viernes, 25 de abril de 2008

PERSONAS / VIDAS


Esta mañana caminaba yo por la calle, pasando calor, preocupada por mi pequeño retroceso en mi proceso vertiginoso.
Venía de solucionar unos asuntos referentes a mi baja, y trataba de calmar esa angustia que llevaba en la boca del estómago, ésa que se te instaura cuando una ve que va mejorando aunque sea de a poquitos y una noche vuelven las cosas atrás...
Semáforos.
Y en uno de estos semáforos de nuestras ciudades, todos iguales, a veces, se dan situaciones como la que me ha acontecido esta mañana.
Una se para, muy prudente, mirando al hombrecito rojo por ver cuándo se pone verde... y como tarda y tarda, pues una se entretiene en mirar a ese ejército de desconocidos que están frente a ti.
Personas.
Personas como tú, como ustedes, con las mismas características: altos, bajos, flaquitos, rellenitos, rubios, morenos, con cara de malas pulgas, con gafas, con cara sonriente, inquietos, torpes, niños, abueletes...
De todo.
Y en esos pensamientos simples me andaba yo cuando de pronto me dio por pensar en sus vidas, en sus problemas, en si alguien de todas aquellas personas que tenía frente a mí, alguna estaría enferma, alguna estaría sufriendo por algo, por una pérdida, por la falta de trabajo, de casa, por una enfermedad, un malentendido...
Me preguntaba si alguna de esas personas se sentiría mareada como yo. Y entonces me pareció una nimiedad lo de mis mareos y las inseguridades que me crean en estos momentos. Sé que lo mío pasará, que voy mejorando, pero hay veces, como ahora, en que he retrocedido un par de pasos, pues que estoy más sensible, muuucho más sensible.
Y me dio por hacer una historia de cada uno, de cada una de las personas que estaban ahí, frente a mí, esperando pacientemente a que el hombrecillo se pusiera verde. Verde para poder pasar, arrancar, volver a empezar, dejar atrás lo malo, para tener otra oportunidad...
¿Cuántos estarían esperando esa nueva oportunidad de la vida?
Foto: Antonio

17 comentarios:

Anónimo dijo...

je, eso lo pienso muchas veces, y me quedo mirandolos. O cuando vas en el metro y la de gente que viaja, cada una con su mochila de preocupaciones a cuestas.

Y los niños.... esos que arrancan una sonrisa al más preocupao :-D

Que no sea na lo de tus males

CecydeCecy dijo...

opa, parece que somos muchos que nos pasa lo mismo, siempre que ando por la calle, mi mente se detiene pensando, mientras mis ojos miran a mucha gente pasar y siempre no se porque alguien me llama la atención.

Edurne dijo...

ANÓNIMO:
La verdad es que somos suna auténtica fuente de inspiración. Hay de todo y todo tipo de historias, de vidas... imaginar no cuesta nada. Ayuda a sobrellevar pesados viajes, a las esperas en el metro o en la cola para el bus...
Y con un niño, siempre está la posibilidad de hacerle una gracia y que te conteste...
De mis mareos... ya pasarán espero, que ya llevo tres meses!

Edurne dijo...

CECY:
Es que es inevitable, creo yo! Aunque algunas veces las historias que imaginas no sean demasiado alegres!

Ahh,pasé por casa de tus duendes y no me encuentro con que están de mudanza!
Besitos!

CecydeCecy dijo...

si, Edurne, los chicos han decidido mudarse, quieren algo nuevo buscados por ellos por supuesto con mi aprobación, viste tienen vida propia, ahora nunca vinieron por aca, porque van por todos lados...

besos

bettylalinda dijo...

bueno, me alivia mucho leer tu reflexion sobre las personas y sus vidas, sabes porque, porque pense que solo a mi se me ocurrìan esas cosas de observar a los demàs e inventarles historias, pero para mi alivio, veo que todos hacemos lo mismo,todos llevamos una vida a cuestas, y la llevamos como podemos, como nos sale,y estamos bien, o mal, enfermos, angustiados,...que rara esta vida no?? un dìa nuestra mochila pesa muuuuucho y otro es como una pluma,
beso Edurne!

Edurne dijo...

BETTY:
Pues así es amiga... nuestras vidas son pesadas o livianas según nuestras circunstancias y también según cómo las encaremos, la fuerza que tengamos en esos momentos.
La vida es blanca y es negra. Menos mal que da tantas vueltas, y si hoy estamos aquí... tal vez mañana estemos ahí!
Besos!

EmPapeLada dijo...

Da la casualidad, Edurne, que a mí también me sucede lo mismo, a veces una está tan ensimismada con los propios problemas, que no notamos que a nuestro alrededor, circulan personas con problemas iguales o peores, y que quizás sea por eso que andan con cara de malos amigos...a mí me suele suceder eso en el autobus.

Desde aquí todas mis ondas positivas, para que lo de tu malestar sea cosa del pasado o disminuya. Fuera mareos!!! Dejen de molestar a Edurne...cita, ójalá que sólo con decir que se vayan, se fueran de verdad U_U (¿cómo son los diminutivos en euskera?)

Un abrazoooooote con todos mis buenos deseos.

Edurne dijo...

Gracias por tu buena vibra. Mi estado etéreo y volátil me hace parecer ala Santa de Ávila, la Santa Teresa de Jesús, que hasta levitaba y vivía sin vivir en ella... pues algoparecido, jejejeje!
Bueno, paciencia, me sobra aunque aveces caiga en estados pelín tristones y de cabreo, porque... tres meses así ya vale, no???
En fin!

Lo de fijarnos en los demás y pensar que tal vez nuestra vida sea una maravilla al lado de otras... más cierto que cierto! No nos damos cuenta de que no somos los únicos que sufren y tienen problemas... Ejercicio de reflexión.

Los diminutivos en Euskera se suelen formar con el sufijo -txu.
Ejemplos:
Edurne = Edurnetxu
Muxuak = Muxutxuak
ama = amatxu (madre / madrecita)
aita = aitatxu (padre / padrecito)
Pues así...

Ainhoa dijo...

Yo soy otra de las tuyas que piensa qué andarán pensando los demás y qué vida tendrán. EN el fondo todos somos parecidos y todos tenemos nuestras "cosas" unos más que otros.
Qué se vayan esos mareos.

Edurne dijo...

AINHOA:
Eso digo yo: que se vayan estos malditos mareos...! jajajaja! Que va a ser que de tanto pensar ya me da vueltas todo!
Y nada, aseguir mirando anuestro alrededor, a observar y darnos cuenta de que no somos los únicos que sufrimos...

josé dijo...

Comento en este sitio, aunque anduve atraído por otros textos suyos. Muy interesantes sus reflexiones en este, no son pocos los que dejan pasar estas cosas tan cercanas, que a veces duelen a simple vista. Mi regreso es seguro.

Edurne dijo...

JOSÉ:
Muchas gracias por tus palabras, puedes volver cuando quieras, todo el mundo es bienvenido por esta orilla!
Un saludo.

Irantzu dijo...

Yo pienso lo mismo, siempre... una frase q siempre me acompania es que "cada persona es un mundo"...

Edurne dijo...

IRANTZU:
Y un mundo con muchos mundos dentro!
Y pensar que la vida es tan corta...!

sinver dijo...

Yo siempre digo que la vida es una película en la cual nosotros somos los protagonistas. Lo curioso y bonito es que estas pelis se entrecruzan para hacer nuevas historias. La persona que ayer te cruzaste en el semaforo sin observar mañana puede entrar a formar parte de tu película particular y quizás algún secundario importante actual pase al olvido... Todos estos cruces me hacen reflexionar lo sustancial que es la suerte en esta maraña de vidas cruzadas. Y como bien sabemos los vascos, siempre que llueve escampa, asi que paciencia orillera, que seguro que en breve esos vertigos vertiginosos serán un mal recuerdo. Mientras tanto un muxu y muchos animos.

Edurne dijo...

Don Sinver, eskerrik asko por su ánimos, que la verdad se agradecen y son muy bienvenidos.
Los vértigos y mareos son una auténtica turrada por no decir otra cosa... te crean una inestabilidad del copón y además llegan a deprimirte sobremanera, porque cuando te vas animanado al ver que mejoras.. zass, das un paso atrás!
En fin, paciencia!