domingo, 8 de mayo de 2016

TOCAN A MUERTO



Campanas al vuelo y tocan a muerto entonces se me encoge la vida las alforjas que cargo sobre mi espalda y que van llenas se me desparraman escucho lamentos y perdones que ahora no vienen a cuento antes sí antes era la hora el día el mes el año pero ya no oigo ni siquiera sueño cerré los ojos hace mucho para no ver para no creer en lo mísero de este tumulto al que llamamos tiempo mal tiempo para seres enteros la nube maldita nube tapa lo que quiero lo que más quiero y sopla el viento y todo lo envuelve con filigranas y estrellas de colores pero dentro huele huele huele a enfermo y yo no no quiero ni saberlo en esta hora recojo el agua de mis llantos en tinajas sin fondo que van dejando marca en la tierra de mis pequeñas esperanzas ahora huérfanas y sin dueño…


Pintura: Antonio. Texto: Edurne

10 comentarios:

Chelo dijo...

A ti, se te encogen las alforjas al oir las campanas , a mí se me ha encogido el alma al leerte. Un abrazo

Oliva dijo...

CAMPANES A MORT...PER TU,PER MI,PER A TOTS...NO PERDIS L'ESPERANZA.

Bertha dijo...

Ese sonido lo conocemos todos y es un sonido que estremece.Gracias que sabes exponer tus emociones en palabras ; dentro no hacen sino herir aun más...

Un abrazo seño; espero que en este tramo de final de Curso estés a cien...

Edurne dijo...

CHELO:
El caso es que siempre se nos encoge algo!

Besos y abrazos, y gracias por tus visitas!
;)

OLIVA:
La esperanza, nunca se pierde, aunque a veces juegue a esconderse...
Molts gràcies i abraçades!
;)

BERTHA:
Menos mal que puedo soltar lastre en forma de palabras...!

Pues este último tramo, a cien, no, a cien mil!!!
;)

Gracias por tu constancia, Bertha!
Ánimo para ti también!

Besos y abrazos.
;)

Abejita de la Vega dijo...

No preguntes por quién tocan. Eso decía un aquel escritor americano que se volvió loco en Pamplona con tanto toro y tanta fiesta.
Besos, Edurne.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Vivo cerca de una iglesia católica y cada vez que oigo doblar las campanas me lleno de nostalgia, recuerdo a mis seres queridos ausentes.

Gracias por visitarme,

un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ahora ya no se escuchan las campanas en las grandes ciudades.
Ese sonido a muerto... cómo conmocionaba.
Besos.

Edurne dijo...

ABEJITA:
No, mejor nopreguntar...

Besos.
;)

RAFAEL HUMBERTO:
LA nostalgia forma parte de nuestras vidas.
Gracias por tu visita!

Un abrazo!
;)

PEDRO:
Yo suelo escucharlas algún domingo que otro... Pero no a muerto, afortunadamente!

Besos.
;)

María (lady) dijo...

Hola Edurne :) (sí, vengo con una de tus olas)

El toque a muerto me recuerda al pueblo. Pueblo recio de Castilla, Castilla la Vieja.

Y también me ha venido a la mente la siguiente cita: "La muerte nos sonríe a todos ¡devolvamosle la sonrisa!

Un abrazo fuerte fuerte!!

Edurne dijo...

MARÍA:
Eskerrik asko por la visita y las palabras, María!
Besarkada erraldoiak!
;)