miércoles, 6 de febrero de 2008

NOCTURNOS


I

Busco luz en la noche del sexo.

Fuera de ley, mi corazón

a saltos va en su inquietud.

¿Por qué un para qué?

Y he de besarla un día con rojo ardiente...

¿Para qué un por qué?

II

¿No sabes el secreto misterioso que entrañas?

¿No sabes de la simiente que, oculta,

germinas con tu llanto, con tu risa?

¿No sabes de la luz del deseo,

de la llama encendida que en ti habita?

¿No sabes?

Foto: Aitor Texto: Edurne

6 comentarios:

Nomuchodeque dijo...

Me encantó!

Beso

Edurne dijo...

Encantada de que te haya encantado!
Otro beso.

sinver dijo...

Pues a mi también me ha gustado. Tanto prometer fornicio en mi sinverblog y va acabar habiéndo más por estos lares. Es broma. El sexo es sin duda, aparte de uno de los mayores placeres de la vida, y encima sano, un acto de amor verdadero, siempre que se trate de eso, de amor. Y eso que no critico el hacerlo por deporte, ¿ehhh?, que si hay que tener vicios mejor ese que darle a la nariz.

Edurne dijo...

Pos eso, sí señó!
Vive la vie, vive l'amour!

l.blondeblow dijo...

no sabes, eh??? me parece que sí que sabes chata de... nocturnos y otras andanzas, de besos ardientes y de llamas encendidas. La luz de una vela roja habitando en tu interior.

llamita encendida dijo...

Jajajaja!
Madre mía, pero de cuántas cosas sé, cuánto tengo!