lunes, 24 de enero de 2011

DIARIO DE UNA MUJER (I)



Viernes 8 de octubre de 2010

Al final han pasado tres días desde que me lancé a esta aventura de escribir(me). Han pasado tres días porque le he estado dando muchas vueltas al tema. Por un lado, al releer lo que puse el otro día, me ha entrado un poco de vergüenza, una sensación así como de verme descubierta, pillada en algo raro… Sé que es una tontería, pero bueno, como no estoy acostumbrada y todo es nuevo para mí, pues imagino que sí, que será normal que me sienta extraña.

Cuando Mamen me animó a escribir mis cosas, todo lo que pasaba por mi cabeza, mis sentimientos, las alegrías, las rabias contenidas, todo, pues… después de unos momentos de pensarlo, le dije que sí, que a lo mejor era una buena idea. Y esa misma tarde fui a comprarme un cuaderno, pero no uno cualquiera, me metí en el Corte Inglés y estuve casi media hora trasteando entre todos los cuadernos, hasta que di con éste. Y ahora, me parece una tontería, total, qué más dará que un cuaderno tenga las tapas de cartón o de cuero, que sea de papel normal o reciclado, que tenga espiral o que se ate con una gomita… Y el bolígrafo, lo mismo. No, no podía escribir con un Bic de toda la vida, se me antojó uno especial, ¡ni que fuera a lanzarme a una aventura literaria o a presentarme a un concurso de cuentos!

Y luego, ¿dónde guardarlo? Porque, claro, no voy a dejarlo por ahí, a la vista de todo el mundo, arriesgándome a que lo lean, o que lo aparten, lo dejen en algún sitio en el que no lo encuentre… ¡O a que se rían de mí, si se enteran de que estoy escribiendo un diario, vamos!
Al final, he decidido guardarlo en mi cajón de las mudas, y ahí está entre bragas y sujetadores, casi me río de mis apuros, ¡seré tonta!

Y luego también me han asaltado las dudas de cómo empezar a escribir cada día. Lo primero que se me viene a la cabeza es lo de: “Querido diario”, una fórmula de lo más cursi, pero no lo puedo remediar, es lo primero que se me ocurre.
Ahora mismo acabo de volver a leer lo del martes y no, no puse nada especial… empecé como si estuviera escribiendo para que me leyera alguien, cuando soy yo la única lectora, tiene gracia, ¿no? La única novedad es que hoy he puesto la fecha, mira, eso sí me parece bien, porque así, sé lo que escribí tal o tal día… ¡Suponiendo que siga con esto!

Según escribo se me van ocurriendo cosas, o sea, que se me agolpan las ideas, los recuerdos, las ganas de contar esto o lo otro… no sé si seré capaz de ordenarme y seguir un camino lógico.
La hora, creo que no estaría mal poner la hora en la que escribo. Lo digo porque lo mismo me asaltan las ganas de escribir a las dos y media de la tarde porque me ha ocurrido algo, o son las doce de la noche cuando, antes de acostarme, me pongo a repasar los pormenores del día…
Bueno, pues ahora mismo son las 17:13 y estoy sentada en el sofá, frente a la tele, a la que he quitado el volumen. Estoy sola, todavía no ha llegado nadie y me ha parecido un buen momento para retomar este experimento.

He parado cinco minutos. Me he levantado, he ido a la cocina, me he preparado una taza de Colacao, me encanta el Colacao, y me la estoy tomando a poquitos. Me estoy animando.
Cuando le conté a Mamen que me había atrevido, se puso muy contenta, me animó a que no lo dejara ningún día, sobre todo al principio. Pero como ya digo, he tenido mis momentos de debilidad. Ánimo, Mari Puri, es que mi abuela siempre me llamaba Mari Puri, y cuando me quiero dar ánimos, me llamo Mari Puri. Pues eso, que me he dicho: ¡ánimo, Mari Puri!
¡Y aquí estoy!

Muchas veces me he preguntado por qué dejé de estudiar, por qué no seguí y me quedé en las puertas del COU. Mamen, en cambio, siempre tuvo muy claro que quería seguir estudiando, aunque tuviera que trabajar y estudiar por las noches. Y yo la admiro por ello. A mí me entró una especie de… no sé cómo decirlo, de parón estudiantil, de tontería adolescente, estuve unos meses intentando convencerme a mí misma de que estudiar no era para mí, además no había nada que me llamara especialmente la atención, así que, para calmar los ánimos en casa, me apunté a un curso de Mecanografía, luego hice otro de Corte y Confección… y como se presentó la oportunidad de lo de la tienda, ahí se quedaron mis dudas. Ya estaba trabajando, me sentía mayor porque llevaba un sueldito a casa, y digo sueldito porque es lo que era, mis hijos se ríen cuando les digo lo que ganaba: ¡cinco mil pesetas de entonces!

Sin darme cuenta, me he liado y el Colacao se me ha quedado un poco frío, no importa, también me gusta así.
Si al final va a tener razón Mamen, y seguro que mi hermana Nieves también, nunca he hablado con ella de sus cuadernos, algún día de estos tendré que hacerlo, será interesante lo que piensa. Creo que nunca me ha dicho nada porque sabía que a mí me entraba la risa con lo del cuaderno y escribir todas las noches. Voy a tener que pedirle perdón.

Las 17:45. ¡Caramba, a lo tonto a lo tonto, llevo un buen rato enfrascada en esta tarea! ¿Será que me está enganchando, que me estoy encontrando “libre”, como dice Mamen?
Los psiquiatras de la Seguridad Social no te dicen nada de esto, ellos te mandan pastillas y hala, vuelva dentro de dos meses.
Ya salió, salió la palabra psiquiatra. ¿Estoy preparada para hablar de ello o tal vez es mejor esperar a coger confianza conmigo misma, porque, de eso se trata, no?
Mejor esperamos. Un día, dos, tres… (¿?)

Hasta entonces, cuaderno.

Puri


Foto: Pillada en la Red Texto: Edurne

18 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ánimo Puri.
Lánzate.
Seguro que te hará bien.
Y no padezcas. Todos tenemos algo de psiquiatras y de locos.
El porcentaje es lo importante.

Besos.

Mar dijo...

Adelante, Mari Puri... Tú puedes.

Yo... yo no... A mí, hace un tiempo, en un momento muy crucial de mi vida, me regalaron un libro en blanco, sí, como lo lees: en blanco. Con sus tapas azules pero... blanco... (no tuve que molestarme en elegirlo ;))... para que lo llenara de mis pensamientos, ideas, rabia... todo lo que tú mencionas y que es, en definitiva, lo que nos hace escribir a veces, ¿verdad?.

Ayer, precisamente, lo encontré.

¿Sabes qué hay escrito en él?...

NADA.

Sigue en blanco...

No hagas tú lo mismo, Edurne.

Besos.

Jabo dijo...

Animo Edurne, sabes... si consigues escribir tus sensaciones, emociones, pensmientos en esa libreta que has escogido para ti, será un auténtico tesoro emocional, no?. Y para tu disfute.
Abrazo. Jabo

Francisco Espada dijo...

¡Hola Puri! Esto ya va tomando forma de relato, donde de una idea principal surgen otras secundarias que traslucen todo el pensamiento.
¡Ánimo, lo haces muy bien!

Antorelo dijo...

Hola, Puri, lo estás haciendo bien: esto promete. Lo importante es escribir: ahí reside la auténtica terapia. Además ya cuentas con no pocos lectores cibernéticos, a los que posiblemente nunca vas a conocer.Así que, amiga, no te cortes y adelante.
Un abrazo

Una ET en Euskadi dijo...

¡Qué bueno! Ya nos dejó una punta. ¿Depresión? ¿Ansiedad? No va a faltar mucho para que lo cuente, si ya empezó. ¡qué bueno!

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

Que bueno que has comenzado a contarnos Puri...vamos adelante ¡¡
Y como me interesa todo lo que escribes♥
۞
۞۞
♥´¨)
¸.•´¸.•*´¨)¸•*¨)۞♥
(¸.•´ (¸.•` ¤…
__(`*•.¸ (`*•.¸ ¸.•*´) ¸.•*´)♥
¨`•.¸ ..¸.•¨y pienso en voss::..۞♥♥♥
__(¸.•*(¸.•*´¨¨۞¨¨`*•.¸)*•.¸♥
¸.•´¸.•*´¨)¸•*¨)۞♥
(¸.•´ (¸.•` ¤…
♥´¨)
۞۞
۞

me acerque .

Ojosnegros dijo...

Me estoy enganchando.
A por otra taza de Cola-Cao y a seguir escribiendo que lo haces muy requetebien.
Yo tuve diarios de pequeña y los tiré todos a la basura cuando crecí, no me reconocía, siempre me he arrepentido.
Muchos besos.

Javier dijo...

Nunca tuve un diario.
Lo máximo hojas sueltas.

Seguimos conociendo a Mari Puri, ya sabemos que le encanta el Colacao. Como al negrito del África tropical.....

Saludos.

Edurne dijo...

Esta Mari Puri es una amalgama de muchas mujeres.
Mujeres que conozco, mujeres que no conozco, mujeres como yo, mujeres diferentes a mí...
Mujeres, al fin y al cabo.

Se me ha ocurrido darle voz desde esta tribuna orillera para que las demás y los demás la/nos conozcan/conozcamos un poco mejor.

Espero que Puri nos dé juego y
podamos disfrutar tod@s con ella!

Y gracias por el recibimiento que le han hecho ustedes, si lo supiera, se sentiría tremendamente halagada (aunque me da que es una gran tímida...) y seguro que su autoestima subiría un montón!
;)

Un saludo!

Edurne dijo...

TORO:
Me parece amí, que la Puri está más que lanzada...
Locos y psiquiatras, sí... a saber la parte que vence en cada uno de nosotros!

Un petó!
;)

MAR:
Seguro que puede, la veo yo con madera de escribidora de diarios...

Mira, yo soy como la hermana de nuestra protagonista, soy la que lleva desde los 19 años escribiendo en un cuaderno, bueno, en multitud de cuadernos, porque 32años dan para mucho escribir!
;)

Besitos!
;)

JABO:
A mí no hay que animarme, es evidente, y a la Puri de mi relato, parece ser que tampoco le va a hacer falta mucho ánimo, bueno, ánimo para abrir su corazón a su otro yo, tal vez, pero que está en racha... ya se la ve!

Besos!
;)

Edurne dijo...

FRANCISCO:
La amiga Puri me parece amí que tienen bastante claro que quiere seguir con este experimento, esta "terapia" paralela...
Seguirá, seguro que seguirá!

Un abrazote!
;)

ANTORELO:
Yo también creo que lo está haciendo muy bien, y si seguimos animándola, cada vez mejor, seguro!
Gracias por lso ánimos, se los transmitiré!
;)

Un abrazo!

BIBI:
Sí, ya empezó, y me temo que va ser muy fácil dejar que se "suelte" y nos cuente sus cosas, aunque sea poco a poco.

Oiga usted, que esta mañana he intentado entrar en su blog y se me ha bloqueado el ordenador y no podía ni comentar ni salir ni ná de ná...
Lo intentaré más tarde a ver!

Muxus!
;)

Edurne dijo...

MARY:
Pues sí, Puri ya ha comenzado a abrirnos su corazón!
Seguiremos atentos.
Un abrazo grande!
;)

OJOSNEGROS:
A por otro Colacao, eso! Jejejeje!
Me parece que nos vamos a enganchar todos con esta mujer, amí ya me está cayendo de lo más simpática!

Una pena lo de tus diarios.
Yo también estuve tentada al principio, pero mira, aguanté y tengo chiquicientosmil cuadernos... casi toda una vidaaaaa! Jejejeje!

Hala, besitos!
;)

JAVIER:
Bueno, las hojas sueltas también se pueden juntar...

"Yo soy aquel negrito

del África tropical,

que cultivando cantaba

la canción del Cola Cao.



Y como verán Ustedes,

les voy a relatar

las múltiples cualidades

de este producto sin par.



Es el Cola Cao desayuno y merienda.

Es el Cola Cao desayuno y merienda ideal.

¡Cola Cao, Cola Cao!



Lo toma el futbolista para entrar goles,

también lo toman los buenos nadadores.

Si lo toma el ciclista, se hace el amo de la pista

y si es el boxeador, (bum, bum), golpea que es un primor.



Es el Cola Cao desayuno y merienda.

Es el Cola Cao desayuno y merienda ideal.

¡Cola Cao, Cola Cao!"


Y a mí también me encanta el Colacao!

Hala, un abrazo lleno de Colacao!
;)

Laura Caro dijo...

Impaciente estoy, Puri.
No te cortes, que estamos en familia.
Un abrazo.

Maricruz dijo...

¿Qué le deparará el destino a nuestra Mari Puri? Seguiremos atentos, que esto promete. Ánimo compa.
Besitos

Edurne dijo...

LAURA:
Creo que esta misma tarde sale de nuevo a la palestra...

Besitos, compi!
;)

MARIKRUTXI:
Compa, guapa!
Me alegra que hayas conocido a la amiga Puri, a ver, a ver qué cosas nos va contando!
Hasta el lunes!
Muxus!
;)

Cecy dijo...

Te dije.
Ya me conquisto Puri, su historia seguro me dará muchas enseñanzas.
Vamos animo.


Que lindo leerte amiga!

Besos Orillera.

Edurne dijo...

CECY:
La Orilla ya te echaba de menos!
Bienvenida de nuevo.
Espero que las vacances te hayan sentado fenomenal!

Un besito.
;)