domingo, 1 de mayo de 2016

AUSENCIAS



Ausentes ya
tú de mí,
yo de ti,
nuestras almas se buscan,
se estiran,
mas no,
no se tocan.
Ausencia que
parte en dos
mi vida.
Ausente de mí tu aliento,
muero de tristeza
segundo tras segundo,
sin esperanza alguna.
Ausente de ti mi alegría,
mueres sin saber que
soy yo quien sostiene
el peso de todas tus horas.


Texto y foto: Edurne

8 comentarios:

Francisco Espada dijo...

La ausencia es un lastre que arrastramos de por vida y que sólo la aceptación consuela. ¡Ánimo, mi niña!

Besos.

Chelo dijo...

Un final que me encoge el alma. Un fuerte abrazo ,¡Ánimo!

Idoia Laurenz dijo...

Hola Edurne. Soy Idoia del antiguo blog de "Sin quimica no hay biología". Un placer volver a leerte. Un beso.

Clara Garza dijo...

Hay ausencias que duelen...pero el tiempo todo lo atempera.
Buen poema
Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El dolor por esta ausencia solo puede compensarla el recuerdo que se conserva hacia la luz, nunca hacia las sombras.
Besos.

Myriam dijo...

Ausencia que se hace presencia en tu recuerdo, siempre.

Un gran abrazo

Edurne dijo...

FRANCISCO:
Hay muchos tipos de ausencia, las que no podemos evitar y las que... tal vez podríamos evitar!

Eskerrik asko!
Besos y aplausos!
;)

CHELO:
Los finales de todo, el antes de la ausencia... siempre encoge el alma!

Besos.
;)

IDOIA:
Polite!
El placer es mío porque te me hayas aparecido (como la Virgen a los pastorcillos, jejeje!)
Te ando leyendo pero no puedo comentar...!
Muxutxuak!
;)

Edurne dijo...

BLANCA:
Hay ausencias y ausencias, sí, unas se calman (porque no hay más remedio), y otras...

Besos y abrazos!
;)

PEDRO:
A veces las luces se encogen y entonces las sombras se crecen... Siempre atenta, siempre!
Gracias!
Besos.
;)

MYRIAM:
Cuando la nombramos, a la ausencia, siempre se hace presente, siempre!

Besos y abrazos para ti también!
;)