lunes, 31 de octubre de 2011

HISTORIAS DE LA RÍA XV








































Va tarde esta crónica, además teniendo en cuenta que escribo desde el Foro… más que tarde todavía, pero bueno, tampoco ha pasado tanto tiempo, que esto que ahora les cuento ha sucedido hace una semana, diez días…

Alguien me ha recordado que estoy lenta en esto de escribir. Tiene razón, pero este primer trimestre (para mí los trimestres van a la par de los cursos escolares), está siendo especialmente duro. Dejando a un lado lo personal, lo familiar, en lo escolar, está siendo más que duro.

Y no es que una no sepa por dónde le da el aire, que miren ustedes si sabré por dónde me da después de 30 años en este oficio, pero, los tiempos que corren están siendo de lo más extraños. Ni qué decir tiene que la escuela es la sociedad misma, en pequeñito, pero el reflejo exacto de la sociedad en que vivimos. Y con esto, ya imaginarán ustedes que los conflictos que se viven fuera, también tienen su representación dentro.

Será un poco de todo, léase: falta de valores, ejemplos a imitar nada recomendables, crisis a todos los niveles, la cultura del todo vale, de todo está a mi servicio, de… ¡Para qué seguir! Los problemas ya no son solamente con los alumnos, que cada vez están tomando derroteros más preocupantes, sino que también son problemas en las relaciones con los padres, con las familias, a mas de los que ya tenemos como colectivo, con las administraciones…

Y una anda reflexionando mucho, muchísimo, en estos tiempos alterados. O revueltos, parafraseando a la serie televisiva, que no sé ya si son tiempos para revelarse, para callarse, para amar, para llorar, para… ¿qué?

“Siempre que llueve escampa”. Echo mano de los refranes, a los que tan aficionada era una de mis abuelas, porque la sabiduría popular es eso, sabiduría, y tal vez repitiendo una y otra vez las máximas de los que de verdad saben lo que es pasarlas “canutas”, tal vez podamos calmar nuestros miedos y angustias, aplacar nuestros enfados… Por intentarlo, que no quede; si bien, el protestar no está reñido con nada de esto. Yo, protesto, me quejo, me enfado, más bien me cabreo.

Mis compañer@s jubilad@s, con 60 años, con una buena prima, con el cuerpo y la mente en perfecto estado, sufren una metamorfosis alucinante, si me permiten la palabra. Les cambia todo, y lo primero es el cutis. No, no estoy de broma, es cierto, y miren que en los últimos ocho años, se me andan jubilando de dos en dos en el centro en el que trabajo, y luego amistades que también son del gremio.
¡Y yo que me las prometía felices para dentro de ocho años… jajajaja, me río, a saber ahora cuándo me podré jubilar y en qué condiciones!
Sinceramente, no me imagino a los 60 años corriendo por el pasillo detrás de un niño que te amenaza con tirarse por la ventana, por ejemplo, o con un cabreo monumental porque no quiere hacer los deberes que le mandas…. Que la cosa viene muy dura, ya les digo.

Corren malos tiempos para la lírica, como cantaban hace tiempo los gallegos de “Golpes Bajos”, pero es que corren malos tiempos para todo. Y no quiero ser una agonías, ni agorera, ni pesimista, porque… días, hay más que longanizas, y nunca se sabe qué nos espera a la vuelta de la esquina…
Por lo tanto, lo mejor es mantener los ojos bien abiertos y estar en alerta, pero, con disposición a disfrutar de lo pequeño y placentero que nos regale la vida, aunque sea a plazos.

Por eso una lee, intenta darse paseitos por aquí y por allá, va al cine (y a ver cuándo vuelve a su afición teatral), monta en el bus y se escapa para el Foro, visita museos, sigue con su afición escribidora, comparte con amigos…

Hay, en esos paseos por la Ría de mis amores, muchas pequeñas cosas por descubrir, y algunas, aunque los del Botxo las tengamos descubiertas de toda la vida, que siempre es grato volver a reencontrase con ellas, como sucedió el otro día al visitar el Claustro de la Catedral de Santiago, en el corazón de nuestro Casco Viejo. Hay Historia en cada piedra, en cada losa que pisas, y luego imaginar, que es libre.

Y reincidir una y otra vez en las visitas a la costa más cercana a la urbe, Portu Zaharra, el Puerto Viejo de Algorta, que es un cachito de postal, siempre a rebosar de gente, foránea y no. El mar, su visión, a la que uno puede dedicar minutos, horas… reconforta, lleva un poquito de paz al espíritu, que está comprobado, no tan sólo (lo siento, me sigo saltando la nueva regla ortográfica de la RAE) científicamente, sino lo más importante, personalmente.

Y una película, que depende la época, el estado en el que nos encontremos, las ganas, la necesidad… puede ser de uno u otro tipo. En este caso, “La voz dormida”, basada en la novela homónima de Dulce Chacón, ya fallecida. Genial. Lloré todo lo que quise y más, es que el cuerpo me pedía dar rienda suelta al manantial lacrimógeno que andaba yo conteniendo desde hace tiempo, y la película fue la disculpa perfecta. Además, la rabia, la impotencia, la pena que sientes te aboca a muchos pensamientos, a reafirmarte más, si cabe, en tus ideas, en tu concepción de tantas cosas…
Y María León, inmensa. Descubrí que era hermana de Paco León, otro que se las trae… pero hace una interpretación de levantarse y aplaudir sin parar, no en vano le dieron la Concha de Plata a la mejor actriz en el último Festival de cine de Donostia.

Estoy en Madrid, ya les digo, el martes a la tarde-noche vuelvo a Bilbao, y entonces, desde allí escribiré las Crónicas del Foro. Ténganme paciencia, please!
Miro por la ventana y el sol ya está luciendo, aunque envuelto en una pequeña capa brumosa. Haremos que se desmelene un poco y nos regale un día tibio en lo climatológico, y en lo demás.

Que ustedes transcurran bien en estos días, en los que ya nos sorprenden los expertos en marketing con los reclamos navideños.
Un abrazo enorme.


Cartel película e imágenes: Internet Fotos: Antonio y Edurne

21 comentarios:

Ferran dijo...

No te tengo por pesimista, ni por agonías: corren malos tiempos, a la vista está, no hay más que leer y leer, aparte de vivir, claro. Y la manera de enfrentarse a estos tiempos es la que tú propones: pasito a pasito, ojos abiertos y disfrutando de lo que hay de bueno, que tampoco es poco, por suerte.

A los profesores os admiro. Yo lo fui muchos años (de inglés), y no descarto la vuelta al ruedo. Le iré sacando brillo a la armadura, por si acaso.

Muxuak, Edurne!

TORO SALVAJE dijo...

Tiempos difíciles Edurne.
Yo lo veo a diario en mi ámbito laboral. Se deterioran muchas cosas y muy rápidamente.
Veremos que pasará.
Tardas en escribir pero cuando lo haces nos compensas con creces.
Gracias.

Besos.

Elena dijo...

Oisssss, un poco pesimista te veo hoy, ¿qué te pasa chiquilla?
Aún no acabamos de asimilar que la cosa viene peor que regular, y nosotras nos tenemos que dar con un canto en los dientes, pues no nos falta el sustento.

Pero bueno, con un paseo por esa ría se quitan todos los males, a mí me encantó, no olvido mi fugaz viaje a Bilbao, sin parar de llover, pero eso también me gustó.

La película no la he visto, pero supongo que será triste hasta decir basta. "Solas" me dejó como sonámbula.

Un beso Edurne, y a levantar el ánimo, que ya mismo estamos con las perrunas (dulces de Navidad).

Francisco Espada dijo...

Tus escritos son ciertamente espaciados, pero tan enjundiosos que siempre saben a poco. Me ha interesado mucho esa visión que haces de la escuela como un reducto de la sociedad. Un fuerte abrazo, también para tu aita.

Ojosnegros dijo...

Un placer leerte Edurne.
Se están perdiendo hasta los valores. A mí me da mucho miedo y además, a veces, me encuentro como una extraterrestre.
Un abrazo.

Cristina dijo...

Tienes razón en todo Edurne , me encanta como lo expresas ...
Bueno está claro que o mi madre o la tuya tuvieron un desliz ¡Si hija si¡
¡Tengo esa cazadora y ese foulard , iguales!
Ay que miedooooooooo.
Eres la caña ¿Has estado en Herbata con mi Rafita!
La próxima vez que vengas al foro dimeló con tiempo y nos tomamos un cafe ¿Vale?
Yo trabajé ayer y lo hago hoy .........
Un besazo enorme.....

Chelo dijo...

Edurne, me habían dicho de todo desde que me jubilé pero eso de que me había cambiado el cutis no.

Efectivamente los niños reflejan en la "escuela" lo que viven en casa y son malos tiempos.

He visto la película esta semana y coincido con tu comentario por completo, solo que no lloré, no era mi día.

Escribe cuando quieras y puedas te estaremos esperando pues siempre es una delicia leerte.

Un abrazo

Luna Azul dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo Edurne, tiempos difíciles. Mira me pasa como a Toro, lo estoy viviendo a diario en mi ámbito laboral. No sé que pasa pero nada es como era y eso afecta a las relaciones personales y como siempre digo pasas más horas en el curro que en tu casa. Intento y seguiré intentando mantenerme optimista y disfrutar de este otoño que me encanta. No sé cuando volveré a decidirme con las entradas en mi blog, no me siento con ganas, cosas que contar tengo muchas pero...
En fin todo andará, un abrazo orillera y espero que todo siga bien con tu aita.
Un abrazo

A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia dijo...

Siempre voy los martes al cine. La voz dormida... me la apunto.
Besos

Laura Caro dijo...

¡ Cómo te entiendo, compi!
¡ Cómo comprendo cada palabra!
Es verdad, las jubiladas de sesenta son unas privilegiadas y cada año que nos visitan están más jóvenes, relajadas y guapas...

No he visto la peli, pero leí el libro hace unos años y me encantó.
Y lloré. A escondidas.

Un abrazo grandote.

Miguel Baquero dijo...

Preciosas fotos, menudo día de sol y cielo diáfano en el Bocho, lástima que te encontraras con lluvia al llegar aquí... Joder, cómo ha cambiado esto del clima, ¿verdad? Me quedo con la frase de que "después de la lluvia, escampa"; nunca está del todo perdido, es verdad que los chavales están asilvestrados, según yo veo y oigo, pero después de una acción siempre hay una reacción y a lo mejor los próximos que vengan son estudiosos, respetuosos o al menos rebeldes con causa...

Edurne dijo...

FERRAN:
Pues no, no lo soy, pero de verdad que el panorama no es nada bueno...
Tú saca brillo ala armadura, por si las flys!

Petons, molts, maco!
;)

TORO:
Tiempos difíciles, duros y encima nos tienen en un puro ay!
Yo a veces pienso que lo hacen a sabiendas de lo que van a provocar...

Malos tiempos, sí, pero, al mal tiempo, buena cara! Lo intentaremos!

Petons, maco!
;)

ELENA:
Ya sabes, lo alegre y lo triste, que conviven en una a la par, es normal que cuando lo menos bueno nos rodea durante más tiempo, nos salga esta vena un poco alicaída.
En fin!

Sí que viene peor que regular, tú lo has dicho, habrá que buscar estrategias...

Bilbao está con el guapo subido desde hace unos añitos ya y encima el tiempo, como ya no es lo de antes (a ti te pilló en un finde de nostalgia sirimirirera, jajajaja!)

"Solas" te deja aplataná, y esta otra, lo mismo. También tengo el libro.

Besitos, guapa!
;)

Edurne dijo...

FRANCISCO:
Don Paco, caballero, amigo... me otorga usted categoría de enjundiosos a mis escritos? vaya, mucho me estima usted, está visto. Y yo que le agradezco. Le agradezco todo, el recuerdo, el ánimo, el cariño...

Seguiremos luchando en todos los frentes, no le parece?

Yrecogidos quedan sus abrazos!

Un besote!
;)

OJOSNEGROS:
Jajajaja, eso de extraterrestre también lo he pensado yo algunas veces refiriéndome a mí misma.
Pero creo que no, que soy terrestre y muy terrestre, y nada de ñoña ni anclada en el pasado ni nada de eso, pero, los cambios están siendo tan bruscos, tan fuertes y descontrolados que... a mí también me da miedo!

Un abrazote, guapa!
;)

CRISTINA:
Claro que sí, que no hay que confundir el tocino con la velocidad, que lo que es, es , y lo que no es, pues, simlemente, no es!
Y los tiempos de ahora... como que mucho y buenos, no son!

Jajajaja! No me digas que hasta nos vestimos igual! Jajajaja! Lo de lso pijamas y demases de Oshyo, ya lo sabía, pero ahora también cazadoras y foulares, jajajajaja! No me lo puedo "de creer"!

No creas, que lo del cofee, ya lo tenía yo pensado, tendrá qe ser cuando vaya para más jornadas y eso, pero tú no te preocupes.

Pues sí, salíamos del Reina Sofía y me entró la curiosité por ver si a esas horas estaba abierta la tienda, y zas, que fue que sí, y como me quedé sola con Rafa, el chico me habló, yo le hablé, y eso...!

Besitos, de anochecida, grrr, qué rabia! El gallinero ya estará a medios pelos, no?
;)

Edurne dijo...

CHELO:
Tú mírate al espejo detenidamente... ya verás como lo que digo del cutis es totalmente cierto!
Es que la tranquilidad de dentro, sale fuera, está comprobado, no sé si es una ley científica o no, pero que se nota... vaya si se nota!
;)

Voy a una marcha lenta, ya lo sé, pero aunque no me prodigue demasiado por vuestros blogs tampoco, que sepas que leer os leo también, que lo que me pasa es una especie de asteniaotoñoproductiva...!

Besitos!
;)

LUNA AZUL:
Estamos en la misma sintonía.
Calma, que todo se andará, y tiempo al tiempo, para todo!

Ánimo eta beti aurrera!

Eskerrik asko, polite eta muxutxuak!
;)

Y tu amatxu?

IDOIA:
Apunta, apunta, que merece la pena!

Muxutxuak!
;)

Edurne dijo...

LAURA:
Claro que me comprendes, ya lo creo!
Nos daremos ánimos y fuerzas unos a otros, no queda otra!

"La voz dormida" y "Cielos de barro"... me encantaron, y con ésta en el cine, de verdad que lloré, que tenía un nudo en la gorge...

Besitos copmpa!
;)

MIGUEL:
Ayyy, ya podía ser cierto, eso de que los próximos serán mejores y... ayyyy, pero no sé, permíteme que mantenga un puntito de escepticismo!

Ser rebelde con causa está muy bien, al menos se puede protestar con razón, y argumentar y contrastar puntos de vista, pero así... un desastre, un caos!

Besote, guapo!
;)

Irantzu dijo...

En efecto, son tiempos difíciles para quienes trabajan en Educación, y yo voy por ese camino, y te entiendo bien.

He estado con niñitos de menos de 6 años, y he visto cosas... de no creerse.

No sé cuando jubiles, pero mientras sigas trabajando sé que lo harás muy bien, y que serás un aporte para tus alumnos y colegas también.

Me alegro por tu escapadita, preciosas fotos, de verdad. :)

Javier F. Noya dijo...

Mire usted, y discúlpeme lo de usted -es para darle seriedad al comentario-, que por acá eso se ve en las escuelas hace bastante rato. Algunas, demasiadas, son de reisgo...para los docentes. Pese a que se hablan loas de estas tierras, le puedo asegurar que sólo se ha tapado la pérdida del dique con un dedo, el trasfondo subyace igual. Pero su relato ha sido, no obstante, una maravilla leerlo. Besos.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Tiempos dificiles, duros, llenos de carencia e incertidumbre. Pasará, querida mía, pasará, lo hemos vivido y mi opinión es quedarse quietito y esperar con esperanza, sin perder un escalón de lo conquistado, y pasará.

Ví por ahí que te han puesto que estás pesimista...mi querida amiga, un pesimista es un optimista informado, no lo olvides.

Un beso querida amiga.

Juan

Edurne dijo...

IRANTZU:
Bienvenida de nuevo a la Orilla!

Es cierto, los tiempos se están poniendo malos para la Educación.
capearemos el temporal como buenamente podamos y mejor sepamos hacerlo!

Gracias por tus palaras y ánimo en tu empeño!

Besitos!
;)

JAVIER F.:
Usted no tiene que disculparse or el tratamiento, caballero, que una es muy dada a él también!

Cierto, cierto, corren malos vientos para los que nos dedicamos a esto, al noble oficio de la enseñanza...

Las gracias a vos por sus chapoteos orilleros, y el placer es mío!

Un besote!
;)

JUAN:
Querido amigo, la esperanza es lo último que se pierde, y yo, de ella estoy llena, así que sí, me mantengo firme y espero que los tiempos cambien, más tarde o más temprano!

Un besote enorme y muchas gracias por tu visita y tus palabras!
;)

Myriam dijo...

¡Qué bueno ir al cine para llorase todo!. No vi la película, peor me la apunto en caso de necesidad....

Lo de andar atrás de pequeños, después de a los 60... ¡qué difícil!, porque cuánta paciencia se necesita y uno ya no está para esos trotes.

¡Animo! y besos

Edurne dijo...

MYRIAM:
Ay, llorar es tan bueno a veces, tan... terapeútico!

Mis chic@s tienen 10 años cuando me hago cargo de ellos, y 12 cuando los despido. Una edad un poco complicadilla...
Habrá que experimentar nuevas estrategias!

Gracias!
Besitos!
;)