jueves, 29 de marzo de 2012

LA SOLEDAD (Replay)




La soledad llama a tu puerta

sin permiso, con descaro,

reclamando el tiempo perdido,

los años olvidados…


La soledad llama a tu puerta

con las manos

vacías, llenas de aire frío,

asomando entre ciega sonrisa…



La soledad llama a tu puerta

como dueña de la casa,

reina de tu vida.

Trae oscuridad en la mirada…



La soledad llama a tu puerta

y la dejas pasar, como si nada,

como si la conocieras de siempre,

como vieja amiga…


La soledad llama a tu puerta y

entra risueña, de tu mano

recorre las estancias de tu casa,

las ocupa…



La soledad llama a tu puerta.

No abras, no contestes,

di que no estás, que no es a ti

a quien busca…




Foto y texto: Edurne (entrada ya publicada el 12 de diciembre de 2008)

12 comentarios:

Bertha dijo...

Hola Edurne!

Que tríste es llegar a la ancianidad y quedarte solo.Cuando lo que más reconforta a un anciano es el cariño, el afecto, sentirse acompañado.Ojalá que no tengamos que padecerla.

Un abrazo Seño:)

Gómez dijo...

Este poema es de lo mejor que te he leído .

La soledad llamó a mi puerta...

Saludos.

Elena dijo...

Si fuera tan fácil como cerrarle la puerta.

Un beso Edurne.

Bertha dijo...

...es precioso!.

TORO SALVAJE dijo...

Todos seremos abrazados por ella.
Absolutamente todos.

Besos.

Angeles dijo...

A veces me gusta que tome café conmigo, pero que no se quede nada más que un ratito :)
Muy bueno.
Un beso

Francisco Espada dijo...

Dicen médicos y psicólogos que la soledad es la primera y más grave enfermedad de los mayores; vamos hacia mayores: estamos inoculando la soledad. Parece un silogismo inevitable, pero en nuestra mano está darle una larga cambiada y atrincherarnos en la amistad como antídoto. Un fuerte abrazo, "neska polita".

Asun dijo...

Lo peor es cuando tiene llave y no se molesta en llamar a la puerta, entra directamente y sin pedir permiso.

Ongi pasa oporretan. Nik asteazken arte lan egin behar dut. :(

Muxu handi bat.

Abriendo Caminos dijo...

Muy linda imagen, pero hay que ser amigos de la soledad, sobre todo cuando uno no espera que toque a nuestra puerta.

Saludos

Edurne dijo...

BERTHA:
Es cierto que la vejez asusta un poco, y hay mayores que están muy solos, pero otros, afortunadamente, son muy queridos...

Gracias!
Un besote!
;)

BLANCA:
Gracias por tus elogios!

Pero, oye, nada de que la soledad llamó a tu puerta... másndala de vacaciones, anda!

Un besote!
;)

ELENA:
Ya, ya sé que no es tan sencillo...
A veces, no la buscamos y se nos instala sin billete de vuelta...

Un abrazote!
;)

Edurne dijo...

TORO:
De momento espero que ese abrazo tarde mucho en llegar, no tengo ningún interés en su "cariño"!

Molts petons!
;)

ÁNGELES:
Eso es, la invitas a un cafecito y enseguida le indicas por dónde está la puerta...
;)

Un besote!

FRANCISCO:
Hago mías tus palabras, amigo Francisco.
La amistad es uno de los mejores antídotos!
Un abrazo enorme!
;)

Edurne dijo...

ASUN:
Okupa, eso es lo que es, una okupa de tomo y lomo, y una jeta!

Oporretan nago gaurtik.
Animo zeu!
Muxuak eta ondo pasa ere bai!
;)

ABRIENDO CAMINOS:
Gracias por tu visita!

A la soledad, la conozco, pero prefiero mantenerla a raya, guardar las distancias, no darle demasiadas confianzas, no vaya a ser que...

Un abrazo!
;)