jueves, 10 de mayo de 2007

TIEMPOS PRETÉRITOS


Dicen... dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor.
Ya no sé qué pensar, y es que si miro esta retrospectiva psicodélica y años sesenta total, lo que veo es una Edurne que todavía guardo bien guardada dentro de mí.
¡Lo que veo es una infancia tan distinta a la de hoy en día!
Si miro a los niños y niñas que cada mañana aparecen ante mí: algunos retadores y agresivos, otros cansados de no se sabe qué, otros, casi como la Edurne de la foto, otros explorando galaxias subidos en no se sabe qué nave espacial y otros con miedo en la mirada... pues me llevo las manos a la cabeza y no puedo evitar pensar que qué es lo que hemos hecho, qué es lo que estamos haciendo como sociedad...
Algo se nos está escapando de las manos, y creo que el pegamento, las cuerdas que utilizamos para agarrarlo, no es lo más adecuado.
Un toque de tristeza asoma en mi mirada de maestra ciruela.
Quién me iba a decir a mí.. a mí que con esa carita de inocente, con el catón en las manos, sujeto casi con miedo, y esos ojos que miran con susto... ¡quién me iba a decir a mí que iba a terminar ejerciendo un magisterio peleón! Yo, que lo que quería era ser de todo: monja, misionera en el África tropical y que me la pasaba bautizando negritos, negritas en este caso, que a todas les ponía mi nombre, que quería ser espía, pero como aquéllos de las series de la tele de la época, que quería ser titiritera, saltimbanqui... ¡A mí que creía en la existencia de los Invasores, los que tenían el meñique más tieso que el palo de una estaca...!
Lo que es la vida.
Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor. Depende. Mi infancia sí que fue Santa. No duró mucho, pero sí que estuvo bien aprovechada. Y cuando miro la foto, todo lo psicodélico de la época, Beeatles, Rolligs. Los Bravos... auuuuuuu, pues sí, que entre Domunds, chinitos y negritos de la Santa Infancia, que me da a mí que los niños y las niñas de entonces, éramos más felices que estos otros de los MP3, las Plays, los móviles con descargas desde la Red y no sé cuántas chanfainas más...
Yo jugaba en la calle: a la goma, a la cuerda, al truquemé, al escondite... Y todavía me acuerdo, y todavía me veo, y todavía sonrío... Y recuerdo los nombres de mis amiguitas, a las que nunca más he vuelto a ver, pero que recuerdo sus nombres y apellidos, su tono de voz... Recuerdo.
Suerte, creo que se llama suerte.
Dicen... en este caso, también digo.


Foto: Fotógrafo escolar años 60 Manipulación: Aitor

8 comentarios:

l.bloncontagiadademelancolia dijo...

te voy a dar una alegria, ya ves.

la alegria: PRUEBA CONSEGUIDA

tú que querías ser monja... ¿has sido un poco bastante sor ernestina del niño jesus? sorpresa (por lo menos para mi), y buena noticia: tienes lo bueno sin necesidad de sor-presa.

tú que querías ser misionera ....a todas les ponias tu nombre..., hello!!! ¡¡¡¡yo no me llamaba edurne hasta hace más bien poco!!!!chinchin, ahora soy edurne en el bilbao tropical.

tú que querías ser espía: ¿sabuesa es igual que espía???? guau guau guau. qué tiemble el inspector martinez.

titiritera, saltimbanqui??, perdona chica, pero eres titiritera y saltimbanqui y teatrera y trovadora y correcaminos y equilibrista de pro.

¿has dejado de creer en los invasores? No tengo datos, pero dame un par más de bis a bis y ... no sé, creo que podré rebatir tb. eso.

Admitido, la maestras, incluso las más sicodélicas necesitan los ochocientos mil días de vacaciones, sin contar la semana santa y las navidades, que van aparte.

Admitido tb. que blonde blue se ha encontrado melancólica (cosa que no le disgusta necesariamente)al leer sobre los tiempos pretéritos, sobre todo porque se queda perpleja, aunque creo firmemente que cualquier tiempo pasado simplemente fue diferente, y que el mejor de todos es éste, este tiempo mío, el de ahora, el de todas las infinitas posibilitysss, el único que existe y el único que merece la pena, bueno y no me engañes, me parece que tú tb. lo sabes.

Edurnita dijo...

Guauuuuuuuuu, y miaumarraquetemarramiauuu!
Muy bien blondecontagiada, muy bien!
Me congratula ver, saber, leer (hoy me ha dado por la segunda conjugación)... que he puesto ese puntito de "rimember" en tu corazoncito, gemela!

Gracias por los piropos que me dedicas; por las admisiones y reconocimientos...

Y hombre, para la infancia, sí, para eso sí que creo que fueron buenos tiempos, para la mía!
Aunque tienes razón, diferentes, fueron diferentes.

Y éstos, los tiempos de ahora, los míos... respecto a mi yo interno, a mi madurez, of course, son fenomenales, son pletóricos, tranquilos, con infinitas posibilitysss...

Sabes, me han entrado unas ganas irrefrenables de cantar aquéllo de:
"Yo soy aquel negrito del África Tropical que alegre cantaba la canción del Colacao...(aquí me da que algo no me encaja bien) Y es el Colacao, desayuno y merienda ideal, Colacaooo Colacaooooo!"

Pues nada, y un marramiau por Chispitas, el gatito de mi amama, que una ya anda metida de lleno en lo de viajar a la infancia...

Inspector Martínez dijo...

Hola Edurne, o marramiau, o aristogata ( me mola más lo de aristogata). Antes del comentario, un inciso para confirmar los parecidos razonables. ¿Que tienes con las maestras, blonde? Algún día tendremos una conversación al respecto...

Respecto a la infancia yo reconozco que la mía en concreto no la echo mucho de menos la verdad. Era un niño timiiiiiiiiiiiidoooooooo, aunque cuando realmente lo pase mal fue en la adolescencia. En mi opinión es la peor etapa de la vida de una persona, donde la palabra DESORIENTACION es la que marca tu vida, por lo menos en mi caso. Hace ya años que estoy encantado de haberme conocido, pero no fue siempre así. Estoy de acuerdo con blonde que el momento actual tiene que ser siempre el mejor momento salvo que tengas problemas puntuales que no te den un poco perspectiva, ya que la incertidumbre del futuro es lo que nos mueve. Tener objetivos es lo que nos da salsilla. Por eso en general los muchimillonarios no disfrutan de la vida, no tienen objetivos ni metas, todo lo tienen dado. Bueno, vale, que me voy por la tangente. En cuanto a la juventud de hoy en día yo tengo mi propia teoria (quizá te la he comentado entre ruina y ruina blonde), es muy larga, pero te dire que se debe a la liberación de la mujer( toma ya, en conversación directa con dos mujeres de hoy en día, seguramente prototipos zapateriles de la mujer moderna). No soy para nada machista, y que conste que me alegro de la igualdad en el mercado laboral y en todos los ordenes de la vida ( en general haceis casí todo mejor que los hombres, entre ello escribir, a los echos bloqueros conocidos me remito)pero esto a ido en detrimento de la correcta educación de los niños. Un día con más tiempo y con una copa en el casco de por medio me explico mejor.
Agradezco que me hallas dado la oportunidad de leer tu bloq, ire dosificando las lecturas porque veo que eres prolífica total (que envidia, a mi cuesta ponerme meses). Esta primera es más opinión que otra cosa pero el estilo mola. Voy a leer la poesía de debajo. Un saludo.

Aristogata de las baldosas dijo...

Huy, pues qué ilu encontrar la primera voz maculina por esta orilla! Gracias por acercarse a chapotear y jugar con las olitas, Inspector Martínez!

No lo había dicho, se me olvidó apuntarlo el otro día, pero de pequeña también quería ser detective... aunque algo de "sabuesa" se me ha quedado pegado entre las neuronas.

Pues sí, sí... totalmente de acuerdo en eso de la educación de los niños... hay padres que tienen "miedo" de sus vástagos, y eso se nota, eso se lleva de un lado a otro: de casa a la escuela, a la sociedad...
y a ver, a ver quién brega con semejante lastre!

La timidez suele salir a flote, Inspector. Yo también era una niña muy tímida, soy una mujer tímida... pero hace ya mucho tiempo que descubrí eso de los "mecanismos de defensa". Mecanismos que son diferentes en cada uno y una... y echar mano de ellos, saber ustilizarlos, pues.. te salvan!
La escritura es uno de esos mecanismos, y, además fíjese usted los beneficios que reporta!

Pues ya sabe, señor inspector, si se encuentra usted a gusto por esta orilla, puede venir a remojar los pinreles cuando guste... que tal vez le inspire para resolver alguno de sus casos (ya se sabe, mirando al mar.........)

verb o rea dijo...

a mí me molaba (y todavía creo que ejerce cierta atracción) lo de pretérito pluscuamperfecto! toma! verbo sin complejos!
no desanimarsen. hay días y días. niños y niños. rachas y rachas. cursos y cursos.
selaví o en castellano, todo cambia.

Edurne dijo...

Y qué me dicen del "Passé Compossé", que va con pose y todo el tío!
Que todo cambia, me dices Verb o rea?
El Divino Verbo, la capilla y el mes de mayo, ayyyyy, si es que ya lo mezclo tó, que los efluvios preadolescentes me tienen trastocá, completamente trastocá!
Esperemos que todo cambie... a mejor, noski!

Ese Antoine dijo...

Què hermosas palabras! tiempos pretéritos, aunque en realidad no son ni peor ni mejor simplemente son, en esos tiempos no necesitamos querer saberlo todo por eso somos, tal vez, más aventureros.
Es un placer sumergirte en tu blog, me han encantado las imágenes, los poemas, lo que he leído hasta entonces.
Muxus a todos.

Edurne dijo...

Ongi etorri!
Pues el placer es mío, querido Antoine, al ver que te has dado un pequeño chapuzón orillero!
Ya sabes que esta orilla siempre mantendrá la espumita chispeante, por si se presenta cualquier visita... y no te digo nada ahora, con el calorcillo que se nos avecina!

Tiempos pretéritos, presentes y futuros... Todos forman parte de nosotros; por lo que fuímos, por lo que somos y por lo que seremos.
Nuestro pasado es el que nos ha traído hasta nuestro presente y éste será el que nos lleve hasta nuestro futuro.
Todos son necesarios para el currículo de vida!

Y como cantaba Karina:
"Volver la vista atrás es bueno a veces,uuuuu, mirar hacia adelante es vivir sin temor... (creo que era algo sí)Vive siempre con ilusión, pues cada día tiene diferente color...."
Vive la vie mes amis!