domingo, 11 de agosto de 2013

LA PLAZA DEL DIAMANTE/LA PLAÇA DEL DIAMANT


Me he leído en estos dos días pasados este clásico de la literatura de posguerra: “La Plaza del Diamante” de la escritora catalana Mercè Rodoreda.

Vi, en su tiempo, la serie del mismo título que pasó la TVE. Y me acordaba de unos jovencísimos Silvia Munt y Lluis Homar, pero, no había leído el libro, y eso que en diversas ocasiones me he encontrado predispuesta a leerlo, aunque ya se sabe, la mayoría de las veces, esos pensamientos pasan a formar parte del paquete de  intenciones no cumplidas.

Esta vez tenía una buena disculpa: escogí esta novela para la tertulia que presento yo en enero todos los años. Así que, ni corta ni perezosa, me sumergí en la vida de esta Natalia que es la Colometa de la historia. Y como iba recordando imágenes, me dio por buscar en la Red por si encontraba algo, ¡y ya lo creo que encontré! Se imaginan, ¿no? Pues sí,  que me puse a ver capítulo a capítulo toda la historia, y libro en mano, iba cotejando (bastante fiel, por cierto). El libro lo terminé anoche a eso de las dos y media de la madrugada, pero, qué quieren, no podía dejarlo.

Me confieso: no había leído nada de la Rodoreda. Me ha gustado mucho, pero mucho, mucho. Y me explico. Mi única referencia es esta novela, con lo que no puedo comparar con otras obras de su autoría, pero el estilo… ¡Ay, ese estilo tan íntimo, tan directo…! Sí, es una especie de monólogo interior el que nos lleva de paseo por la vida de la Colometa y de paso por la sociedad de la época (los previos a la proclamación de la República y más tarde la sangrienta contienda de la Guerra Civil, hasta adentrarse en los comienzos de la Posguerra). Y aunque la trama está ubicada en Barcelona, bien pudiera ser en cualquier otra ciudad…

A mí me ha parecido de una sencillez y de una maestría al mismo tiempo, que me ha dejado muy satisfecha. La Colometa se nos mete debajo de la piel, y sufrimos con ella, olemos (hay una gran parte de descripciones olorosas, más que nada las referidas a todo lo que tiene que ver con las palomas…) con ella, nos confundimos con ella, reímos con ella…

El libro se lee muy bien, es como si hablara una misma, y eso lo hace muy creíble. Y la serie tiene su punto volver a verla ahora, después de los años, y con las deficiencias del color y esas cosas de la tecnología… Pero yo les voy a dejar aquí el primer capítulo, por si quieren satisfacer un poquito la curiosidad…

En cuanto a la Mercè Rodoreda, también he de confesar que no sabía de ella más que los tres datos generales, pero… ¡vaya vida, oigan! O si no me creen, vean, vean aquí.

En fin, que como ven ando lectora, a mas de súper atareada con mis otros menesteres, pero si me dan las taitantas leyendo, al menos sé que no tengo que madrugar así que puedo permitirme levantarme a las nueve… Merece la pena perder el sueño, ¡ya les digo!
Volveré pronto con más lecturas que tengo entre manos…


Escaneado libro y texto: Edurne  Vídeo: RTVE a la carta

6 comentarios:

Antorelo dijo...

La leí hace muchos años.También he leído de ella "La calle de las camelias".
Sin duda, una gran escritora.
Un abrazo

Edurne dijo...

Gracias, Antorelo, apuntada queda esaotra novela, "La calle de las camelias".

Un abrazo!
;)

Nerim dijo...

Si te ha gustado "La Plaza del diamante" de Mercé Rodoreda, ahora tienes que leer su libro "Espejo roto", una verdadera joya de la literatura catalana.
Te atrapará desde las primeras lineas y no podrás soltar el libro hasta que leas Fin.

Espero que estes pasando unas buenas vacaciones y que tu aita esté mejor. A finales de Agosto estaré en Bermeo.
Me encantaría conocerte pero no sé si tendrás tiempo. Yo apenas voy a estar una semanita.

Muxu bat Edurne

Edurne dijo...

MIRENTXU:
YA había oído hablar de "Espejo roto", así que con tu recomendación... la buscaré!
Eskerrik asko!

Qué bien, vas a darte una vueltita por tu tierra!
Pues a mí también me encantaría poder darte un abrazo en vivo y en directo!
Te escribo un mail en cuanto pueda, y así te cuento cómo va todo, vale?

Muxutxuak!
:)

Marta C. dijo...

Sigo mi trayectoria hacia atras. qué bien explicas esta historia de la Colometa. Es un personaje que, efectivamente, se te mete en la piel. Ese monólogo triste y resignado de una vida que podría ser la de cualquier mujer en esa época. Es tal la sensibilidad de Rodoreda narrándola, que no puedes evitar sentir esa tristeza profunda, esa resignación con la que vive sus trajedias. Lo leí en la época en que dieron la serie en TV3 y me impactó tanto que no pude evitar lanzarme al libro. Si te ha gustado, te recomiendo "Mirall trencat" (Espejo roto) Rodoreda era increíble ahondando en los sentimientos de las mujeres. Un beso.

Edurne dijo...

MARTA:
Como Mirentxu también me lo recomienda, el de "Espejo roto", me lo agenciaré en breve, me habéis picado...

Molts petons!
;)