miércoles, 17 de abril de 2013

UNA LIMOSNA, POR FAVOR...




Arañan con los dientes del desánimo
cualquier migaja que les echemos
porque la vida les ha robado hasta el aliento.
Mientras, nosotros sacudimos nuestras sonrisas de beato,
y miramos a lo alto buscando el salvoconducto
que nos lleve directos al paraíso de los santos hipócritas.


Imagen: Internet  Texto: Edurne

7 comentarios:

Francisco Espada dijo...

No imaginas cómo te agradezco este texto tuyo, intenso, rotundo, como el látigo de Jesús a los mercaderes del templo.

Esta tarde, cuando suenen los clarines en la Maestranza, cuando la feria siendo un hervidero, estaré, estaremos asistiendo y enjugando las lágrimas de los empobrecidos: la mejor feria.

Besos

Elena dijo...

Breve, contundente y afilado como un cuchillo.

Un beso Edurne.

A veces Eau, a veces Euria, parfois Idoia dijo...

Ahí, ahí, sí señora, ahí les has dado. En el clavo, Edurne, y de qué manera.
Muxuak!

Chelo dijo...

Breve, conciso, para qué más? Con las palabras justas para hacer pensar y mucho.
Un abrazo

Edurne dijo...

FRANCISCO, ELENA, IDOIA, CHELO:
Lamentablemente, es el pan nuestro de cada día!

Gracias por vuestros chapoteos!

Besos y aplausos!
;)

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Ya no necesitamos limosna, sino justicia social!
Besos.

Edurne dijo...

¡Eso!
Pero... ¿Quién la ha visto, dónde está?

Seguiremos!

Besos!
;)