miércoles, 14 de octubre de 2009

VIDAS PARALELAS (III)



Vamos a ver, esta mujer me ha descolocado totalmente con la preguntita de marras, ¿pues no me dice que a ver si la quiero?
Y ahora estoy aquí, como un pobre desgraciado, intentando entender a qué viene todo esto, qué es lo que he hecho mal, hoy, ayer, ¡o toda la vida! Que lo mismo llevo toda la vida siendo un desastre de marido y todavía no me he enterado.

Si ya te digo, se mata uno a trabajar, a echar horas extras como un loco, y todo ¿para qué, por quién? Pues por ellos, ¿por quién va a ser nada más que por ellos? Para que no les falte de nada.

Yo siempre había creído que Merche se casaba conmigo tan joven porque le hacía ilusión, porque quería ser una mujer casada, ser mi mujer. Y ahora resulta que todo era una fachada, que casi me ha reprochado el que se vio forzada de alguna manera a casarse porque en casa de mis padres como que no cabíamos de tantos que estábamos. ¡Lo que hay que oír!

Estoy hecho polvo, y lo malo es que no entiendo nada, que estoy hecho un lío y totalmente desconcertado, pero sin saber la razón por la que me ha echado este jarro de agua helada.
Me está castigando por algo que he hecho y que no tengo ni idea de qué es. Tiene que ser eso, no hay otra explicación.

Las mujeres son muy extrañas, de eso ya sabía, que siempre lo hablábamos Fede y yo. Mira, y él ha sido más listo, no se ha casado y se ha quedado en la casa de los padres a sus anchas. Hace lo que le da la gana, no tiene que oír monsergas de que si la ropa, que si quítate los zapatos, que lávate las manos; que no seas pesado, que no, que ahora no me apetece, que me duele la cabeza, que tal, que cual…

¡Peluquera, que quería haber sido peluquera! ¿Pero qué te parece? ¡Ay, Pepe, que se te está moviendo el suelo, ten mucho cuidadito, no vaya a ser que te caigas con todo el equipo y luego no sepas dónde colocarte!

La verdad que me ha dejado jodido, que no hago más que darle vueltas a la cabeza. Pues claro que la quiero, ¡si es mi mujer! Pero no, ¡a ella no le basta, necesita más, mucho más! ¿Pero qué es lo que necesita? Si no me lo dice…

Vaya, por ahí va el palizas de Manolo, pero ahora no tengo ganas de encontrarme con nadie. ¡Hostias, mira que hace frío! Es que encima he salido escopeteado de casa después del susto, claro, y no me he acordado ni de coger un jersey. Pues como me agarre un catarro… ¡la culpable va a ser ella!

Y mira que me gusta Merche, mi Merchitas, que nadie tiene esa piel tan blanquita, esos ojos tan transparentes y ese tacto… ese tacto que te hace temblar de la cabeza a los pies. Que sí, que ya sé que tiene cincuenta y que ha parido dos hijos, ¿y qué?… Pues que está para comérsela. Recuerdo cuando era una cría con trenzas, cómo me gustaba, ¡uf!, y eso que la vecina de mis abuelos, la creída de Araceli, andaba detrás de mí día y noche y encima era de mi edad, pero no, que a mí me gustaba Merche, que yo eso siempre lo he tenido muy claro. ¿Y cómo se le ocurre poner en duda mi cariño? Si es mi mujer, si me casé con ella por eso, porque la quería, porque no soportaba verla tan guapa, con ese salero y ese desparpajo que siempre se ha gastado y que a los demás se les cayera la baba cada vez que salía a la calle.

Nada, tenía que ser mía o… ¡O nada, mía y de nadie más!

Pues no sé si me están entrando ganas de hacerme el duro y ponerme interesante, que en la fábrica hay un par de niñatas que no están nada mal y que sé yo de muy buena tinta que hablan de mí, que preguntan, vamos. Así que si Merche se pone tontita… se va enterar de lo que vale un peine, ¡que me pongo a darle achares, vamos que sí!

Y el caso es que… mierda, mira que tengo un nudo aquí, en la boca del estómago, ¡que hasta tengo ganas de llorar! ¿Y adónde carajo voy? Si es que llevo casi una hora caminando como un tonto. Tengo aquí la película de mi vida, cada momento, cada… todo, y en cualquier sitio que mire, allí está Merche, ¡si siempre ha estado! ¿Y por qué quiere ponerlo todo patas arriba? No entiendo nada. Nada.

Boceto: Antonio Texto: Edurne

19 comentarios:

Cecy dijo...

El hombre le cambiaron la pregunta, y de pronto se encontro perdido, esta muy bien.
Es una buena manera de revisarse y no quedarse en la comoda.

Besos, Orillera linda!!!!

Edurne dijo...

PEPE, Pepito:

Que me da la sensación de que nadie te hace caso... que estas soltando tu cabreo y tu confusión para ti solito (claro, estás en un monólogo!) y tus dudas, tus miedos y tus quejas no te las oye nadie, bueno, alguien sí, nuestra amiga de allende los mares, la fiel CECY, a quien mandamos un cargamento de olitas refrescantes, más bien fresquitas y otoñales...

Pues eso, tú sigue reflexionando, aunque no encuentres quien te aconseje...
Y ánimo, muchacho, que siempre que llueve... escampa! O eso dicen!

Esperando que aceptes mis disculpas por el mal trago en el que te he puesto...
La culpable de tus desconciertos ("escrituralmente" hablando).

Una ET en Euskadi dijo...

MUCHÍSIMOS DÍAS SIN PASAR POR AQUI DEAQR EDURNE (estoy metida en un lío que no veas)así qeu empecé por el "vdas paralelas 1" para no liarme con esto también. Reflexiones inevitables de tantas mujeres que he conocido, que se casaron jóvenes porque estaban embarazadas, por salir de sus casad, porque no les quedaba otra...penoso

Edurne dijo...

BIBI:
En esto del matrimonio, hay de todo, como en botica, supongo!
Y la verdad es que cuando se empiezan a plantear dudas, preguntas... lo mejor es poner las cartas sobre la mesa y enfrentarlas.

Pues sí, se la echaba a usted en falta, espero que su "lío" se vaya desenredando...

Muxuak!

Shanty dijo...

Ya había leído la primera parte de vidas paralelas, pero ahora seguí con la segunda y la tercera y noto que eres muy buena escritora. Me ha gustado mucho el estilo tan sencillo, normal, como si pudiera escuchar en vivo la voz de Pepe, incluso la oía mientras leía, con su acento españo, cuestionándose tantas cosas. Y de verdad, has tocado un tema crucial en las vidas de matrimonios que llevan años juntos y nunca se cuestionan nada. Felicitaciones, bien hecho Edurne.

Muchos besos.

Edurne dijo...

SHANTY:
Querida amiga, tus palabras siempre están cargadas de cariño, muchas gracias por ellas!

Me alegra mucho que hayas podido leer, oyendo y escuchando a Merche y a Pepe hablar, con sus enfados, sus perplejidades y sus dudas... Eso es lo que pretendía.
Esperemos que puedan llegar a entenderse, veremos qué pasa... jejejeje!

Cariños para ti!

Fermín Gámez dijo...

Consejos, consejos... yo no sé qué aconsejaría a "Pepe". En estos casos de la vida marital conviene disfrutar de los silencios y de las miradas que lo dicen todo. Si nos ponemos a pensar o a indagar por qué dos personas acaban estando juntas... podemos estropearlo todo.

Me han gustado mucho los tres textos, Edurne.

Betty dijo...

que monólogo se nos ha echado este hombre no??? cuanto para reflexionar!!! que bien nos hace que de vez en cuando se nos mueva un poco el piso no???
brillante el texto querida Edurne, como siempre, brillante!!

RECOMENZAR dijo...

Muy interesante el texto hablado con palabras cotidianas de la verdad
volveré te dejo besos

Máximo Cano dijo...

Me ha gustado la forma de expresarte...todo muy clarito.

Cuando tiembla el piso, tiembla para todos.

Volveré a leerte. Saludos

Libertad dijo...

Apreciada EDurne, Mil gracias por tenerme presente. Sigo admirando este mar que compartimos. Sigo aqui! Y ahora de nuevo por internet. Aunque aún no he actualizado el blog no quiero dejar pasar un día más sin enviarte un cariñoso abrazo, a tí y a Pepe, que, como todos vive entre los sentimientos aferrados y las mil dudas, hablando consigo mismo sin encontrar respuestas.
Agradezco que existan personas como tú, que cuentan nuetras historias, las de tantos Pepes y...sobre todo, que sienten que, más allá de la pantalla, hay una amiga de carne y hueso y la recuerdas!
Feliz de venir y refrescarme en este agua Brava de nuestro Norte querido.

Landahlauts dijo...

No lo digo yo, lo dijo él: "Las mujeres son muy extrañas"...

Dovhdovh dijo...

Tenemos que ver la otra versión, claro. Sigo sin comprender el matrimonio.

¡Gracias Edurne!

Edurne dijo...

FERMÍN:
Tal vez tengas razón, y las cosas sean como deben ser, que si excarvamos...!

En todo caso, replantearse la vida es un acto de valentía, no crees? Aunque muchas veces no nos lleve más que de vuelta al punto de partida.

Un abrazote!

BETTY:
Si el piso no se nos moviera de vez en cuando... qué aburrimiento! Parecería que todo era perfecto pero no, siempre hay algo de temblor por ahí adentro!

Un besote enorme y gracias por tus amables palabras, amiga!

Edurne dijo...

MUCHA:
Gracias por tu visita!
La cotideaneidad es así, y con esas palabras es que la vivimos. Dudas, alegrías, rabias contenidas, disgustos, risas...

Un besote!

MAXIMO:
Gracias!

Y sí, cuando tiembla, tiembla para todos, aunque, como tú vas en coche... lo mismo te salvas de la quema! Jejejeje!

Un abrazo!

Edurne dijo...

LIBERTAD:
Me siento muy contenta de verte chapotear de nuevo por esta orilla que compartimos.
De verdad que me alegra saberte "activa" de nuevo.

La vida es un ir y un devenir, así vamos formando nuestra historia, con Pepes, Merches...

Un besote enorme, cargadito de espuma!

Y gracias por tus hermosas palabras!

LANDA:
Qué listo es usted, eh???
No lo dices tú, que "lo dijo él" (me suena a lo de "Me lo dijo Pérez, que estuvo en Mallorca..."! Jajajaja!)

Bueno, extrañas o no... qué me va usted a contar Don Landa, que seguro que no cambia a su Reina de las Nieves, a que no???
Ahhhh, pues eso!

Muxus y un feliz domingo!

DOVHDOVH:
Siempre, pero siempre siempre (esto también mem suena a canción, caramba que ando musical esta mañana!) hay que escuchar a la otra parte, hay que hacerse con las dos o las tres o las cuatro versiones del hecho en cuestión, y después... después ya se verá!

Nada, no te cuestiones nada, es mejor así! (De momento!)

Un beso orillero!

zel dijo...

Ostras, casi lloro yo también, un relato precioso del hombre sencillo y lleno de amor...a quién le complican la vida...Creo que los hombres, muchos, son así, y las mujeres, aunque sea generalizar, estamos en una dimensión algo lejana para ellos...

Besos cielo!

Atlantica dijo...

Muy bueno el post y muy cercano a la realidad, como la vida misma.

Un abrazo

Edurne dijo...

ZEL:
Ya ves cómo es la vida, somos Adán y Eva de contínuo...!

Vale, generalizar es daemasiado para definir a las mujeres, todas las mujeres, y a los hombres, todos los hombres, porque, como en botica, hay de todo; pero sí es cierto que a veces, la inmensa mayoría de las veces, estamos a años luz de ellos, o ellos de nosotras... jejejejej!

Y no me llore usted, caramba!

Petons!

ATlÁNTICA:
Qué casualidad, nos hemos cruzado, yo venía de tu blog y te he encontrado chapoteando en mi orilla!

La vida, la nuestra, la de tantos que nos rodean, es así!

Un abrazo enorme!