sábado, 23 de enero de 2010

RULETA



He pasado la noche en blanco, y claro, en semejantes circunstancias, la cabeza se vuelve loca, da vueltas y más vueltas, como en una noria, como si fuera una ruleta ávida por sacar el 7 rojo, por ejemplo…

Dos semanas bastante apretadas. Mucha vuelta. Al final, mi cuerpo ha dicho: “¡basta ya!”

No hice caso el lunes, ni el martes, pero el miércoles tuve que volverme a casa a las once y media, más muerta que viva. Un día y medio en casa con fiebre, hecha unos zorros, vamos. Y ayer, volví al tajo, no tenía que haber vuelto, lo sé… pero volví. A la tarde, al médico a por el justificante y algo más para mi “gripetrancazocatarromalestarquéséyo”. En mala hora lo de que me recetara otra botica, pues he pasado una noche entre “agitamientos” y escalofríos varios, insomnio angustioso, dolor de cabeza acompañado de tos convulsiva… Resultado: aquí me ando, de la cama al baño, a la cocina, de nuevo a la cama y ahora, porque no se me preocupen ustedes más que nada, visita a este ordenador que me permite mantener la orilla abierta.

Anoche, antes de acostarme, estuve viendo la tele porque me encontraba un poco mejor. Dieron “Los santos inocentes”, película basada en la obra de Miguel Delibes. Magníficas ambas, la novela y la película. Ya la había visto, ya sabía de qué iba, cómo terminaba, y ahí estuve, hasta el final, aún siendo consciente de que me iba a hacer daño. Y así fue.
He pasado gran parte de mi noche insomne repasando la vida de tantos y tantos en esta España de no hace demasiado tiempo. He revivido pasajes de mi propia historia familiar, y claro, siempre que lo hago, siempre que sucumbo a ello… reviento, sufro, ¡y me dan ganas de invadir Polonia como a Woody Allen al escuchar la música de Wagner!

Estoy sentada ante el teclado, mirando por la ventana, aprovechando que los días ya alargan, y veo mi monte, veo esas nubes que pasan y ahora, también son mías. Veo los pajaritos que van, que vuelan, todos juntos, con algún despistado que les sigue de cerca… ¿adónde irán? A veces, sólo a veces, me gustaría ser un pajarito como ellos y seguirles en sus viajes, pero seguro que terminaría agotada a la mínima de cambio, que me conozco, lo de batir alas, no se me da demasiado bien, creo…

El caso es que me siento rara. El cuerpo me pide reposo, que me quede en la cama, escuchando la radio, así, casi sin pensar en nada, solamente preocupada de que me baje la fiebre o el cuerpo no me duela tanto, o que no me den ataques de tos ni congestiones brutales me dejen inutilizada para casi todo. Ni yo misma me reconozco.
Estamos de fin de semana, y yo lo empleo en ponerme buena, ¿qué divertido, verdad? En fin, andaba yo contenta, de lo más ufana porque, con la que nos ha caído, en todos los sentidos, yo, como una jabata, oigan, más fuerte que ni sé, pero… ¡nunca hay que cantar victoria antes de tiempo! Queda demostrado.

Este miércoles pasado, no, el anterior, tuvimos tertulia literaria sobre “La suite francesa” de Irène Némirovsky. Me lo había aprendido todo muy bien pues la presentación corría a mi cargo. No voy a hablar aquí y ahora de la novela y de la autora, pero sí quiero hacer mención de un hecho más que elogiable, vamos, así es como debiera comportarse todo aquel que se llame escritor, el hecho de elaborar y corregir. Y una que es como es, que escribe así, como ahora, hala, ahí te va, tecla va y tecla viene… pues claro, admira el tesón de estas personas que elaboran sus personajes, sus circunstancias y situaciones con tanto empeño; que rectifican una y otra vez, que tardan siglos en escribir y dar por bueno algo…
¡Ay, no saben ustedes la envidia que me da, lo pretenciosa y presuntuosa que me siento cuando, inocentemente, junto unas palabras con otras, formo frases, con menor o mayor acierto, y toda contenta, voy y lo mando al espacio virtual para que me lean!
En cualquier caso, pienso seguir escribiendo. No se vayan ustedes a pensar que porque no me han visto la tecla en dos semanas ya me he volatilizado… nada de eso, simplemente que la mar vino gruesa, marejada y esas cosas, pero después de la tormenta, siempre llega la calma, así que… ¡Enseguida nos vemos, digo, nos leemos, nos escribimos!

Mandala: coloreado por Edurne madre y ligeramente manipulado por Edurne hija.

18 comentarios:

Emilio dijo...

Edurne, cuidate mucho y a mejorar.
Un fuerte abrazo.

Nerim dijo...

Querida Edurne, que te restablezcas pronto y bien. descansa, duerme y relájate, es la mejor medicina para el alma de la mujer y para el cuerpo, lo mejor es sopita de pollo bien calentita.

Un beso

zel dijo...

Tarde, muy tarde, confío que no demasiado, paso a felicitarte. Te deseo felicidad y lucha constante, que ya sabes com está la cosa. Por cierto, te gano! Cinco más, cumplí yo en octubre! Besos cielo!

Cecy dijo...

Cuídate Orillera de mi alma.
Nada de andar chapoteando por ahora.
Y sabes que?
No quiero librarme de vos.
:)

Besotes y abrazotes.

Miguel Baquero dijo...

Recuperate pronto de tu gripetcétera y por lo demás no te preocupes, que a veces la escritura espontánea, si no es desgalichada, puede ser maravillosa y lo que se trabaja demasiado demasiado acaba oliendo a arcón cerrado y naftalina

MiLaGroS dijo...

Edurne cuidate mucho y tu escríbenosque a mi me trasmites mucho optimismo , alegría, buen humor y genialidad. Lo de escribir mejor o pero es muy relativo y desde luego somos los peores criticos de nosotros mismos. Muchos besos

Máximo Cano dijo...

Ánimo Edurne:

Te veo algo flojilla y melancólica.

Quiero volver a leer tu próximo post lo antes posible.

Mil besos.

Edurne dijo...

EMILIO:
Gracias por tus buenos deseos. En ello estamos, en ello estamos...!
Un abrazo!

NERIM:
Eskerrik asko!
Hoy estoy algo mejor, así que mañana... a clase! Ayyyys!
;)
Muxutxuak!

ZEL:
Gràcies por las felicitaciones, nada, imposible, no te pillo, has corrido conco años más que yo! Jejejejeje! felicitats per tu també!

Y sí, habrá que coger fuerzas, que las cosas vienen un poco raras...

Petonets!

CECY:
Me acerco un poco para meter el dedito gordo del pie... a ver si el agua está templadilla! Jejejeje!

Por aquí andamos, guapa, tranquila que ya voy recuperándome poco a poco!

Besitos orilleros!

Edurne dijo...

MIGUEL:
Ya voy, ya voy... que no hay como ser obediente con una misma, o sea, quietita, calladita (qué difícil!), y formalita, muy formalita! Jejejeje!

Oiga, me ha encantado el adjetivo "desgalichada"!

Un abrazote!

MILAGROS:
Huyy, cuánto tiempo sin verte por aquí! Un placer y una alegría!

No te preocupes, que en eso de cuidarme ando... muy empeñada además, que una ni quiere, ni tiene ganas, ni puede ponerse malita!

Un besote enorme!

MÁXIMO:
Todo lo flojilla y melancólica que le puede poner a una estar varada en la orilla por causas ajenas a su propia voluntad... pero eso, eso lo soluciono yo en un pispás, vamos, faltaría plus!
;)

Gracias por tus buenos deseos!

Muxus!

miralunas dijo...

Edurne querida, cuidate! que la gripe es la peor de todas, que no hay cuerpo que pueda con ella, porque siempre le llega al alma, has visto?

y nos vemos, querida Edurne, nos vemos, que allé donde escribes, se queda tu mirada.

besos

Fernando dijo...

Bueno, te digo como todos, que te cuides y dejes la gripe a un lado. En cuanto a lo de Némirovsky, pienso lo mismo que tú, pero ,¡oye!, que pocos escriben como ella, ahí se ven los resultados.

Un abrazo...

Edurne dijo...

MIRALUNAS:
Nada, que ya estoy a pleno rendimiento. Son las 21:44 de la noche y yo he salido esta mañana a las 8:30, hace media hora justa que a cabo de llegar, así que el día... a tope!
Que no hay gripe que pueda conmigo! ;)

Gracias por tus buenos deseos, amiga!

Unos besitos de lo más repuestos, aunque llenos de frío invernal!

FERNANDO:
Presennnte!
Lista para el abordaje de la semana, el laboral, el literario, el del cuerpo y el del alma... jejejeje!

Nosotros a practicar como la Némirovsky, a ver si un año de estos nos dan el Nobel... jejejejeje!

Muxutxuak!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Ay mi querida, ay, cuidate mucho, y pensar que estás tan lejos, un poquito, solo un poquito mas cerca y seríamos dos contra ella. Un beso grande mi querida, ponete bien, te aviso que, no pasaré por esta vida sin darte un abrazo. Otro beso y cuidate.

Edurne dijo...

JUAN:
Bueno, pues esta Orillera ya está en marcha de nuevo, como si nada hubiera pasado.
Muchas gracias por esos buenos deseos.
La vida nos da muchas sorpresas y quién sabe... eso de abrazar a los amigos en la distancia, hasta puede hacerse realidad!

Un besote enorme!

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Hace mucho que no cruzaba esta orilla, y aquí en medio de FB, Twitter y respondiendo emails, te cuento que anduve en mis tierras, que fueron 6 semans hermosas, que me dio una gripe como la tuya que no te explico, que goce con los cariños de la familia y los amigos y amigas, y final mente que espero retomar mi Blog. Un abrazo

Edurne dijo...

SERGIO:
No veas cómo me alegra tener noticias tuyas, saber de tu ida y de tu vuelta!

Espero que retomes la sana costumbre de escribir y deleitarnos con tus reflexiones, tu vida en Australia...

Un abrazote enorme!

Ferran dijo...

¡Vaya! En fin, lo bueno que tiene en este caso no haber podido pasar antes por tu casa, es que ahora, cuando lo hago, debes haber dejado muy atrás este "gripetrancazocatarromalestarquéséyo”que te medio ató a la cama en los últimos días.

¡Salud!

Edurne dijo...

FERRAN:
Salut, amic!

Sí, pero ma gorge todavía está en plan de prueba, y eso me pasa siempre que salgo d eun proceso parecido, como es mi instrumento de trabajo, y como una ya tiene malas experiencias con ella (laringitis, mudeces, reeducaciones etc...), pues lo acusa a la primera de cambio!
Hay días que me los paso con una voz de cazallera que ya ya...! Jejeje!

En fin, en cualquer caso, yo, con las pilas puestas!
Gracias por tu visita!
Muxutxuak!