miércoles, 31 de octubre de 2018

LA INCREÍBLE HISTORIA DE LA BELLA FLORENTINA (III)




Pasaron los meses, y Florentina cumplió su primer año de vida. Lucía hermosa, con unas mejillas regordetas y una sonrisa perenne que la hacía adorable. Su padre, que a ratos recobraba la poca cordura que le quedaba, la llamaba Eulalia las más de las veces y Florentina cuando se la quedaba mirando fijamente. La niña respondía a cualquiera de los dos nombres con cariños y abrazos, besando el triste rostro de aquel viejo orate en el que se había convertido el pobre hombre.

Y aquel mismo día, el de su aniversario, Florentina pronunció sus primeras palabras. Palabras claras, con sentido, que tal pareciera que la niña sabía perfectamente lo que se decía. Tanto que a los pocos días ya era capaz de entablar una conversación con la vieja María Rosa.

El padre sintió que algo se despertaba en su interior, lo mismo que el jardín de la vieja casona, que poco a poco recuperaba el color y el aroma de hermosas hortensias y trepadoras buganvillas.

Don Lázaro, que nunca abandonó a la familia, seguía con verdadero interés y estupor todos estos acontecimientos. Y hasta el viejo Casino de la ciudad llegaron las noticias: la pequeña Florentina hablaba y razonaba como una persona mayor con solo un año de edad, el jardín de la antigua casona, abandonado desde años, se estaba regenerando él solo, y el viejo Juan Bautista recobraba algo de su antigua figura y hombría.


Eulalia volvía todas las noches junto a la pequeña, cuando la casa dormía. Ahora podía hablar con su hija, su ansiada hija, de todo lo que su corazón de hija, de esposa y madre guardaba. Por fin tenía en quién depositar la historia de su familia… Florentina era, sin remedio, la heredera del secreto, la maldición y la leyenda de los Ancheta.


(Continuará)


Imagen: Internet. Texto: Edurne. (Por fin continúo con la historia de la bella Florentina. Pueden leer la primera parte aquí, y la segunda, aquí. Espero que les interese esta historia y que yo me anime a seguir con ella...)

8 comentarios:

Myriam dijo...

Una gran carga para la pobre Florentina.

Esperamos la continuación en la que quizás sean revelados los secretos.

Besos todavía desde el Rio de la Plata.

Anónimo dijo...

Me gusta. Tiene tensión.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Seguimos atentos a la pantalla.

Chelo dijo...

Pues espero esa continuación porque me has intrigado.
Un abrazo.

Edurne dijo...

MYRIAM:
Ahí ando, esperando a ver si Florentina me va contando algo más...
Eskerrik asko eta muxuak!
;)

ANÓNIMO:
De sobra sabe usted lo que me interesan sus opiniones, así que le quedo doblemente agradecida.
Eskerrik asko!
Besos.
;)

Edurne dijo...

PEDRO:
Lo que pasa es que todavía están con la publicidad. Pero siga, siga...
Gracias!
;)

CHELO:
Intrigada estoy yo también. A ver!
Gracias y un fuerte abrazo!
;)

Sor Austringiliana dijo...

Anímate Edurne. No dejes sin vivir a Florentina. Las criaturas de ficción pueden ser muy reales.
Besos

Edurne dijo...

SOR:
Animada ando, no crea, hermana, que parece que se me han despertado las letras que llevaban dormidas demasiado tiempo ya...
Y tanto que la ficción se puede parecer a la realida, incluso superarla, sabido es!

Besos.
;)