domingo, 17 de octubre de 2010

DESDE MADRID CON AMOR (Crónicas del Foro XXXIV)































Puente del Pilar. Viernes 8, seis de la tarde, estación de Termibús Bilbao. Doce y cuarto de la noche, Intercambiador de Avenida América, Madrid. Obras en la zona de Lerma (llevan así desde el verano), y por eso la demora. La vuelta del día 12 resultó normal.

El sábado cayó el diluvio universal sobre Madrid, y mientras, en Bilbao, lucía el sol (nunca nos ponemos de acuerdo). ¿Qué hacer, por dónde empezar esos cuatro días de asueto? De lo previsto, nos “liquidamos” dos de esas actividades, además, para el tiempo que teníamos, lo más apropiado: Exposiciones.

La primera parada tuvo lugar en la Fundación Mapfre, sita en el Paseo de Recoletos. Una sugerente exposición que reunía una buena muestra de la Pintura americana del siglo XX. De los artistas allí representados, para mí, el más conocido era, sin duda, Edward Hopper, bueno, y también Mark Rothko. Merece la pena acercarse hasta el edificio de la Fundación Mapfre y disfrutar con esta selección.
Y en el sótano, una exposición de fotografías en blanco y negro de John Gutmann, un fotógrafo alemán que desarrolló la mayor parte de su carrera en EE.UU desde el año 1.934, en que llegó a San Francisco como corresponsal de prensa. Si son ustedes amantes de la fotografía, y más de la fotografía en blanco y negro… ésta, es su exposición, se lo aseguro.

Al salir de la Mapfre, seguían cayendo chuzos de punta. Una carrerita, cruzar el paseo de Recoletos, y justo, enfrente, se levanta imponente el edificio de la Biblioteca Nacional. Se le ponen a una los pelos de punta sólo de pensar la cantidad de libros, de incunables, de… saber en definitiva, encerrados entre sus muros.

Hace cien años que nació en un pueblo de Alicante, Orihuela, un niño llamado Miguel Hernández, que más adelante se convirtió en un joven que cuidaba cabras y que escribía poemas, y más adelante todavía, fue el hombre comprometido que fue.
La exposición está llena de recuerdos, de manuscritos, de testimonios de familiares y amigos, de dibujos, certificados de su paso por las cárceles españolas…

CANCIÓN ÚLTIMA

Pintada, no vacía;
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa
con su ruidosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

Y salí con un libro de la Biblioteca, comprado en la tienda-librería, claro.

Dejó de llover al día siguiente y los paseos madrileños nos llevaron por la calle Segovia, subida hacia Las Vistillas por la Cuesta de los Ciegos. Encuentro con la Violetera, saludos de rigor y foto, ¡cómo no!
Y al adentrarnos en el Madrid de los Austrias, el que a mí más me gusta, nos mezclamos con la infinidad de turistas que admiraban lugares, rincones, estatuas… La Plaza Mayor y aledaños, La Plaza de la Villa, el Mercado de San Miguel. Más allá, el Palacio Real o de Oriente, el Teatro Real, los Jardines de Sabatini, los restos de la antigua muralla islámica de Madrid, rodeando la zona donde hoy se ubica la catedral de La Almudena…
Por esta zona pueden verse artistas y buscavidas de todo tipo: fotógrafos-minuteros, los de la antigua usanza, barquilleros ataviados con el traje típico de chulapo, actores “descabezados” intentando llamar la atención de los transeúntes, músicos callejeros pero de una factura y formación clásica que ya ya…
Hay un pequeño café al llegar a la parte delantera del Teatro Real, justo donde acaba la calle Arenal que empieza en Sol. Pues ahí se encuentra, como decía, un pequeño café, el Café del Real, porque está en la plaza de la Ópera (ahora patas arriba) y frente al Teatro real, de lo más recoleto y curioso.
También hay otro paseo por la zona de Sol, subiendo por Carretas o Montera, que ahora ya no sé si estoy a la izquierda o a la derecha… ¡jajajaja! Bueno, ¡yo siempre a la izquierda!
A lo que iba, entrando por la calle Cádiz, hay un remolino de locales, donde se está la mar de bien, a nosotros nos gusta mucho uno en especial que se llama “Malaspina”, por el navegante y descubridor Malaspina, tiene un encanto especial, no sé… y por eso lo comento; pero de ahí se arranca a otros muchos en ese radio de acción, a cual más acogedor.
Y otro día paseando por los rascacielos de la Plaza de España, y visitando el monumento a Don Miguel de Cervantes y sus Don Quijote y Sancho Panza. Y en una de éstas, nos encontramos sin pensarlo en el rodaje de una peli, en plena zona de Callao. Y también el comboy de los Borbones y demás personalidades que pasaba por allí, por la Gran Vía… así, sin comerlo ni beberlo, ya les digo.

El sol lució tímido en ocasiones y un poco más descarado en otras, pero siempre con pañuelito al cuello, que se le veía al hombre cara de resfriado…

Los viajes, ya saben ustedes, me cunden mucho a mí para los asuntos lectores. En esta ocasión han sido dos los libros traídos, leídos y llevados. A saber:
Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza” de Margarita García Robayo, joven autora colombiana residente en Argentina a la que yo no conocía ni de pasada. Relatos cortos, en este libro, nueve, nueve nombres de mujer, nueve historias, que, en algún momento, tienen un nexo en común. Muy agradable de leer. Narra las realidades, las situaciones más cotidianas de mujeres de distinto estatus social y cultural.
Y de nuevo el maestro Delibes. “El camino”, un clásico de la pluma del vallisoletano. Me encanta Delibes, no puedo negarlo, ustedes ya lo saben. Me gusta la forma que tiene de trazar los personajes y las situaciones. Recomendables ambos dos.

Mientras escribo, escucho a Vivaldi, otro de mis favoritos. “Las cuatro estaciones”. No sé la de discos cedés y cintas cassettes de esta obra que habrán pasado por mis manos. Las machaco, literalmente.
La música de Vivaldi va unida en mi experiencia vital a mis años de Magisterio. Estudiaba con sus Cuatro Estaciones a todo volumen, los Allegro y demás movimientos me lanzaban los conceptos sin que me diera tiempo a pensarlo, ¡jajaja! Toma, uno, otro...
Y otro recuerdo musical relacionado con los estudios, es el de Ray Charles. Con él estudiaba cuando hice Historia, sobre todo la asignatura Historia Medieval, de maravilla. Y ya ven ustedes la relación que puede tener el amigo Ray con la Alta y la Baja Edad media… ¡nada! Pero a mí, me solucionó el problema.

Y bueno, estas Crónicas iban a ser breves, pero parece ser que la “diarrea” tecleadora me ha invadido y aquí me tienen, en esta tarde dominical un tanto extraña, que si se nubla, que si llueve, que si sale el sol, que si sí, que si no… que caiga un chaparrón, con azúcar y turrón…

Hasta aquí han llegado mis Crónicas del Foro de este mes. Ahora, mucho me temo que habrá un parón, espero que corto, pero las circunstancias familiares me van a retener en Bilbao durante un tiempo. Ojalá que todo transcurra bien y la vida pueda ser retomada lo más normal que la dejamos, ¡claro que de eso hace casi un año ya!

Que disfruten de las fotos y de las recomendaciones, todas hechas con mucho cariño y desde mi punto de vista siempre, que no tiene por qué ser el de los demás.
¡Que ustedes disfruten del otoño, o de la primavera, pero en definitiva, de la vida!


Pd: Alguna foto se me ha "escapado" y no aparece en el orden que debiera... ustedes disculpen.
Fotos: Antonio y Edurne. Folletos: de las Exposiciones. Poema: Miguel Hernández. Recorte prensa: El País cultural. Escaneados de libros y música de Vivaldi, más tarjeta del “Malaspina": Edurne

26 comentarios:

artadi dijo...

buena manera de pasar un puente.

saludos.

Mar dijo...

Pues parece que he pasado el puente contigo. ¡Qué bien descrito el paseo, Edurne!.

Me encanta el poema de Hernández que has elegido.

Un abrazo.

Belén Manrique Castaño dijo...

Buenisimo tu blog me diverti al pasar por acá.felicitaciones

Steki dijo...

Qué paseandera, amiga! Una maravilla tu post. Gracias por llevarme a Madrid! Jaja. Besines y feliz semana.

TORO SALVAJE dijo...

Me encantan tus crónicas.
Es una delicia leerlas.

Besos.

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

Que lindo cada vez que te leo siento que viajo a tu lado...
Cariños.

El Ser Bohemio dijo...

La verdad hermoso. Las fotos y como escribes por momentos siento que doy el paseo. Gracias por regalarnos estas postales. besos

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

Francisco Espada dijo...

He vivido 23 años en Madrid y tu crónica me ha ayudado a revivir los dulces momentos vividos en el Foro. Comparto contigo la debilidad por Vivaldi y Delibes; no he leido nada de Margarita García, pero "tomo nota", que diría el taurino personaje "Juncal", y la haré mía.

Javier dijo...

Hermosa crónica de tu estancia en Madrid.
Quién no lo conozca, leyéndote, aprovechará unos días libres para ir y hacer tu mismo recorrido.
Leí El camino varias veces, incluso hace algunos años, se lo leía a una vieja amiga, pero eso Edurne, es otra historia.

Saludos.

Gala dijo...

Me encanta como nos has relatado tu viaje.

Un gran paseo por tus letras.

Un beso y gracias.

Edurne dijo...

ARTADI:
Eskerrik asko por chapotear un ratito en la Orilla.

Y me alegra que te haya gustado esta última Crónica del Foro!

Saludos!

MAR:
De Miguel Hernández, quería poner un poema no demasiado conocido, y éste, me gustaba especialmente. Me alegra que también haya sido de tu agrado.

Llevo mucho tiempo haciendo estas Crónicas del Foro, claro que para cuando se me ocurrió la idea de darles forma así... ya llevaba muchísimas más encima!
;)
Encantada de que te haya gustado el paseo!

Un abrazo!

BELÉN:
Agradecida de tu paso por la Orilla, y de que te haya gustado y divertido!

Un abrazo!

Edurne dijo...

STEKI:
Con tu permiso, querida, te robo la palabra: "paseandera"! Jajajaja, qué gracia me hicíste!
Pues sí, un poco paseandera ya soy!

Contenta de que te haya gustado el paseíto madrileño!

Besitos para vos también!

TORO:
Ay, don Toro, una delicia leerlas, me dice! Buenoooo, me ruboriza, usted... ;)

Enchantée de su encantamiento!

Besos!

MARY:
Y yo tan contenta de llevar tantos amigos a mi lado, así, paseando...!

Besitos y feliz semana!

Edurne dijo...

EL SER BOHEMIO:
Siempre un placer el que os guste lo que comparto a través de esta orilla!

Un abrazo!

FRANCISCO:
Óle! Así que has vivido 23 años 23 en el Foro, eh??? Me ganas en conocimientos madrileños, seguro!
Si te han venido al recuerdo momentos agradables, me alegro mucho por ello!

Juncal... sabes, lo identifico directamente con Paco Rabal!

Un abrazo!

JAVIER:
Leí el camino hace muchos años, por la época del insti o en Magisterio... no sé, pero ahora ha sido un gran placer volver a encontrarme con el Mochuelo y sus andanzas!
Delibes, un gran y entrañable maestro, sin duda.
Y mira, para ti, tiene historia... aunque sea otra historia!

Gracias por pasear conmigo también!

Un abrazo!

GALA:
Bienvenida de nuevo a la Orilla, y gracias por tus palabras.

Un abrazo grande!

Tomás Mielke dijo...

siempree bienvenido tus recomendaciones y paseos, y por supuesto, bien acompañados las fotos

gracias

Cecy dijo...

Ya sabes que paseo contigo.
Me vuelvo a las fotos, me han encantado y claro siempre lo que cuentas.

Abrazo enorme Orillera de mi corazón!

Barbara Himmel dijo...

Siempre lindo leerte,es como viajar contigo..o ser parte de tus ojos..uno siente que está ahí!!
besos Edurne y muy feliz dia!! para ti!

Edurne dijo...

TOMÁS:
Pues bien hallados los paseos y las recomendaciones!

Besos!

CECY:
Muy bien amiga, sigamos caminando juntas!

Besitos, linda!
;)

BÁRBARA:
Mis ojos seguirán mirando y escudriñando...
Y luego lo compartiré con todos vosotros.

Gracias por acompañarme!
Besitos, y feliz día también para ti!

Mannelig dijo...

Pensar que ese fin de semana lo pasé en el mismo lugar y no hice absolutamente nada... No hay nada como vivir en una ciudad para luego no disfrutarla.

Una ET en Euskadi dijo...

Que penita lo de tu padre otra vez! Después de deleitarme con tus crónicas, me encuentro con este parón por algo impensable: lo que le pasó a tu padre ¿¿¡¡el año pasado ya!!??
Pensaba, mientras leía, que estabas contando y haciendome visitar lugares y situaciones que yo, ya viviendo aquí, no conozco, no tengo la moral de visitar y menos, sola. Igual cuando vinieras, esperaremos..

PD1: Con Delibes me pasa lo mismo que a vos
PD2: ¿Me explicarías la primer foto? ¿Me parece que a un par de los que están allí los conoco ¿Y vos?

Edurne dijo...

MANNELING:
Pues nada, oiga.. a espabilarse y darse esos garbeos foreros, que ya está bien!
;)

Abrazos.

BIBI:
Pues sí, guapa, el jueves, pasado mañana ingresamos otra vez, la tercera operación en siete meses! Nada, todo ocurrió a finales de marzo y desde entonces estamos pasando un calvario. Ahora, a ver si ya le restituyen el tránsito intestinal normal, y le solucionan la superhernia ventral que le ha salido, una pasada, está el pobrecito...
Esperemos que sea corta la estancia, aunque 10 días, yendo todo bien, no nos los quita nadie, seguro!
Y lo más importante, que se lo hagan bien, que ya vale!

Y respecto a los de la primera foto... ni idea! La foto la sacó Antonio, era gracioso ver al fotógrafo-minutero, así, como los de antes; y los que están ahí, esperando ser retratados, pues una pareja que se animó, se ve!

Ya he leído tus aventuras con los kiwis, con las huellas dactilares, los gimnasios y las cintas corredoras... y con los madrileños, que haberlos, no los hay! jajajaja!

Un besote, guapa y gracias por "estar al loro"!

Muxus y suerte, sigue indagando, que algún madrileño, seguro que encontrarás!
;)

Landahlauts dijo...

Qué buen puente!

Espero que todo vaya bien.
Muxus!

Edurne dijo...

LANDA:
Eskerrik asko!

Muxus!

Betty dijo...

entre las fotos y tu relato, se pone bueno este paseo
gracias por compartir estas cosas tan lindas

Edurne dijo...

BETTY:
Gracias a ti por acompañarme!
Besitos!

Acabo de descubrirte entre la espuma...
;)

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el post, muchos saludos desde Colombia!

Edurne dijo...

ANÓNIMO:
Gracias!
Y te mando también saludos!
;)