sábado, 10 de noviembre de 2012

EN LA CRESTA DE LA OLA



Escribo en la cresta de mis olas desnudas,
callando con espuma las verdades
que se ahogan en el fondo de mi mar,
piélago embravecido en noches eternas,
en días de marejada y naufragios …

Encalla el timón de mi cordura
en negra roca,
y levantiscas mis razones,
esgrimen  rencor y amargura
que la mar arranca y purifica…

Texto y foto: Edurne

13 comentarios:

Gómez dijo...

Hay momentos en que la locura nos invade, el rencor y la amargura, pero hay que olvidarlos y el mar es una buena idea.
Besos y ánimos.

Elena dijo...

Excelente Edurne, una manera rotunda y bella de describirte por dentro. Muy acertada la elección del mar como metáfora.

Un beso.

Cecy dijo...

No le tengo temor a la locura, sabes Edurne, mas de una vez nos salva de las maldades de los cuerdos.

Abrazo querida Orillera.

Pd: los 36 quedaron allá hace tiempo y olvidados:(
jeje

Chelo dijo...

Cuando sea mayor quiero escribir poemas como los tuyos.
Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

El mar siempre nos salva.
Es nuestra patria.

Besos.

Bertha dijo...

Esta locura transitoria que alguna vez hemos sentido cuando ya no puedes respirar.Gracias a ese mar que nos purifica...

Un abrazo Edurne feliz semana respira hondo que lo necesitamos:)

Francisco Espada dijo...

Me gusta, Edurne, mecerme en el mar de tus palabras, en las olas de tu lírica rotunda y cristalina.
Llevo un gran atraso. Estuve fuera el fin de semana y, aunque dejé alimentado mi blog para no defraudar a mis lectores, casi me veo en la necesidad de pedir un rescate para saldar la deuda.
Besos

Pitt Tristán dijo...

Está muy bien mecerse en tus palabras,
enredarse en el laberinto de tus versos,
está bien que mis pensamientos vuelen con tus alas
y el céfiro lleve hasta tí nuestras almas,
pero nada comparado con caer rendido
en los brazos ¡de una mujer tan guapa!

Pitt el poeta loco.

Marta C. dijo...

Preciosa combinación del mar y los sentimientos, Edurne. Un mar diferente al mío, el Mediterráneo, donde nací. Ese mar embravecido del que hablas me impresionó la primera vez que lo vi, acostumbrada a las aguas tranquilas de este que baña mi ciudad. El mar nos atrae, pero no siempre para purificarnos, a veces es el lugar donde vamos a llorar las penas que queremos ocultar a los demás. El mar y yo tenemos una historia de amor-odio todavía no resuelta. Muchos besos.

Una ET en Euskadi dijo...

Admiro, más que tu capacidad para lidiar con todo tipo de género literario, la capacidad de mantenerte fiel a tu bitácora durante tantos años. Es maravilloso, es como serle fiel a los principios.
Me alegra volver de vez en cuando y que vos sigas estando
Muxitos

Edurne dijo...

BLANCA:
El mar es como un gran cofre donde guardar todo.
Sí, elmar es una buenísima idea!

Besitos!
;)

ELENA:
Gracias!

El mar tiene algo que nos atrae y hace que nos confundamos con él.

Besotes!
;)

CECY:
Los cuerdos (supuestamente), son los peligrosos, es cierto.

Besitos!
;)

Edurne dijo...

CHELO:
Jajajajaja!
Me halaga usted, doña!

Mil gracias!
;)

TORO:
El mar la mar...

Petons!
;)

BERTHA:
Respiro, lo intento pero...

Besotes!
;)

Edurne dijo...

FRANCISCO:
Un rescate! Por Dios, nooooo! Usted noooo!
;)

Vaya, pues nada, amecerse se ha dicho!

Besotes!
;)

PITT:
Muchas gracias por el chapoteo tan lírico y halagador...!

Un abrazo!
;)

MARTA:
El mar tiene un algo que sí, y otro algo que... no.
Pero sin él yo no podría entenderme!

Besotes y gracias, como siempre!
;)

BIBI:
Qué alegría saber de vos!
Espero que todo vaya bien, aunque sea peleando...

Yo ya ves, fiel, de lo más fiel, y van para seis años, así que sí, se puede hablar de fidelidad!

Eskerrik asko!
Muxutxuak!
;)