sábado, 8 de junio de 2013

EL ENEMIGO EN CASA


¿Cómo ha ocurrido?

¿Quién dejó la puerta entreabierta para que entrara?

Ya es tarde para cerrarla.

Aquí está, dueño y señor de nuestras vidas.

Amenazando con tirar por los suelos

todos nuestros días,

nuestra efímera alegría…

Caminando de soslayo,

con su paso de cangrejo,

con el rictus de malvado

en su carta de presentación:

“Hola, soy yo,

soy el miedo,

soy el dolor…”



Imagen: Internet  Texto: Edurne

23 comentarios:

Elena dijo...

El dolor siempre llega sin avisar, cuando menos te lo esperas te lo encuentras a bocajarro. Sólo espero que este dolor que abrió tu puerta sea una licencia literaria.

Un beso Edurne.

ro dijo...

También esperó que sea sólo literatura.

Besos.

Felipe Tajafuerte dijo...

El dolor llega sin que lo hayas llamado, se queda y trae consigo un compañero: el miedo a otro dolor.Un saludo desde mi mejana

manolo dijo...

Aunque cierres bien la puerta, si te elige, entra y se apodera de ti y lo que hay, es aprender a convivir y no desesperarse.
Saludos, manolo

Ishtar dijo...

Y parece que su sombra siempre estará ahí pegada a nuestros pies.

Francisco Espada dijo...

Una manera de vencer al dolor y al miedo, sobre todo al último, es presentarle cara; una manera de vencer la apatía de un domingo y su silencio, leer tus versos.
Besos

Chelo dijo...

Aunque nadie hubiera dejado la puerta abierta habría entrado igual.
Espero que solo sea frtuo de la imaginación del poeta y no tenga nada que ver con la realidad.
Un abrazo

Bertha dijo...

Espero que este miedo o este dolor solo este en tu mente y, sino pués que sea leve...

Hace día que estoy intentando entrar en tú blog y en unos cuantos mas pero el tiempo es tan escaso....Me encuentro esta entrada que me desconcierta un poco.Espero que no sea nada preocupante.

Un beso y ánimo Edurne.

PS:el 12,13,14,tiene mís pupilos las pruebas de Selectividad por eso voy tan escasa de tiempo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Hay que abrir la ventana para que se ventile la casa!
Besos.

María (lady) dijo...

Generalmente van unidos y se presentan por sorpresa ...
Un abrazo muy fuerte!

mjesus dijo...

Yo tambien digo que sean palabras escritas sin mas. besos desde mi rinconcito.
htt://njralonso.blgspot.com

Myriam dijo...

¡Contundente!

Espero, Edurne, que sea solo ficción literaria porque sino, como te dice Pedro: ¡a abrir las ventanas! (y sabes donde me encuentras si acaso).

Besos

Nel Morán dijo...

Soy el temor del juego...

Buenas letras para malos tiempos.

Saludos

Cristina dijo...

Edurne
He venido a tomarme algo contigo y con tus palabras tan bien colocadas siempre y me he encontrado con esto .
Especioso pero triste .
No se sí refleja algo por lo que estas pasando .
Pero...
Aquí me tienes , para hablar y lo que necesites

Gómez dijo...

El miedo y el dolor llegan pero también acaban yéndose, solo hay que esperar ...Y pasarlo, todos los pasamos más de una vez...
La vida también es miedo y dolor, y ello nos hace más fuertes.
Besos

Edurne dijo...

Lamentablemente, estas letras son la expresión de los duros momentos que estoy viviendo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
Un abrazo.

Gómez dijo...

¡Ánimos!. Un abrazo y besos.

Anónimo dijo...

Animo Edurne a veces hay que hacerle frente y se le vence. Irune

A.K.E. dijo...

Querida Edurne: Esa sensación que describes la he sentido yo al ver hackeadas mis cuentas y hasta mi ordenador. Si quieres contactar conmigo Chelo te dirá como hacerlo.
Un beso y a plantarle cara al miedo.

Edurne dijo...

BLANCA, IRUNE:
Gracias por esos ánimos.
Un abrazo!

Edurne dijo...

A.K.E:
Cuánto tiempo!
Acabo de encontrar tu comentario entre los que Blogger selecciona como spam, ya ves...!

Bueno, mi miedo, mi dolor es debido a la enfermedad, no a otras cosas. Mis malos tiempos tienen que ver con eso, con la angustia, la impotencia, la rabia, el sufrimiento y la certidumbre de lo que hay...

Muchas gracias por tu visita y tus ánimos!
Un beso!

Nerim dijo...

No sabes como siento lo que estais pasando por la enfermedad de tu padre. En casa tambien hemos debido de dejar la puerta entreabierta y, con su paso de cangrejo, ha entrado sin llamar alojandose en la mama derecha de mi hermana la pequeña. Estamos todos consternados, el miedo y el dolor acampa a sus anchas, solo nos queda un atisbo de esperanza por un mañana mejor.

La misma esperanza que deseo que os embargue para poder superar tanta tristeza.

Un beso muy grande

Edurne dijo...

MIRENTXU:
No sabes cómo te agradezco ese cargamento de esperanza!
Eskerrik asko!
La tristeza, la impotencia y la rabia caminan juntas, pero la esperanza nos sigue muy de cerca.

Ánimo para tu hermana también!

Muxutxuak!
;)