jueves, 14 de febrero de 2008

CAMPOS PEREGRINOS



Aromas.
Aromas de tórrido verano
cercan los suspiros de mi mañana
dormida…
Olores a espliego y lavanda
que despiertan mi sangre,
presta para el camino,
incierto…
Pían los pájaros entre las ramas de
árboles de dorado sueño
y verdes hojas de ingenuo
pensamiento…
Al alba de mis días,
a la anochecida de mis temores,
acuden campanillas y lejanos
ecos…
Ecos de otras geografías
en escala de una a mil alegrías.
Aromas de recuerdos.
Deseos de infancia en algún baúl
olvidados…
Batir de alas en el refugio
del tiempo perdido.
Dulce abandono al alma
ausente...


Foto y Texto: Edurne

17 comentarios:

sinver dijo...

Simplemente sublime. Cuando dudo de que quizás algo de lo que he escrito esta logrado, me doy una vuelta por aqui y me convezco de que es un desastre total. Las dos últimas entradas me han encantado. Bien esta esto de prosa y el verso intercalado con un poquito de aconteres cotidianos.

Edurne dijo...

Oiga, que lo que cada uno/a escribe es suyo y por tanto único, ni mejor ni peor, no me venga con esas cosas, eh?
Que a mí también me ha costado lo suyo eso de que lo mío puede ser tan válido como lo de otros...
Beti aurrera!

Nova, el Periodismo que Vale dijo...

La foto es como la frutilla del postre, ilustra las bellas palabras. Realmente maravilloso!

Un saludito!

Edurne dijo...

Nova:
Gracias por venir de seguido y por tu comentario.
Un saludito.

Anónimo dijo...

Edurne, compañera, no dejas de sorprenderme. Cada nueva entrada tuya es un remanso para el alma y un alivio para el espíritu.
Pelicana

Fernando dijo...

Uno, de vez en cuando, se da una agradable vuelta por este blog. Ya me gustan los poemas. Bueno,vamos a dejar de hacer la pelota. Un saludo y cn mucho gusto.

Tristancio dijo...

Al leerte, dan ganas de amanecer otra vez en la infancia; o en otro paisaje, más amable que en el que despierto cada día... (de dónde hicimos huir los pájaros).

Venir a verte, es como llegar a una casa donde eres muy bien recibido.-

Abrazo.-

Víctor Hugo dijo...

recordar... memorizar ....volver a oler esos olores de la infancia..
muy acertada la foto con eltexto?

de dónde es?
saludosssssssssssssssssssssssss

Edurne dijo...

Querida Pelicana:
Los remansos pueden estar en cualquier sitio que nos transmita paz, alegría, calma...
Si aquí te encuentras bien, ya sabes, éste es tu remanso!
Muxutxus!

Fernando:
Pues a mí me gusta que te dés una vueltita orillera de vez en cuando.
Eskerrik asko!

Edurne dijo...

Tristancio:
La infancia es el "paisaje" más puro que existe, por eso hay que cuidarlo y protegerlo.
Yo "viajo" mucho a ese paisaje de mi infancia...
Siempre eres muy bienvenido, gracias por pasarte por aqu´´i!
Saluditos.

Víctor Hugo:
Hace tres años y medio, en mis vacaciones de verano, y necesitando entrar en mi yo más interno, hice una parte del Camino de Santiago, que tiene un sentido de reencuentro personal y profundo. Es duro, pero para mí fue reconfortante a todos los niveles. Llevaba la cámara y sacaba fotos de todo lo que veía. Estos campos "peregrinos" son de una zona de la provincia de Navarra, si te agencias un mapa de España, localizas el entorno más o menos...
Me alegro de que te haya gustado.
Un abrazo!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Bello de toda belleza, me encantó, tu forma es muy particular, al menos para mí. Gracias por tus visitas, y si me permitís te pondré en mis Recomendados. Te dejo un beso enorme y nuevamente gracias.

Anónimo dijo...

Que chula la foto del principio, la del mar,como si las piedras formaran un dibujo. Que chula

Y del texto y la foto de este, pues lo mismo, que muy bonito

Edurne dijo...

Amigo Juan:
Todas las formas de expresión son particulares, únicas e intransferibles... Lo importante es poder comunicarse, llegar a los demás, de una u otra forma, pero llegar.
Me alegro de que te haya gustado esta última entrada.
Un beso.

Edurne dijo...

Anónim@ visitante:
La foto de la entrada, esa orilla tan sugerente, se encuentra en algún rincón de Gran Canaria, o sea, es real, existe, y sí, es preciosa!

Gracias por tu paso y tus amables palabras.
un abrazo!

sinver dijo...

Hola Edurne. Para mi también fue un gusto conocerte en persona. Espero que la próxima vez estes en plena forma. Tengo un compañero de andanzas Alfas que me ha preguntado si le podía dar la dirección de mis amigas blogeras. Como ese honor no es mio, te pregunto formalmente si te importaría tener otro lector ávido de orillas acogedoras. Su nombre es Pedro, aunque ni el es Almodovar ni yo "Pe"(curioso diminutivo este. ¿Será de pedorra?. Lo digo con guasa que creo que es buena actriz, aunque si a mi me llamaran Pe...). Es un asiduo (Pedro, pero recuerda, no es Almodovar) de las tertulias. Un señor muy majo con gafas. Creo que te hable del él el otro día. Tu diras. Si estás de acuerdo se lo daré el lunes. Un saludo, y que te mejores (y yo que lo vea).

l.blondieblueperegrinainterior dijo...

casi a punto de finalizar uno de esos viajes peregrinos por los que las personas pasamos de vez en cuando aspiro el aroma del campo de tu poema y siento el dulce abandono del alma, por suerte para mi no está ausente.

peregrina dijo...

Que también puede que esté perdida, dormida... el alma, digo! y no necesariamente ausente...
O lo mismo es que está conectada al messen y no quiere que la molesten... vaya usted a saber!