domingo, 12 de diciembre de 2010

HISTORIAS DE LA RÍA (VIII)















No soy ingeniero, o debiera decir ingeniera (?), como los romanos, que construyeron aquellos magníficos acueductos… No, no lo soy, pero sí que he disfrutado de un puente-acueducto de cinco días de lo más necesarios a estas alturas. Entre otras actividades, que ahora pasaré a relatar, practiqué una que suelo llevar a cabo siempre en esas fechas, la de “nacer” o “renacer” cada 7 de diciembre, hecho del que ya di debida cuenta y del que recogí mis frutos. Muchas gracias de nuevo.

Estamos en la recta final del año, año que también saben ustedes que ha sido tanto para mí como para mi familia, horrible. Así que yo me esmero en soplar fuerte para que se largue de nuestras vidas cuanto antes. Pero, claro, mis deseos no corren parejos al Cronos, ¿quedan tantos días?, pues tantos días que hay que esperar, diecinueve para ser más exactos.

Todavía no me muevo de Bilbao, ya saben, hay que estar un poco vigilante con los padres, así que el puente lo pasé en el Botxo. Para primeros de año me pasaré unos días por el Foro. Por eso hoy, tocan las Historias de la Ría.

Ya comenté en la anterior entrega que la ciudad andaba medio engalanada de navidad, ahora no hay duda alguna, está total e irremediablemente disfrazada de arbolito de navidad. Me agobia un poco tanto derroche. Sí que anima, pero no en demasía, y si encima las luces son tan chillonas, pues… en fin, sin comentarios, ahí cada cual que haga su interpretación del hecho navideño en sí, del comercial y profano, y del religioso. Yo me abstengo.

El tiempo. Suelen decir que los del Norte nos pasamos la vida mirando al cielo, hablando del tiempo… ¡jajajaja! Es algo natural en nosotros, tal vez venga en los genes, no lo sé, pero nunca antes me había parado a pensarlo hasta que decidí examinar mi conducta respecto al fenómeno climatológico. Y he de confesar que sí, que tienen razón quienes dicen que preguntamos mucho por el sol, las nubes, la lluvia, el frío…
Pues bien, el sábado pasado hizo un día espléndido, un cielo azul raso, un sol maravilloso… El domingo, se chafó el invento y se nos aparecieron las nubes gruñonas, la niebla, la humedad que se te mete hasta los huesos, y la lluvia, nuestro querido “sirimiri”. Pero el lunes, que no fue un día para tirar cohetes, al menos sí nos dio una medio tregua el que maneja los mandos allá arriba. Ya el martes, y vaya usted a saber si fue por eso de homenajear a la santa, el día salió bonito, así se pudo aprovechar de otra forma. Y llegando al final del periplo festivo, el miércoles hizo tanto sol que había que quitarse hasta los abrigos.

Hoy, que es domingo, también luce el sol, pero hace un frío que corta el cutis. ¿Lo ven, me he pasado la mitad del tiempo hablando del otro tiempo? Sé que me lo perdonan.

En estos días se ha podido hacer un poco de todo, como ya digo: pasear cuando el día invitaba a ello y poder acercarnos hasta oír el ronroneo del mar, relajar la vista mirando más allá del horizonte, respirar aire salitroso, recargarse por dentro y por fuera…
Y si el tiempo era más inclemente, pues exposiciones, como la del Bellas Artes. Dos por una, la del pintor vasco Lazkano, muy interesante y alucinante su forma de pintar, tal parece que estás tocando lo que ves en sus cuadros, tremendos por otro lado, hiperrealista, y también surrealista, no crean… Casi parecen fotografías salidas de su imaginación pero con un fuerte anclaje en la realidad.
Y por otro lado la magnífica exposición de Georges Rouault, un expresionista, fauvista… pero muy personal. Este hombre inició su aprendizaje artístico con un maestro vidriero, y de ahí ese remate final en todos sus cuadros. Hay una evolución claramente apreciable en sus obras, y uno se deleita desentrañando esos pasos. Su temática casi es la misma, pero cada vez parece renacer, reinventarse a pesar de que trabajara en serie… Es una exposición digna de ver.
Todo esto nos vino muy bien para el domingo, día lluvioso. Y por la noche un cine. Escogimos una peli muy a tono con el día: “Biutiful” con Bardem como protagonista indiscutible, y del director mexicano González Iñarritu. ¡Ay, qué congoja, Dios mío! Yo salí completamente “tocada” del cine. Una película muy dura, Javier Bardem borda su papel. Algo más de dos horas de vidas al límite. No puedo decir más, les recomiendo la cinta sí, pero les aviso, toca la fibra y se escapan algunas lagrimillas.

El lunes, ese día de ni fú ni fá, nos fuimos a un SPA, más que nada por gastar el regalo de Joseba y Marga del año pasado y que estaba a punto de caducar. La verdad que es divertido el asunto del SPA. Ahora sí, hay un momento, en las saunas, que parece que te va a dar algo, yo tuve que salirme una vez y tomarme una infusión con doble carga de azúcar pues estaba a punto de que me diera un mareo. Pero hicimos muchas risas, muchas, muchas, y al salir me buscaba las escamas, tal era mi impresión después de hora y media a remojo.

Estar en casa tranquilamente, viendo la tele, o sin hacer nada en concreto, charlar, tomarse algo, taparse con la mantita en el sofá, dejar pasar el tiempo sin prisa… está bien y es necesario. Y darse paseos, callejear, perderse entre la marabunta de gente, dejarse apabullar por los escaparates, las músicas y los olores propios de la época… también.

El martes, amaneció bonito y yo desperté con un año más a mis espaldas. El mar, había que ir al mar para hacer más liviano el peso. Y el viento ayudó, porque parecía que nos quería hacer volar. También me pasé el día colgada del teléfono: mensajes, llamadas… Y dejarse achuchar, besar, querer… y algún que otro regalito también cayó. Eso también está bien, ¡muy bien!

Estos días se ha celebrado, como viene siendo costumbre desde hace 45 años la Feria del Libro y Disco de Durango “Durangoko Euskal liburu eta Disko Azoka”, cita ineludible con la cultura vasca, donde se presentan las novedades literarias y discográficas en Euskera, o en otras lenguas, pero con temática euskaldun. Soy visitante y compradora habitual, pero este año, la he perdonado, no crean, con un poquito de tristura en mi interior pero… al año que viene será, hay más años que longanizas, ¿o no?

Y el miércoles, día magnífico, tomando el aperitivo sentados en las terrazas, aperitivo y sol, hasta calor, ¡ya digo! Aunque, claro, como ahora anochece antes de las seis de la tarde… ¡el frío vuelve a hacer de las suyas, y entonces apetece calarse el gorrito, apretarse el nudo de la bufanda, enfundarse los guantes y cerrarse bien la cremallera de la chamarra!

Y en uno de estos paseos, nos percatamos de que el Mercado de la Ribera, el que les mostré en alguna otra ocasión, y que estaba de reforma integral… bueno, pues ése, que estaba a punto de abrir sus puertas de nuevo (una parte porque la otra está ahora con los engorrosos arreglos, y así no ha dejado de funcionar en ningún momento). Lo re-inauguraron el jueves. Se puede leer la historia de este Mercado aquí.

Y nada, que la semana laboral ha sido de dos días, pero, oigan, intensísima, y lo que me espera hasta el día 23. ¡Huy, mejor ni lo pienso!


Fotos: Antonio y Edurne Folletos: De las exposiciones Cartel y foto Azoka: Internet

19 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Te sienta bien el viento.
Pareces el anuncio de un perfume navideño.

Me gustan tus crónicas. Soy muy hogareñas.

Besos.

Ojosnegros dijo...

Me gusta la gente del norte, siempre me gustó y su tiempo también.
Gracias por compartir.
Besos.

Nocheydía dijo...

Tus relatos son tan cercanos que parecen una carta de una amiga. Una amiga sincera y entrañable.
Yo tampoco salí de Ourense, pero disfruté lo que pude.
Besos.

Mannelig dijo...

Pues feliz spa... quiero decir, cumpleaños. Completito, completito.

Ah, y en el foro está la cosa que si llueve, que si hiela, que si hay que quitarse la bufanda, a elegir según el día.

Francisco Espada dijo...

¡Menudo atracón! Me alegro mucho de la intensidad y diversidad con la que has vivido esos días de puente y que con tanta generosidad compartes con tus virtuales.

Javier dijo...

Sabes contar, tus libros de viajes son hermosos.
Sabes hacer que te acompañemos en tus visitas, en tus paseos, en tus emociones.
Sabes conseguir una atmósfera compartida, de una manera elegante, con poso.
Leerte es como saborear un buen café con un amigo de la niñez.

Saludos.

Pepe dijo...

Buenas fotografías, Edurne,buena cróniac y buen puente que te has "tirado". Me alegro de que lo hayas pasado bien, te envidio por esas exposiciones que has visto.

Un abrazo

A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia dijo...

Eso del frío del norte..qué razón tienes. Diez veranos me cotsó a mí, quitarme el jersey atado a la cintura desde la primavera al otoño...es por si refresca!! les decía yo en Barcelona. No nena que aquí no fa fred!!...y nada, ellos se pensaban que el jersey al culo era una insignia vasca, jeje
Me ha encantado tu paseo por el lindo Bilbo.
Besos

A.K.E. dijo...

Me gustan mucho las crónicas de tus viajes porque por tus fotos y relatos conocemos otros lugares.
Un beso y espera al año próximo con optimismo.
Un beso

Una ET en Euskadi dijo...

PRIMERO: preciosas y húmedas fotos del Botxo, saliste super guapa
SEGUNDO: Super feliz cumpleaños, lo debe haber sido si estás tan guapa y joven
TERCERO: Eso supone que tu aita, entonces, va mejorando, me alegro
CUARTO: No me extraña tu ansiedad porque termine el año, miremos el vaso medio lleno: no te tocó la huelga de controladores.
A principio de año recordá que yo también ando por el foro EH?
Ya ves, sigo siendo un poco del norte, porque sigo mirando todo el tiempo el cielo.
Profe al fin, ¡flor de lección de arte nos has dado, muchas gracias!
Seguí recorriendo ferias de discos y libros y lo que vengo, pero no gastes demasiado, no son tiempos
Muxus

Laura Caro dijo...

Me gusta tu forma de contar las cosas tan entrañable y familiar.
Que se vaya el 2010, sí. Y pronto.
Un abrazo, Edurne.

Miguel Baquero dijo...

Bien guapísima que estás en esa foto con la ría al fondo y el pelo al viento. Si yo fuera el lehendakari la usaría para promocionar el turismo en el País Vasco ;-D

Edurne dijo...

Acabo de terminar de corregir y corregir, y de ponerme de mala leche y de agobiarme y...
Ahora sólo me queda terminar de repasar las últimas notas y los informes, pero eso, lo dejo para mañana.
Auuuuuuu!

TORO:
Lo del anuncio de un perfume navideño, me ha llegado al cuore, maco!
Jajajaja!

Es que yo soy muy hogareña, vamos, muy de andar por casa...!

Petons per tu!
;)

OJOSNEGROS:
Y amí me gusta todo el mundo, esa es la verdad!

Me alegra que mis "crónicas" te resulten agradables.

Besos!
;)

NOCHEYDÍA:
Bueno, pues eso soy yo: amiga, sincera, y espero que entrañable también!
Gracias!
Biquiños!
;)

Luna Azul dijo...

Qué razón tienes con lo del tiempo y es que hay gente que no entiende nuestra obsesión con mirar al cielo y preguntar: ¿qué hará mañana?
Buen acueducto y aprovechadito que te ha salido.
A mi tambíén me ha tocado quedarme aquí y eso que de nuevo París había llamado a mi puerta Ohhh otra vez será.
Lo mío ha sido vaguear un poquillo de paseo, otro rato de lectura y sofá y paseo y poco más. Lo necesitaba la verdad y ahora a por la recta final hasta las vacaciones de Navidad.
Muxus

Edurne dijo...

MANNELIG:
Ya sé que la bufanda la tenéis que llevar casi soldada a la gorge, como aquí!
En fin, es lo que hay!
Y seguiremos intentando aprovechar el tiempo al máximo!

Un saludito!
;)

FRANCISCO:
Pues no te creas que estoy empachada! Mi empacho más bien me viene de otras cosas, que por cierto, me esperan todavía encima de la mesa, para que les dé otro repasito!

Un saludo!
;)

JAVIER:
Bueno,mientras tú saboreas un buen café, yo un chocolatito caliente...
Y seguiré contando mis batallitas como el abuelo Cebolleta!

Muchas gracias por tus palabras!

Un abrazo!
;)

Edurne dijo...

PEPE:
Ahora espero las vacances de navidad, que me parece que no llegan! Jejejeje! Es que hay épocas que son de lo más intensas!
Llevo días comiendo un bocata en clase, entre papeles...

Las exposiciones no pueden faltar en mi vida! Jejejeje! Si no existieran, me las inventaría! ;)

Un saludo!

IDOIA:
Jajajaja! Me he reído con lo del jersey a la cintura. Yo no he podido quitar esa costumbre, sigo llevando uno por si las moscas hasta en verano!

Muxutxuak!

A.K.E:
Sí, esperemos que llegue el 2011 cargado de más tranquilidad!

Un besito!
;)

Josu dijo...

Aupa, Edurne! Ederra, egin duzun kronika. Portu Zarra -han urrutian Serantes mendia-, Arte Eder Museoa...eta hainbat gauza. Lazkanorena niri be asko gustau xatan.
Gero arte eta zorionak blogagaitik.

Edurne dijo...

BIBI:
Oiga usted, que el otro día me volví a quedar "colgada" en tu blog y no pude comentarte... lo volveré a intentar!

Grazzie por tanta "flor", colega!

Sí, espero ir para primeros,a ver cómo andamos...

Y que se acabe el 2010 de una vez!

Y, esteee, cómo le va a usted por los madriles?

Besines, muxutxuak!
;)

LAURA:
Me alegra que te guste mi forma de contar...
Sí, familiar, totalmente familiar, si es que ya soís como mi familia virtual!

Besitos!
;)

MIGUEL:
Qué chistoso! Para promocionar el turismo en el País Vasco, dice...!
No sé yo si el sr. López estaría por la llabor!
Jejejeje!

Grazzie tante siñore por las "flores"!
;)

LUNA AZUL:
Y fíjate qué frío tan horroroso el de hoy!
y dicen que para mañana más! Y que hasta el domingo no va a mejorar un poco el tiempo... y qu epuede nevar incluso a nivel del mar!
AYYYY!
Jejejeje! Víste? Conversación climatológica, no es tan difícil!
Aunque comprendo que haya quien no entienda nuestra preocupación por el tiempo!

Muxutxuak!
;)

Edurne dijo...

JOSU:
Gabon!
Bai, toki ederra da! Neri asko gustazen zait alde hori, eta sarri askotan horra juten naz, paseo bat, itxasoa begira, zeozer hartu... eta kontrasteak, paisaiarenak, batezbe...

Mila esker hemendik pasatzeagaitik!

Mosu bat!
;)