miércoles, 3 de abril de 2013

STRUKTURKRISE




No, no se asombren, no he aprendido alemán así, de la noche a la mañana, que yo, más allá del “subanestrujenbajen” y el “gotascaen”… poco más. Pero es que esta Crisis Estructural viene bien empacada, rígidamente empacada, y está afectando a todos los estratos de la vida.

Hoy no voy a pensar, no quiero seguir estrujando mi cerebro con problemas que no sé si ocurrirán. Hoy voy a dejar mi disco duro en “standby”. Y es que es tal la presión-opresión mediática a la que estamos sometidos, que nuestro cuerpo, el físico y el otro, el etéreo, sufren. Sufren, ¡cómo no sufrir!, las saetas de estos momentos tan fuertes, tan graves, tan indignos, tan (a)(in)morales que estamos padeciendo.

Caminar cada día se está convirtiendo en un peligroso ejercicio. Esquivar los obstáculos que nos van poniendo a cada paso, una proeza. Y casi me avergüenzo de escribir estas letras, yo, que podríamos decir que soy una privilegiada.

Y me duele. Me duele todo, absolutamente todo. Me duele la conciencia –que yo sí tengo–, me duele la realidad difusa en la que se mueven un número ingente de seres humanos cada día. Me duele la vergüenza ajena, y es que a la pobre la tengo recluida, no vaya a ser que… Me duelen los niños, me duelen los ancianos, me duelen los pobres que luchan por salir del pozo, me duele la impotencia que se me agarrota en la boca del estómago… Y me duele la Humanidad entera, una parte por sufridora, y la otra por ser el verdugo de la primera. “Señor, perdónales porque no saben lo que hacen…” No, no creo que aquí haya ignorantes, aquí hay mucha mala gente. Aquí hay mucho desalmado, ladrón, egoísta, mentiroso, cobarde, vil o mejor villano, mucho desecho, detritus humano, porque no se les puede calificar de otra cosa.

Pero claro, ellos, los “malos-malísimos” siguen estando bien protegidos, bien forrados de todo, y se ríen de nosotros, pueden seguir riéndose hasta que les dé la “real” gana. Tienen carta blanca, bula, salvoconducto, permiso, venia… ¡De todo, tienen de todo!

Esta crisis mundial, orquestada por alguna mano negra desde cualquier despacho de esos que suelen estar situados por las nubes de los edificios de multinacionales o “lobbys” que nos manejan y juegan con nosotros, esta crisis, decía, está dando al traste con toda una forma de vida. Hace falta un revulsivo, está claro, pero, ¿seremos capaces de, primero, encontrarlo, y luego, de  utilizarlo, de lanzarnos a la aventura del cambio?

Miro por la ventana. El cielo era limpio, claro, azul… Ahora se ciernen negros nubarrones sobre nuestras cabezas. ¿Qué hemos hecho para merecer esto? Yo, personalmente, no creo haber hecho nada malo, pero, aquí estoy, pagando parte de los platos rotos, sin comerlo, ni beberlo, como tantos otros, como casi todos, unos más, otros un poco menos, porque ya digo, estoy en el lado de los privilegiados, tengo un trabajo, tengo una casa…

El otro día, haciendo zapping en la tele, di con una cadena, no recuerdo cuál, en la que estaban dando un programa que me pareció INMORAL. Se trataba de (llevo un rato parada buscando la palabra adecuada… no la encuentro), digamos personas, que enseñaban sus fabulosas casas, sus mansiones, sus superchalets, sus castillitos, sus maravillosas vistas, sus adquisiciones en tal o cual subasta de alto standing, sus jarrones de la dinastía Ming sus… ¡sus miserias! Y tan guapos, tan sonrientes, tan contentos y sin pudor ni vergüenza alguna, tan… (¡Edurne, calla, no sigas!) ¡Con la que está cayendo! Se me revolvió el estómago y todo, la bilis se me subió hasta la boca, me sentó mal todo, hasta el pertenecer a la raza humana…

La televisión es una auténtica mierda (salvo dos o tres honrosas excepciones). Programas como el que he comentado, los consabidos “De Luxe” o “Salvados” de turno, los “Gran Hermano”, y otro que me parece horrible: “Hermano mayor”… en donde dan pistas a todos esos adolescentes descarriados que hay por todas partes. Indefensos, estamos totalmente indefensos, yo al menos, así me siento.

Se ha puesto a llover. No sé si la lluvia sirve para limpiar, no al menos toda la mierda que necesitamos limpiar, desterrar, arrasar…

No quiero pensar, pero estoy todo el día pensando, todo el día, a cualquier hora. Te levantas, te acuestas, y dale que te pego a la pelota… Y ahora truena, no me extraña, por ahí arriba tienen que estar de nosotros hasta las narices.

Y yo bloqueada. Creo que es la tristeza que me sube desde abajo y me llega hasta arriba, ahogando mi natural optimismo. Me siento… ¡cansada! Y miren que no ceso de animarme y de pensar que “no hay mal que cien años dure”, que “siempre que llueve, escampa” y que “mañana será otro día”… Ya, pero qué quieren, no le veo mucho el sentido a todo esto. Realmente somos tontos, idiotas, no aprendemos absolutamente nada, no sacamos enseñanzas de tanta metedura de pata que ha cometido la Humanidad.

Entiendo la desilusión general, la incredulidad en la clase política –yo tampoco creo–, la falta de confianza cuando cada día se destapan nuevos escándalos, y luego, ya sabemos, casi todos quedan impunes…

Aquí huele a podrido. ¡Abramos las ventanas y dejemos entrar el aire fresco! Ya, ya sé, casi nada está en nuestras manos, pero lo poco que podamos, hemos de hacerlo. Cada cual que contribuya con lo que tenga, aunque sea tan solo (y tan mucho) una sonrisa, una mano, un abrazo, un hombro amigo, un escuchar, un saber esperar…

Sigue tronando. ¿Serán nuestras conciencias?

Foto: Edurne

14 comentarios:

mjesus dijo...

Que post tan bueno y tan real.
Dices ser muy positiva, yo tambien, y lucho por no caer, pero yo digo, una montaña es fuerte, pero por ersion cae.
Si estamos viendo que miramos, da igual `por donde, todo se ve mal o peor, ¿porque no intentamos todos a todos ayudar, escuchar? quizas mientras no toquemos fondo, no vemos?. ANIMO

Francisco Espada dijo...

¡Qué suerte haber leído este escupitajo tuyo salidos de las entrañas! Es cierto; no solo tienen la mala conciencia de vivir a costa de la miseria de los demás, sino que hasta lo enseñorean.

Para no repetirme, he leído muchas cosas tuyas tan bien escritas como esta, pero unas estaban escritas con el corazón, otras con la cabeza, algunas meditadas en el alma, muchas con el desparpajo de una chica de hoy con voracidad cultural, otras apasionadas, pero esta está sacada de los fondos mismo del hígado, donde el dolor se hace contumaz.

Déjame poner mi firma junto a la tuya. Besos.

Elena dijo...

También yo firmo al lado de Francisco.
Has hecho bien, el desahogo no arregla nada pero te deja descansando.

Un beso Edurne.

Myriam dijo...

¡Animo!

TORO SALVAJE dijo...

Está tan podrido todo que no se puede arreglar con elecciones.
Eso es lo más grave de todo.
Las instituciones y los partidos políticos se han dedicado al saqueo de nuestro dinero y no permitirán que nadie les quite su botín jamás.
No puede acabar bien.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Lo peor es que a aquellos que tenemos conciencia social nos llaman tontos...
Besos.

Angeles dijo...

Y sin mucha esperanza, sin saber como cambiar las cosas. ¿Empezar por ayudar a los que tenemos cerca?
Yo siempre he dicho que la ostentación es pecado y en nuestra sociedad hay mucho "pecador", además de todos los adjetivos y nombres que ya has dicho tú.
Un beso

fus dijo...

El despertar de las conciencias.

un abrazo

fus

Edurne dijo...

MJESÚS:
Hay que seguir peleando y no dejando que los ánimos decaigan...

Un abrazote!
;)

FRANCISCO:
Todo lo que yo escribo son como vómitos (unas veces más suaves que otras...)

Las conciencias no son todas iguales, está claro!

Y claro que te dejo que pongas tu firma junto ala mía, un orgullo para mí!

Besos.
;)

ELENA:
Sí, es desahogo sirve para poco, pero bien es cierto que ayuda a liberar una parte de angustia...

Puedes firmar, me honras con ello!

Besotes!
;)

Edurne dijo...

MYRIAM:
Ánimo para todos, que buena falta nos hace!

Besotes, Myriam!
;)

PEDRO:
Ya lo creo que nos tienen por tontos, aunque los tontos sean ellos...!

Besos!
;)

ÁNGELES:
Pecadores... a mansalva!

Seguiremos empujando del mismo carro!

Besos!
;)

FUS:
Lástima que no sea el despertar de todas las conciencias! Pero poco a poco... quién sabe!

Un abrazo!
;)

Marta C. dijo...

Edurne, a veces cuando te leo tengo la sensación de que me hubieras leído el pensamiento. Comparto tu tristeza, tu hatazgo, tu asombro ante tanta injusticia. Pero sobre todo, comparto tu dolor por los niños en especial. Víctimas inocentes de una Humandad que está perdiendo el norte. Un beso grande, amiga.

Irantzu dijo...

Ojalá termine pronto este mal período para España. Desde lejos, lamento ver sus noticias.

Edurne dijo...

MARTA:
Es que yo creo que las personas que estamos en una onda parecida, compenetramos nuestros pensamientos!

Todo eso es compartido, y al hacerlo, nos liberamos un poco de tanta amargura!

Unbesote para ti también!

Muxu handi bat eta molts petonets per tu!
;)

IRANTZU:
es que esto es una crisis a nivel mundial, una crisis, no solo de los países del área mediterránea, del resto de Europa... es una crisis total, en la que todo está en cuestión y haciendo aguas. El sistema político, económico... todo, lo uno arrastra a lo otro.

Besotes, Irantzu!
;)

Edurne dijo...

PARA TORO:
Con unos días de retraso te contesto. La razón:
ACABO DE ENCONTRAR TU COMENTARIO ENTRE LOS QUE BLOGGER DESVÍA COMO SPAM!

Perdó!

Y tienes toda la razón del mundo con lo que dices, pero, quiero mantener un poco de esperanza...

Molts petons!
;)