domingo, 9 de julio de 2017

¿VAMOS A LIBROS?



¡A las buenas tardes!
Es poco lo que me prodigo por estos lares, pero bueno, siempre mantengo la txalupa sujeta a la espuma de esta orilla. Razones varias me mantienen alejada, aunque cuando cierro los ojos o me desenvuelvo en otros menesteres, mi cabeza sigue fluyendo y me da por parir reflexiones, historias y versos… ¡Ahí se quedan, es verdad, en el limbo de mis intenciones, pero ya encontraré el tiempo y el  modo de darles forma!

Un aperitivo: 
LIBROS para estos momentos de descanso, ya saben, en la playa, la montaña, el salón de sus casas o para esas noches de insomnio… 
¡Aquí van!



EL AMOR ESE VIEJO NEÓN, de Karmelo C. Iribarren.
Soy seguidora de este poeta donostiarra en el Twitter. Y en la última Feria del Libro de Madrid, paseando y curioseando entre las casetas… Kontxo! ¡Karmelo C. Iribarren! Me hizo ilusión encontrame allí, sin esperarlo, con alguien a quien leía y seguía. Enseguida me presenté, le pedí que me dedicara su libro y mientras, ¡foto al canto!
Me gusta mucho la poesía de Karmelo, es cotidiana, lleva el sello del día a día, de las noches terribles, de la desilusión, de las dudas, del amor y de la pasión… Muy de entrañas. Somos del mismo año, de la misma zona, ¡es tan fácil la identificación!
Les recomiendo a este poeta del que se está hablando mucho en los últimos tiempos. Apunten su nombre y háganse con alguno de sus poemarios, tiene unos cuántos.
Si el profe Pedro lee esta pseudo crónica literaria de aficionada, seguro que tendrá mucho que decir acerca de la poesía de Iribarren.



MIENTRAS ME ALEJO, del arriba mencionado Karmelo C. Iribarren.
Más  Iribarren en estado puro. Otro punto positivo. ¡A por él! Estos dos ya los tengo leídos. Voy a buscar más, DIARIO DE K., por ejemplo…

EL CIELO ROBADO, de Andrea Camilleri.
Llevaba un tiempo sin leer nada de uno de mis escritores vivos favoritos. Este pequeño libro está escrito en uno de los estilos que más me gustan: el epistolar. Se lee con interés y ganas. Pequeña ficción acerca de un hecho real. Intriga dosificada. Delicioso. También está leído.

EL FIN DE LA HISTORIA, de Luis Sepúlveda.
Lo he terminado esta tarde. Sepúlveda también está siempre entre mis recurrentes. Esta historia me ha costado un poquito, más que nada por la forma en que está escrita. Hacia la mitad del libro ya me he situado y he sido capaz de pasar de un punto al otro del planeta, y del tiempo, sin mayor problema.
El protagonista es un viejo conocido del autor, del que yo nada sabía, y tal vez por eso me ha resultado un poco más arduo. En cualquier caso, la prosa del chileno merece la pena, y la historia también.

UNA CASA EN BLETURGE, de Isabel Bono.
Autora totalmente desconocida por mí. En una de esas incursiones libreras en las que siempre sale trasquilado mi bolsillo… se me apareció esta portada. Las pinzas y el tendedero me llamaron la atención. Primera aproximación visual. Otra vuelta y lo cojo (pensé), lo miro, lo toco, lo abro… ¡Vaya, vaya! Empezamos bien: distinto. Capítulos cortos, algunos muy cortos. Títulos aparentemente inconexos… ¡Me lo llevo! Empezado.



PRIMERO DE POETA, de Patricia Benito.
Más poesía. Este librito lo vi en la FLM pero no me lo traje, ya acarreaba demasiada carga… pero me lo compré en Bilbao en cuanto lo encontré. Me queda la mitad para terminarlo. Me encanta. Al igual que la poesía de Karmelo C. Iribarren, la de Patricia Benito, te agarra por la solapas y no te suelta hasta que haces ¡“Guauuuu”!
A su lado estaba este otro:

POEMAS PARA INFANCIAS MAL CURADAS, de Luis Ramiro.
Y no sé, será porque la editorial es la misma, la estética… el contenido, por lo poco que he aspirado, también me va a enganchar. Está claro: la poesía está tomando espacio. ¡Bravo!

CAMILLE, de Pierre Lemaitre.
Novela ¿negra, policiaca, de intriga…? Ya les diré, la apariencia es esa. Lemaitre es una apuesta segura también. Había leído alguna crítica del libro y el otro día se me cruzó en mi camino. ¿Qué iba a hacer si me miraba implorante? ¡Llevármelo, cómo no! Éste me lo llevo para el bus de mañana.

Tengo más libros que compré en la feria del Libro, en la de Madrid y en la de Bilbao, pero ya daré cuenta de ellos en otra entrada.
Por ahora solo decirles que aprovechen todos sus momentos, absolutamente todos, que sean felices, y que si se sumergen en lecturas de su agrado, mejor que mejor.



¡Buena lectura estival!


Fotos: la mía con Karmelo C. Iribarren: Antonio, imagen del sol lector. Internet, el resto: Edurne. Texto: Edurne



5 comentarios:

Bertha dijo...

Estimada Edurne; por fin ya nos llegó las tan ansiadas vacaciones...

Con todos estos buenos amigos es imposible aburrirse.- He tomado buena nota de unos cuantos.

Feliz verano un abrazo.

Francisco Espada dijo...

Aunque no te prodigues, tus entradas son siempre muy aprovechables y tus consejos de lecturas magníficos.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Una buena cosecha para parte del verano. Veo que Karmelo sonreía. Me alegro.
Besos.

Myriam dijo...

¡Qué bueno verte pro aquí, Edurne!

Feliz verano, querida.

En cuánto a la lista de sugerencias decirte
eskerrik asko, pero tengo la mia propia que llega
hasta el techo , más la del grupo de PEDRO,
así que....

Besarkada handi bat.

Abejita de la Vega dijo...

Carmelo Iribarren estuvo en Burgos en la Feria del Libro. Nos fascinó con su poesía y su sencillez. Compré y leí El amor ese viejo. Una buena adquisición.
Disfruta del verano, Edurne.

Besos