domingo, 11 de mayo de 2014

LA INCREÍBLE HISTORIA DE LA BELLA FLORENTINA (II)



Nadie supo cómo Florentina pudo criarse tan hermosa con la madre muerta, y al cuidado de un padre alunado y una vieja criada sin capacidad para amamantar. Don Lázaro, el deán de la catedral, confesor de la pobre Eulalia y la única persona en la que podía confiar el desgraciado matrimonio, tomó las riendas; y a falta de madre, y de un padre que estuviera en sus cabales, él mismo se erigió en protector de la niña .

En vano buscó el buen hombre amas de cría por la región, pero nadie quiso prestar sus pechos a la pequeña, decían que aquella casa estaba maldita, que el fantasma del viejo Ancheta vagaba por sus estancias.
María Rosa, la vieja criada, decidió entonces hacerse cargo de la alimentación de la pobre niña con sopas de ajo en sustitución de la leche materna; y por extraño que pareciera, la criatura las tomaba con gusto y una agradecida sonrisa. Lo cierto era que a tres meses de su nacimiento, y a la vista estaba, Florentina parecía una niña sana.

Todo en aquella ciudad era decadente. La vida seguía su curso sin espíritu alguno de superación. Los días pasaban uno tras otro como mansas ovejas entrando en el redil. Tan solo el nacimiento de la pequeña Florentina había alterado el monocorde ritmo de sus horas. Los paisanos murmuraban por las esquinas, apostaban sobre cuánto viviría la heredera, hacían cábalas acerca de lo que sucedía en la casona, contaban historias de fantasmas, de antiguas venganzas…

 
Y no andaban descaminados los lugareños cuando hablaban de fantasmas… Eulalia de Ancheta se presentaba todas las noches junto a la cuna de su niña para cumplir con sus funciones de madre: amamantaba a su tan deseado retoño, le cantaba nanas, la besaba y abrazaba, le contaba todas esas historias que llevaba guardadas para ella desde antes que naciera… Y Florentina alzaba los bracitos hacia su madre dejándose querer. Madre e hija eran felices en esas horas que les pertenecían solo a ellas, a ellas y a la luna que las protegía…

(Continuará)

Foto: Internet   Texto: Edurne (el comienzo, ya saben, dos entradas más abajo...)





15 comentarios:

Elena dijo...

¡Madre mía, criada por un fantasma!
Tengo ganas de conocer el final.

Un beso Edurne.

Edurne dijo...

Y yo, porque estoy intrigadísima!
Jajaja!
Besos, guapa!
;)

Ishtar dijo...

Aupi Edurne …
… yo venía a comentar la primera parte y me encuentro con la segunda entrega!!
Qué bien!!!

Te está quedando conseguido ese ambientillo tan característico del Sr. Marquez.
La de Eulalia si que fue voluntad, volver junto a quien quieres desde donde sea.
Un beso grande Edurne.

Pd- Yo de sangre de Ancheta ni una gota, pero si que tengo la misma fecha de nacimiento de mi abuelo 9-XII, a él le hizo mucha ilusión. :)))

Al Tagrí dijo...

De nuevo retomo las visitas y de nuevo disfruto aquí con un nuevo capítulo.
Si coges carrerilla esto da para una novela así que vete pensando( si no lo tienes ya) el nombre del pueblo (Macondo no vale) ;)
Yo creo sinceramente que a todos los niños los cuidan fantasmas, sino a quien miran y con quien hablan cuando son tan pitufos.
Un beso Edurne.

Al Tagrí dijo...

Con permiso de Edurne te diré que ahora que conozco la fecha de tu cumple, si me olvidara no tendría perdón.
Muxu bat.

Edurne dijo...

Yo también tomo nota, es dos días después del mío...
;)

Al Tagrí dijo...

pues ya tengo dos fechas :)

Edurne dijo...

ISHTAR:
Que más quisiera yo que conseguir un mínimo ambientillo a lo García Márquez...!

Si es que el amor lo puede todo, lo vence todo, hasta la muerte! Ya te digo!

Y oiga usted, que también eres sagitario! Y dos días después que yo, los años, eso ya... te saco ventaja, una ventaja bastante ventajosa... en fin!

Muxutxuak, polite! Eta zer, dana ondo doa?
;)

AL TAGRÍ:
Pues no sé si cogeré carrerilla, si bautizaré el lugar, o qué...!

Pero gracias por las ideas, oiga!

Y lo de los niños que miran así como que no se sabe a dónde...
Vamos, me has dejado intrigada, ya lo creo, lo mismo tienes razón y todo!
:)

Muxuak!

RECOMENZAR dijo...

Me gusta lo que leo
continuare leyendote

Abejita de la Vega dijo...

Con razón se criaba tan hermosa a pesar del ajo de las sopas. Bella y blanca imagen la del espíritu amamantador. ¿Inédito en la literatura? Nunca lo vi.

Besos, Edurne.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

TE introduces en un mundo de leyendas donde todo es posible...
Besos.

Chelo dijo...

Edurne podías poner un enlace a la primera parte que me la he perdido.

Ah!!! y ya espero la siguiente entrega.

Un abrazo.

Edurne dijo...

RECOMENZAR:
Gracias, Mucha!
Espero que te siga gustando pasear por aquí!

Besos.
;)

AVEJITA:
Ay, Dios mío, a ver adónde voy a parar...!

Besos!
;)

PEDRO:
¿¿¿No me estaré metiendo en camisa de once varas???

Ay!
Besos!
;)

CHELO:
Ya te lo he puesto, pincha en donde pone "el comienzo" en lal etra pequeñita, de todas formas solo está dos entradas más abajo...

Veremos la continuación...
Besitos!
;)

Julia dijo...

Me ha encantado tu bloc, tienes cosas muy interesantes, felicidades por tu bloc. Te invito a visitar el mio, esta semana hablo sobre el sueño de toda mujer el vestidor o el armario, ideas para hacer cambio de temporada. Espero que te guste y si no eres seguidora espero que te hagas y si lo eres gracias por tu visita. Elracodeldetall.blogspot.com

Edurne dijo...

JULIA:
Moltes gràcies per la teva visita!
Una abraçada!
;)