domingo, 10 de febrero de 2008

EGUZKILORE (la flor del sol)


En el principio de los tiempos, la oscuridad reinaba en la Tierra, y los hombres habitaban en las cuevas, temerosos de los genios y espíritus que salían de las entrañas de la tierra en forma de dragones, toros de fuego, caballos voladores...
Cansados, acudieron a Amalur, la madre Tierra, y le rogaron que les ayudara. Ésta, al principio no les hizo caso pues estaba muy ocupada, pero tanto insistieron, que al final les ayudó y creó para ellos a la Luna.
La Luna reinó en el oscuro de la bóveda celeste, y los pobladores de la Tierra, asustados, no se atrevieron a salir de sus cuevas hasta que se acostumbraron a la gran bola blanca y luminosa.
Lo mismo les ocurrió a los genios, pero enseguida volvieron a las andadas.
Y de nuevo tuvieron que acudir los hombres a la madre Tierra. Esta vez creó al Sol, un ser mucho más luminoso y poderoso.
El sol sería el día, y la Luna la noche.
Ocurrió lo mismo, al principio, los humanos se asustaron, pero cuando vieron que el Sol les proporcionaba felicidad y que las plantas crecían fuertes, dejaron de temerlo.
De día, no tenían problemas con los malvados genios, pero por las noches, los hombres vivían atemorizados.
Tanto volvieron a rogar y suplicar a Amalur, que ésta decidió crear a Eguzkilore, una flor tan hermosa como el mismísimo Sol, y que puesta en las puertas de las casas, hacía creer a los espíritus que se trataba del astro rey, espantando de ese modo a lamias, malos espíritus, brujos, rayos, tormentas, genios de la enfermedad...
Y así es hasta nuestros días.

Foto: Aitor

18 comentarios:

Irantzu dijo...

Linda historia/leyenda...

Edurne dijo...

Desde siempre se ha tratado (por todos los pueblos, todas las culturas) explicar el origen de las cosas, el porqué...
Las leyendas son muy parecidas en todas partes, y las supersticiones, los miedos también. Eguzkilore forma parte de las leyendas vascas.
Las leyendas siempre tienen algo de mágico y misterioso, por eso son tan atractivas...

Jiramonocangufante dijo...

Cada día se aprende algo. Hoy me has enseñado esta nueva flor para mí, acompañada de tan hermosa leyenda. Como buena capricorniana y dragona...corrí curiosa a Google para que me lo contaran todo...y...sí, me gustó, y aunque es mi tema (plantas, flores, arbustos etc..), no había detenido mis ojos en este cardo silvestre tan bello como un sol y siempre vivo, que además tiene tanta historia en sí. Vivo en Chile, pero mis abuelo paterno era vasco,y creo que el umbral de mi puerta bien merece una linda eguzkilore...Por tradición de mis ancestros...y por protección...uno nunca sabe!.
Soy de posteos largos...gracias por tu tiempo. Que tengas un lindo día.

Edurne dijo...

Me encantan los comentarios,largos o cortos, mi tiempo se enriquece con las palabras y los pensamientos de los demás...
Vuelve cuando quieras, y ya me dirás si has encontrado una Eguzkilore (Eguzki=sol Lore=flor).
Feliz día para ti también!

Dejé post en tu blog.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Las leyendas terminan siendo realidades, y sino se le parecen mucho, todo es cuestión de fé. Te dejo un beso enorme.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Otro si digo: Si me permitís te pondré en mis Enlaces. Gracias

Edurne dijo...

Ay, sí... todo es cuestión de fe, tienes razón, amigo Juan!
Es como los sueños, que de tanto soñarlos, tanto desearlos y perseguirlos... seguro que terminan siendo reales!
Un besote.

Dejé mensaje en tu calle angelical.

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Eguzkilore... vaya nombre, vaya leyenda... No se si encontraré por aquí alguno... lo buscaré por su nombre, así sin explicaciones, sin traducciones... y cuando me pregunten les diré que mi amiga Edurne me lo ha contado.. y cuando pregunten más...y para los que se interesen más y de verdad... les contaré la historia... esa leyenda... del sol, la luna, los hombres y las mujeres...
Saludos
PD. Siempre es un placer andar por aquí...

Sergio Saavedra Rivera dijo...

Ah... lo olvidaba, no te pedí permiso como Juan de la Cruz... lo hice...jejjeje

Edurne dijo...

Como víste, yo también lo había hecho, y tampoco pedí permiso! Jejejeje!

Estaría bueno que te encontraras con una Eguzkilore por esas antípodas, muy bueno, sí señor!
Abrazoskis!

Tristancio dijo...

Entonces, llegó la razón y la ciencia para iluminarnos de "verdad"... y así estamos, otra vez al borde de una noche eterna.

Extraño esas sabias ignorancias...

(Salúdame a Blas. En mi vida hay unos cuantos).-

Para ti, un abrazo.-

Edurne dijo...

Tristancio: Sabias tus palabras, sí, muy acertadas!

A saber dónde nos llevará tanta "sabiduría"! No lo quiero ni pensar, habrá que hacerse con velas, por lo de la eterna oscuridad que nos acecha... para no perdernos y errar el camino!

Un abrazo.

l.blondelur dijo...

qué buena chica! enhorabuena por la recuperación de los principios de los tiempos. Yo tb. voy a buscar una Eguzkilore y a ponerla en el umbral de mi casa.

Edurne dijo...

Todo sería traerlas al medio urbano, ya verías tú...!

sinver dijo...

Euskalkondairak, lamiak, sorginak, olentzero,... el euskera y la cultura euskaldun es rica y sabia, como la mayoría. Yo que no creo en banderas ni en patrias, en cambio si creo en la matria de los pueblos; su cultura. Su riqueza. Y el mayor de los tesoros: el idioma. El euskera es un patrimonio cultural que tiene este pueblo que no debía formar parte de las disputas rastreras de algunos. Debería ser un orgullo y algo a cuidar con esmero. Que ya estuvo a punto de perderse en su día. Y me aplico el cuento, que sabiéndolo apenas lo uso... pero todo mal tiene remedio; Hemendik aurrera gehiago hitz egingo dut.
Por cierto, viendo tus compañeros de la otra orilla; la lejana de allende el mar; me acuerdo de la patada espectacular que le damos al idioma por estos lares. Cada vez se habla peor el castellano en España. La gente cada vez se comunica menos, la educación cada vez insiste menos en cuidar el lenguaje, y luego los chicos de hoy en día son incapaces de hilar dos frases seguidas. El pensamiento se anquilosa y la inteligencia se aniquila.
Habla mucho mejor un campesino boliviano sin educación que muchos profesores de literatura.
Este blog tuyo me pone de lo más guerrero, chiquita. Está claro que invitas a la reflexión.
¡¡ZORIONAK!! por este orilla tan agradable (y prolífica; voy a por el siguiente texto).

Edurne dijo...

Oso ondo, hau nahi dut nik, jendearen burmuina martxan jartzea!
Dices bien,Guztiz ados zurekin don Sinver.
Y en lo que me concierne, de niños, y profesores... pues sí, el "material" de hoy en día no es el mismo de hace nada de tiempo, y creo que todos hacemos lo que podemos.
Que la economía del lenguaje está haciendo estragos? De acuerdo, y eso me poneee, ayyyy cómo me pone, freneética total!
Y me gusta que se ponga usted pensador, guerrero y reivindicativo, muy bien! Bravo!

Anónimo dijo...

Que bonita leyenda, y el eguzkilore. El año pasado, en una floristeria que está cerca de mi trabajo, tenían todo el escaparate repletos de esos, en plan adorno, no para venderlos, pero quedaba chulo

Edurne dijo...

Estimado anónimo... o tal vez, anónima?

Como iba diciendo, gracias por su triple paso por esta orilla.

Seguro que estaría bien tener eguzkilores por todas partes, para protegernos de todo lo malo que nos acecha... seguro!