sábado, 22 de junio de 2013

¡Y SE FUERON!


Dos cursos bastante tormentosos, y ayer les llegó el turno de despedir la que ha sido su casa desde los 2 años. Diez años en el mismo sitio, marca. Ahora la incertidumbre de cómo les irá, no solo en el Instituto, sino como preludio de la vida que les espera.

Algun@s lloraban amargamente, se me agarraban y no querían marcharse. Otr@s, en cambio, estaban contentos con esos nuevos aires que les soplaban ya en la cara...

C'est la vie! Nosotros seguimos en el mismo sitio, recogiendo cada nuevo curso pequeños corazones con la cabeza cargada de sueños, con inquietudes y muchísima curiosidad.
Treinta y dos son los cursos escolares que cargo sobre mis espaldas, y los que todavía me esperan, porque con estas perspectivas...

En estos años, yo me he ido haciendo mayor, por dentro y por fuera, aunque me sigo viendo en aquel tren que me llevaba a Santurtzi, mi primer destino, con mis 22 recién estrenados, y con ese miedo que me agarrotaba las entrañas. Ha llovido mucho, ha diluviado. Ha pasado de todo. Y sigue pasando. La Santa Infancia, como me gusta llamarla, además haciendo un ejercicio de retroceso a mi propia infancia, cuando recaudábamos dinero para aquella otra Santa Infancia, la de las misiones... Los de mi quinta y un poco más, lo tendrán presente también... La Santa Infancia, retomo el hilo, también ha cambiado, yo vengo observando ese cambio tan radical en estos últimos años, al mismo ritmo que la sociedad. Hay crisis, crisis en todo y de todo. Pero siempre tenemos oasis donde refugiarnos, a los que agarrarnos y seguir pensando que todavía existe la inocencia...

Cada grupo que voy dejando marchar, se lleva una parte muy importante de mi. No solo mis desvelos y preocupaciones por todos y por algunos mucho más en particular; se llevan mis ganas de seguir peleando por esta profesión, se llevan mi rabia, mis decepciones, mis sonrisas, mis buenos y mis malos momentos, se llevan un cachito de Edurne que para cada uno es única e irrepetible, pues lo mismo que yo los he vivido de una forma, ellos y ellas, a mí también.
Para algun@s estaré siempre en su recuerdo, para otros, posiblemente ya haya pasado al olvido...

Ayer se fueron. Siempre hay quien te agasaja de alguna forma, dibujitos, postales  y manualidades hechas por ellos mismo, o algún bizcocho, detalles que te alegran y te sueltan ese manantial interno que ahora llevo sin cerrar...

"¡Edurne, vamos a venir a visitarte, y el 7 de diciembre también, que es tu cumpleaños!" Y ha habido generaciones de ellos que han venido y siguen viniendo.
Y los que me piden la vez para hacer las prácticas de Magisterio conmigo, de esos y esas... ¡a punta pala! Además, alguno de ellos, después de haber sido mis alumnos, y haber hecho también las prácticas conmigo, luego han sido mis compañeros de trabajo. Este año, Iban, el profe de gimnasia, por ejemplo.

Orgullo. A lo que siento yo, se le llama ORGULLO, con letras mayúsculas.
Solo por eso, hay que seguir, como sea, pero seguir. Y aunque me jubile, algún día no se sabe cuándo, no dejaré de ser nunca maestra. ¡Qué palabra tan hermosa!

Que les vaya bien en la vida y que, sobretodo, sean buenas personas, es lo que siempre les digo. Yo ya he cumplido mi cometido con ellos. Ahora, ¡a caminar!



Fotos y manipulación foto grupo: Edurne

12 comentarios:

Elena dijo...

Cuántas generaciones pasan y pasarán por las mismas aulas. También los maestros pasan dejando su huella en las paredes de ese colegio que formó parte indiscutible de sus vidas.

A seguir Edurne, otros niños llegarán para pasar varios años a tu lado, y tú has de estar ahí.

Un beso.

Bertha dijo...

Edurne: por lo que leo ya has concluido el curso.Que pases una noche Mágica de San Juan que ese fuego purificador limpie toda la negatividad.

Un abrazo feliz verano!

PS:nosotros hasta la quincena de julio curro.Han adelantado en nuestra comunidad las pruebas de la extraordinaria de Selectividad para ajustar las fechas al calendario de Bolonia....solamente 7 comunidades y las 12 restantes en septiembre:ayer tuvimos reclamaciones de la primera convocatoria es...un curso raro pero no queda otra.Hace tiempo que un sábado era sagrado.

Chelo dijo...

Dicen que los enseñantes somos un poco infantiles y como no, si estamos la mayor parte del dia entre niños.

Que descanses,si puedes, te vendrá bien.
Un fuerte abrazo.

Francisco Espada dijo...

Hace unos años me decía un profesor de la universidad: lo malo es que los alumnos siempre son los mismos, siempre tienen 20 años, pero yo no.
Mis mejores deseos para ti. Que puedas recuperarte este verano y retomar en septiembre con fuerzas.
Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

La sensación -repetida, pero no igual- de cada fin de curso, de cada comienzo de curso... impagable.
Besos.

Anónimo dijo...

Como dice la canciones de Los secretos "Un árbol he plantado y sus frutos ha dado " .En tu caso muchos.Felicidades. Irune

ro dijo...

Estoy en Berlín con 52 adolescentes y me has emocionado. Ya sabes que es lo mismo que me pasa a mi con los chicos. Se llevan parte de mí cada año. Y cada vez soy más mayor y ellos siempre tiene la misma esad.

Besos.

Ishtar dijo...

Es muy gratificante cuando los alumnos te hacen un detallito o cuando pasados años te los encuentras por la calle y te dicen lo mucho que aprendieron contigo.

Todos los “profes” sois imprescindibles, ¡unos verdaderos MAESTROS!, con todos los sentidos de la palabra.

casss dijo...

qué lindas sensaciones nos trasmitis.
Qué linda la Santa Infancia!!!

un saludo cordial.

Edurne dijo...

Ahora estoy en clase ordenando, rompiendo, tirando, guardando, leyendo, recordando,limpiando...
El aula se quedará vacía durante dos meses a partir de mañana. Otros vendrán a ocupar el lugar que tantos y tantos han dejado libre...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Un abrazo!
;)

miralunas dijo...

Edurne querida, cuando llegue yo a Bilbao (no pasará tanto, ya verás)a darte un largo abrazo, me ensearás tu escuela?

besos!

Gómez dijo...

La vida son etapas, la de la jubilación también llega...Cada año despido a compañeros de profesión y también duele.

Los niños son el futuro, ojalá les sea llevadero...

¡Feliz fin de curso!, ahora a reponerse...

Besos