miércoles, 6 de agosto de 2014

SOLEDAD


Resbalan mis cimientos,
caen por el barranco del olvido.
Ahora,
cuando no siento el suelo
que me sujeta a la vida.
En mi caída te busco
pero,
no  encuentro tu risa caminando junto a mi tristeza,
No está…
Siento que tu amor suelta amarras,
y  veo cómo tu nave parte,
lenta,
con las velas desplegadas,
buscando otro viento,
nuevas brisas que te lleven ligero.
Soy demasiada carga en tus bodegas.
Me agito en mi sueño
y
me veo quieta,
en pie aún,
sujeta mi esperanza en el noray
de nuestro pequeño puerto.
Me veo agitando el pañuelo que te llama,
sin voz que suba por mis venas,
con la sangre muerta,
el llanto seco y enredado entre mis miedos.
Miro y me veo.
Sola.


Texto: Edurne  Pintura: Antonio

10 comentarios:

Elena dijo...

Cuánta tristeza, cuánta desazón y cuánta soledad; pero cuánta belleza encerrada en tu poema.

Un beso Edurne.

Al Tagrí dijo...

Hola Edurne, nada de lo que yo pueda decir servirá para mitigar esa sensación de vacío que te envuelve.
La soledad y la tristeza son proporcionales al hueco que dejan las personas importantes para nuestra vida. En ese viaje no puedes, no debes seguir la estela de su velero, intenta emprender un nuevo viaje, tu viaje, siempre puedes llevar de equipaje el recuerdo.
Besos y cariños.

Tristancio dijo...

Sin embargo, el poeta -la poeta en este caso- nunca está sola. Siempre hay alguien que la lee, la comprende y la acompaña, aunque ella no lo sepa...

Mi abrazo...

Abejita de la Vega dijo...

Triste pero bello.
Un abrazo, Edurne.

Edurne dijo...

ELENA:
Es lo que inunda mi corazón de vez en cuando...

Gracias por tus palabras, amiga!
Besos.
;)

AL TAGRÍ:
La vida está llena de encuentros,desencuentros, reencuentros... de partidas, de miedos a perder a alguien, de alegrías por recuperarlo, o por nuevos encuentros...

Gracias por tus palabras!
Muxuak!
;)

Edurne dijo...

TRISTANCIO:
Tus palabras hacen que sienta tu presencia mucho más cercana,a pesar de esa mar océana que nos separa...

Gracias por tus palabras!
Besos y abrazos!
;)

ABEJITA:
Lo bello también puede ser triste, o al revés...

Gracias a ti también!
Besos!
;)

María Blanca Gomez dijo...

¡Qué bien expresas la soledad que nos inunda cuando se va lo que amamos!, pero hay que dejarlo ir y recordarlo con alegría. Tengo un amigo que adoraba a su madre que murió y dice que siempre que la recuerda sonríe...
Besos

Edurne dijo...

BLANCA:
Gracias por volver a chapotear por esta orilla y dejar la pista para encontrarte de nuevo!

Las ausencias por los seres queridos, ya sean muertes o desamores, o fantasmas que habitan en nuestras mentes... siempre duelen y nos hacen ver cosas que tal vez no sean, y sentir que el alma nos pesa demasiado!

Besotes y cuídate mucho!
;)

furien2001 dijo...

Un poema muy bonito, Edurne. Ya me ha gustado.
Un abrazo.

Edurne dijo...

FERNANDO:
A mí sí que me ha gustado tu soneto "La Nota", pero no me deja publicar un comentario...los escribo y luego hago todo lo que piden pero, zas, nada! Lo siento!

Muxuak!
;)