiempos que corren.
Muxu bat

Edurne dijo...

LUNA AZUL:
Lamentablemente! Esperemos que dejen de existir tantos!
Muxutxuak!