domingo, 25 de marzo de 2007

DE PARIS A ESTAMBUL




Vestidas de tul,

vestidas de azul entre tanta luz...

Así caminan, cogidas de la mano,

enlazados los dedos de las ilusiones,

las niñas de mis ojos.


Perdidas entre las aguas del Sena,

y recuperadas bajo el Mar de Mármara,

suspenden su liviano peso

en azules cúpulas, y despiertan

con cantos de oración que elevan el alma

hasta lo más alto de la Torre Vigía,

en el Campo de Marte.


Caminos de hierro,

pájaros de acero...

Vestidas de tul,

vestidas de azul entre tanta luz...
Foto1: Internet Foto2 y texto: Edurne

8 comentarios:

Silvia dijo...

bonitos tules se visten estas dos damas, que estiran el cuello creando formas enhiestas...
como tú bien lo muestras...
(qué bien, cuánta actividad, cuántas novedades nos pones)

Edurne dijo...

Pozí.... y aquí vistiendo los otros, los grises tules, que tal parece que estemos envueltos en una bruma contínua, y además con este sirimiri tan nuestro...
Comienza la semana, y no sé si ando yo tan estirada como esas dos torres, de lo que sí estoy segura es de cómo la acabaré. Socorrooo!
Hala, pues unos muxus de primavera de pacotilla!

Anónimo dijo...

Ya estoy contenta y eso que "casi" había conseguido poner contraseñas en todas partes y nombres y contraseñas. Me autodenomime l.blonde (¿original eh txikis?) y así me quedo que me vino a la cabeza entre estupor y estupor (y otra cosa que luego os descubriré), me quedo así que me costó lo de los nombres y las contraseñas y lo de las contraseñas en todas partes.

p.d. este comentario lo estoy "copiando" de papel, lo he escrito antes por si acaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaso

l.blonde dijo...

si digo yo!!!!!!!! (no me veis pero me muero de la risa)

Edurne dijo...

Blonde gemela: no, no te vemos, pero seguro que te imaginamos. Y también nos morimos de la risa (por no dejarte sola en ese trance tan terrible, el de morirse, digo... aunque sea de la risa!)
Ah, y... bienvenue!

l.blonde dijo...

Entre paris y estambul me doy por avisada como navegante y acepto el envite y sonrío, no sólo sonrío, se me queda la cara como alegre, con los ojos achinados, arrugando un poco la nariz, me llevo el dedo índice a la boca y me muerdo un poquito la uña. ¿Me imaginas?

pues yo te imagino mujer de orillas en tu camita arrulladita con la vista-pensamiento-sentimiento en mucho, desde sicodélicos marineritos de interior ¡qué contento! hasta arco iris alzándose entre tejados durante un segundo, durante ese segundo justo ¡qué suerte!, te imagino en jardines y en mares y en barcas y en cielos. ¿“gemela”? vale!!! ¡qué contenta, qué suerte!

te imagino porque me resulta muy fácil dejarme llevar por ti, te imagino mujer de orillas a colores.

Pero no quiero imaginar que te pasará con el rojo, te he visto en naranja, en verde, en azul, en amarillo, en violeta incluso en índigo, ¿Siete menos seis es rojo? pero no, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero imaginarte en rojo, quiero sorpresa (sor presa carmelita descalza no, que ya te veo) quiero imaginarte en rojo como tu quieras.

Edurne dijo...

Huy, pero qué bonito, blonde de ojos achinados!

Deja, deja que piense, mientras me despojo del rojo sofoco del día [terrible, por cierto(el día y el sofoco)].

Deja que piense mis palabras. Abracadabra, pata de cabra (mmmmmuuuurmmmmuuuuracionessss)y como por arte de birlibirloque (vaya con la palabrita!)...........

Aquí se supone que tenía que salir el discurso (florido y hermoso),pero ya te digo, el rojo del día me ahoga todavía.
Deja, deja que piense.........

Edurne dijo...

Pues ya me despojé del rojo...
Ya lo he dejado por ahí, prendido, colgado de alguna nube viajera.
Ya he completado el arco, el siete, la cábala...la magia!
Ya!