sábado, 3 de marzo de 2012

CURRICULUM VITAE (I) "Panes et Circenses" (Replay)




Pedro Ortiz.

45 años.

Casado. Dos hijos.

Parado.

Granollers. Barcelona




Si en mi familia todo el mundo es del Espanyol, ¡a santo de qué habré salido yo tan señorito y tan culé!

Ya son casi dos años de este aburrimiento que me congela por dentro, así, como si me mordieran las tripas. La Paqui dice que soy yo, que no me suelto, vamos, que no me muevo. Tal vez tenga razón, y es que encima he engordado como ocho o diez kilos desde que nos echaron a la calle por culpa de la maldita regulación.

Desde luego que este Messi es un crac, menos mal que El Mundo Deportivo y el Marca me ayudan a sobrellevar las mañanas, porque con la casa vacía… Los chicos en el instituto, la Paqui en sus casas, que gracias a ella que vamos tirando. Y yo aquí. Ahora toca ventana. Ya me lo sé todo: Manolo que abre el bar, su mujer que también va por las mañanas para ayudarle en lo de las banderillas. Mari Luz, la pescadera, que sale a echarse el cigarrito de las once y media, justo cuando las marujas suben y bajan por la cuesta de La Mercè, me solidarizo con ella y también me fumo uno, el de las doce menos veinticinco, aunque ya llevo unos cuantos y debería dejarlo…

Hoy está nublado, parece que va a llover; de todas formas creo que bajaré un poco a hacerle una visitita a Manolo, un par de chatos ya caerán hasta la hora de comer, y además, Manolo también es culé, así que tenemos tema de conversación.

Llega la Paqui, la veo bajar del autobús, salgo a su encuentro, que no se diga que no hago nada… Tiene cara de cansada, no me extraña, en esas casas de pijos a las que va a limpiar la explotan aprovechando la situación en la que nos encontramos. Le cojo las bolsas del Mercadona. Salchichas, hay unos cuantos paquetes de salchichas, sinceramente, las salchichas no me gustan, pero… pues eso, salchichas y latas de tomate Orlando.

Subimos a casa. Pongo la mesa mientras ella se afana con las ollas. Lentejas, las lentejas que sobraron de ayer, y los platos de Duralex de cuando nos casamos. Abro dos paquetes de salchichas.

Llegan los chicos. El Sergio con cara de dormido, este niño siempre parece estar en las nubes. Casi no hablamos. Terminamos de comer y en el telediario dan los deportes, es lo único que me interesa.

De pronto me paro a pensar: tengo 45 años, después de la siesta otra vez la ventana, el bar de Manolo, la partida, la cena, los chicos y sus peleas, la Paqui y su tristeza, su cansancio, mi vergüenza…

Mañana será otro día.




Foto: Antonio Texto: Edurne

25 comentarios:

Edurne dijo...

Texto ya publicado en la Orilla en julio de 2009, pero que escribí allá por el 2006...

Cada vez más real. Lamentablemente!

Todavía no estoy ni al 75% de lo que yo soy, espero que este suplicio termine pronto. Gracias por sus ánimos!

Un abrazo!
;)

Angeles dijo...

Y cada vez más real, tú lo has dicho.
Cuídate y un beso

Gómez dijo...

Este escrito sí que es triste y desolador, y no lo que escribo yo.
Reflejas muy bien lo que se siente al estar en paro...Lo sé.
Lo siento por estas personas, ¡ojalá se arregle pronto la situación!
Besos

Bertha dijo...

En estos momentos que ya se van viendo las orejas al lobo, hay que mantener los pies bien pegados a la tierra y sortear las cosas con tranquilidad!...

En este relato reflejas la realidad tal cual.

Edurne, que te alivies pronto de este malestar.

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Pedro se habrá suicidado ya.

Besos.

Asun dijo...

Hoy en día hay demasiados Pedros Ortiz en este país, y cada vez lo tienen más crudo.

Espero que te recuperes finalmente de ese dolor de muelas que se resiste a abandonarte.

Muxu handi bat, Edurne.

Laura Caro dijo...

Querida compi:

Lo primero, cuídate mucho, quiérete,mímate, no seas tan autoexigente contigo.

Me gusta este texto tuyo que refleja la vida diaria de tantos, por desgracia...

Un abrazo gigante.

Elena dijo...

Una realidad terrible y el conformismo. La rutina, la monotonía diaría y la poca voluntad por salir de ella. Esperar siempre que sea otro, llámese esposo, llámese Estado, quien te saque las castañas del fuego.
Una vida perra, una perra vida.

Un beso Edurne.

Bertha dijo...

...y Paquis que se van agotando también.

Abrazos.

Edurne dijo...

ÁNGELES:
Lamentablemente así es!

Un abrazote!
;)

BLANCA:
No veo yo que el panorama que se atisba sea muy alegre...
Ojalá nos equivoquemos!

un beso!
;)

BERTHA:
Pedros y Paquis... unos cuántos, más de los deseables!

No sé en qué terminará todo esto!

Un besote, guapa!
;)

TORO:
Tendría que acercarme a ver cómo van las cosas por esa casa, pero me a da a mí que... mal mal!

Petons!
;)

Edurne dijo...

ASUN:
Aquí sigo, sufriendo y deseando que llegue el martes!

Demasiados Pedros, sí, demasiados!

Muxuak!
;)

LAURA:
Si quereme, me quiero... Cuidarme y mimarme, ya no sé yo si lo hago mucho...!

En cuanto a esta realidad que poresento, sí, por desgracia, así es!

Besitos y gracias!
Un abrazo enorme para ti también!
;)

ELENA:
El conformismo paralizante también entra dentro de este drama.

Cuándo saldremos de este lío en el que nos han metido?

Un besote!
;)

Jabo dijo...

Esto que has escrito es duro, pero es el pan nuestro de cada día en este país.
Abrazo. Jabo

Cristina dijo...

¡Que bien escribes hija!
Muy bueno y con los pies en la tierra .
Oye ¡Estäs guapísima en la foto del perfil!
Eso
Sonríe

Edurne dijo...

JABO:
En muchas familias el drama es espeluznante!

Crucemos los dedos para que podamos salir cuanto antes de esta pesadilla!

Un abrazo!
;)

CRISTINA:
Pues ya ves... aquí, juntando unas letritas!
;)
Gracias, Miss!

Ya veo que has vuelto contentilla de tu experiencia mercajabonil de hoy!

Gracias otra vez por los piropos que me has dedicado!

Y un besote espumoso, de espuma marina y también espuma jabonosa!
;)

ZenyZero dijo...

Vaya personaje, se las trae. Lo digo por esa santa colaboración tan masculina de llevar las bolsas y que no digan que no hacemos nada.

Me acuerdo --aunque no venga al caso-- del chiste ese del que llevaba una bolsa de patatas en cada mano y le van a atracar: Levante las manos!!, bueno, ya sabes. Lo siento, es que estos tíos me sacan de quicio. No digo los parados, sino los que compran el Marca y luego se atreven a llamar marujas a las vecinas. Y etc.

Ya te habrás dado cuenta de que me ha gustado el relato. Un personaje e historia muy verosímil.

Un abrazo.
Chuff!!

Ruben dijo...

Si es del 2006, sin duda era premonitorio, tristemente, estamos todos pasandolo mal, en mi caso saltando de trabajo en trabajo, a deshora, lo que no quiere nadie, digo que sigo adelante por los hijos, y sin embargo son ellos los que me mantienen con ilusión.

alp dijo...

Muy fuerte...jolines..vaya tela...y cada vez mas real...y sólo al 75?..un besazo desde Murcia...seguimos..

Edurne dijo...

ZENyZERO:
Hay personajes y personajes, está claro!
Y esto de la crisis, del paro, agudiza ciertos caracteres.
Lo que sí es lamentable e indignante son las situaciones que se están dando.

Eskerrik asko!
Un abrazo!
;)

RUBÉ:
Gracias por el chapoteo en la Orilla!

Sí que es una verdadera pena todo lo que está pasando, y que padres y madres de familia tengan que sufrir estas penalidades. Gracias laos hijos muchas veces es que se tira para alante!

Un abrazo!
;)

ALP:
Sí que es fuerte, creo que no nos podemos imaginar todo lo fuerte que es si no es que estamos en lapiel de alguien con un problemón de estos...

Al 75, sí, espero ir subiendo poco apoco, que ya vale!
;)

Un abrazote!

Javier F. Noya dijo...

Y lo peor de todo es que se hace costumbre y nunca se patea el tablero. Pobre humanidad...Bello escrito. Besos.

CAROLINAPC2 dijo...

Por fín, hoy me deja comentar...
Puff, relato que nos pone los pies en el suelo y nos hace volver a la realidad de muchas familias...
A ver si esto empieza a remontar y desaparece este miedo en las miradas de la gente...
Bss

Teyalmendras dijo...

Un placer chapotear por aki... salpicarme de tan variado contenido.

Saludos almendrados ;)

Miguel Baquero dijo...

La verdad es que es un pequeño gran drama. Como sucede a diario y entre mucha gente, nos parece que es algo como más soportable, pero realmente es una situación angustiosa... yo la viví durante algunos años, de chaval, y no es comparable porque yo sabía que muy mal se tenía que dar para no encontrar alguna vez salida. Pero ahora las cosas han cambiado tanto que hasta me da palo estar aquí opinando sin ser afectado en carne propia.

Edurne dijo...

JAVIER:
Estas rutinas son muy malas y paralizantes.

Un beso!
;)

CAROLINA:
El remonte me parece muy lejano, más bien creo que las cosas todavía empeorarán más...

Besitos!
;)

TEYALMENDRAS:
Un placer verte por aquí. Gracias por la visita.

Un abrazo!
;)

MIGUEL:
Yo creo que al no estar en estas situaciones extremas, y más extremas todavía, como tú bien dices, casi hasta nos avergonzamos de hablar...

No sé cómo transcurrirá este largo invierno de crisis a todos los niveles!

Un abrazote, y bienvenido de nuevo!
;)

Francisco Espada dijo...

Casi me pierdo este bello relato, lo que me habría sabido a cuerno quemado. En el texto, la vida misma, la vida de muchos otros ejemplos como agua derramada, tan difícil de volver a meter en el cántaro. Como telón de fondo pan y circo, el fútbol nuestro de cada día, al tiempo que la mortificación de tantas personas que sufren en sus carnes el desgarro del paro. Besos, Edurne.

Edurne dijo...

FRANCISCO:
Esta es una cruda realidad que cada vez va tomando más cuerpo en nuestra sociedad, lamentablemente!

Confiemos en que la soga apriete pero no ahogue del todo!

Un abrazo!
;)