martes, 16 de febrero de 2016

SETECIENTOS CINCUENTA Y TRES DÍAS CON SUS NOCHES


Todos esos días,
todas esas noches,
desde que ya no te vemos,
desde que ya no nos ves.
Hoy, 
y sé que has sido tú,
ha salido el sol.
¡Sí!
Como una caricia,
como un leve empujón
en nuestro caminar;
una sonrisa que templa el frío
que anida en las entrañas
todo este tiempo.
¡Hoy cumples, aita!
Ochenta y tres hermosos años
que todavía rebosan vida,
porque,
tú habías firmado contrato 
hasta los ciento cincuenta.
¡Y aún pedías prórroga!
Los malditos recortes,
la crisis,
ya sabes,
que nada perdona.
¡Y te tuvo que tocar a ti!
Cierro los ojos 
y
te veo,
te huelo,
te toco…
El mundo, 
no solo el arte,  
está en guerra,
¿sabes?
Así que mejor que te fuiste.
con lo que tú eras para estas cosas,
siempre con la justicia en la boca,
en el pensamiento,
en el corazón…
¡Y mira cómo vamos, 
de mal en peor!
Gracias por haber sido
quien sigues siendo.
Gracias por no 
soltarnos de la mano.
ESKERRIK ASKO
eta
ZORIONAK, 
aitatxu maitia!



Foto: Aitor, de la memoria familiar. Texto: Edurne

7 comentarios:

ro dijo...

Siento mucho tu dolor, aunque pase el tiempo, no se agota nunca. Soy afortunada por tener a mis padres aún conmigo. Y no puedo entender exactamente tus sentimientos, aunque el sentimiento de pérdida todos lo hayamos experimentado en mayor o menor medida.

Un beso.

Clara Garza dijo...

Besos, Edurne...pero no estés triste, a él le gustaría verte alegre.

Edurne dijo...

RO:
Era el cumple de mi aita. Y lo sigo celebrando como si viviera de verdad... Aunque para mí nunca estará muerto.
El dolor no se va nunca, se transforma, eso sí, pero el vacío, la pena, el dolor, siguen.

Gracias por tus palabras.
Besos.
;)

BLANCA:
No, no le gustaría verme triste, él no era un hombre triste, como yo, que tampoco lo soy, aunque estemos tristes...
Sé que sigue cuidando de nosotros, así que yo llevo su antorcha bien alta. Confiaba en mí, lo mismo que yo en él.

Gracias por tu apoyo.
Besos y abrazos.
;)

Marrubi dijo...

Ni se van del todo, porque siempre vuelven a pasar por nuestro corazón.
Un abrazo.

María (lady) dijo...

Edurne, Tú sabes que no se ha ido. Nunca se irá. Hay que aprender a comunicarse de otra forma.

Un abrazodeosa!!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Algunos recuerdos hacen siempre que salga el sol. No los pierdas.
Besos.

Edurne dijo...

MARRUBI:
Muchísimas gracias por tu chapoteo... Conocí a Raquel hace un mes, en la presentación del último libro de Humberto en Bilbao, pero no pudimos hablar demasiado, aunque sí intuí mucha sensibilidad. Imagino que tú no le andarás a la zaga.

Nuestros corazones son como arcones sin fondo donde guardar a buen recaudo todos nuestros afectos...

Muxuak!
;)

MARÍA:
YA lo sé, se fue para un ratito, jejeje, está para siempre!

Eskerrik asko eta besarkada erraldoiak!
;)

PEDRO:
Nunca, los recuerdos van siempre conmigo, siempre. Pierde cuidado!

Gracias y besos!
;)