domingo, 6 de mayo de 2007

OLAS DE OLVIDO


Sentada en la orilla de mi mar,
observo las olas pasar.
Y vienen a mi recuerdo la espuma,
la brisa y el verde de otro mar...
Corrientes alternas que se cruzan
sin miedo a naufragar.
Corrientes frías,
cálidas,
y un banco de pececillos azules que,
nervioso,
recorre mi territorio hacia el Norte,
baja hasta mi Sur,
ése que limita con tu dominio...
Lejanas sirenas que cantan.
Marinos que se pierden en su canto.
Y yo cierro los ojos para
perderme en tu olvido...
Pintura y texto: Edurne

6 comentarios:

l.bordeblon dijo...

¿qué es eso de mi mar con el pasar y con el otro mar???? ah!! y con el naufragar? Marinera, marinera de agua dulce!!!!! dónde están las sirenas???? Algo me suena mal.

me recuerda una poesía que escribi, posiblemente en un día de mayo como este, para acompañar a un ramo de calas en uno de esos viajes diarios a la capilla del colegio de todo aquel mes.

"de un capullo que se abrió
la virgen maría salió
tras ella ángeles vi
de mil en mil salir"

INSUPERABLE, se me veian tablas???

Penélope de Ítaca dijo...

Las sirenas... con Ulises!

Pasar, mar, altamar y ultramar, naufragar, llorar, soñar y esperar...
Pero también: cantar, bailar, vibrar, gritar, alborotar, respirar, estirar, saltar y...AMAR!

Mayo, florido y hermoso, y...
"Con flores a María, que madre nuestra esssssss! (Que una también ha pasado por la capilla, y de mayos... sabe la tira!)
Amén!

l.sirenabulliciosa dijo...

Navegando en pos de las sirenas con inocente alegría.

El canto de las sirenas lo traspasa todo; la pasión de los seducidos hace saltar prisiones más fuertes y firmes que las míticas cadenas alrededor de los mástiles más erguidos. Sin embargo, las sirenas poseen aún un arma mucho más terrible que su canto: su silencio. Nada es más angustioso que el silencio de las sirenas.

Amén, cantando, bailando, vibrando, gritando, alborotando, ando ando ando y sobretodoamandoandoando.

Lola la ola dijo...

Tienes razón, bullicio de sirenablonde, el silencio es mortal, se mete hasta lo más hondo, y de ahí, ya nadie puede sacarlo...

Por eso cantar, bailar, gritar... y sobre todo amar; para acallar el murmullo del silencio, la mentira escondida, el deseo encadenado...

Inspector Martínez dijo...

Hoy estoy espeso. NO me siento capaz de hacer ningún comentario al respecto que este a la altura de los sagaces, maliciosos, opacos, y talentosos comentarios de la sirena blondeblue. Dire que uno de los encantos de la poesía es ese flash de la vida del que escribe que se intuye, pero no se ve, ese pequeño destape irremediable cuando se ponen a danzar los sentimientos que hacen que el lector quiera intuir más de lo que ve, que quiera imaginar más...
Hay talento en tu poesía marramiau, aunque lo de los pececillos de norte a sur suena un poco erótico, no???...

La Gata Aristogata dijo...

Marramiauuuuuuu........miauuuu!
Que después del weekend, sólo tengo ganas de dormir. Miauuuuuu!

La poesía es un flash, son dos, tres... e ir destapando el alma, quitando capas de miedo y perdiendo corazas.