lunes, 12 de septiembre de 2022

 


Ayer me dijiste
con la boquita de mentir
que me querías.
Y hoy, 
hoy acabas de inocular
la última dosis de carcoma exprés
en las vigas de mi casa.

Me afano en apuntalar 
momentos que creí ciertos, 
caricias a contraviento, 
besos al vuelo, 
miradas de riguroso estreno
y cuerpos ya viejos... 

Reparto cubos y baldes 
para recoger las aguas que desbordan
por las lindes de mi fracaso y tu olvido. 
Guardo en mi maleta de ida y vuelta
todo el amor que te di,  
el que todavía me queda, 
las gafas de ver la vida siendo dos, 
y lo poco que  de tu casa me pude traer. 

Cada paso que doy 
me hunde más en el desasosiego. 
Camino sola, 
a oscuras y en silencio
por no despertar a los miedos.
Amenaza ruina nuestro refugio
pero yo me hago fuerte
mientras me quede aliento.

Ya ves, 
soplan malos vientos
y yo tengo las manos llenas de dolor,
los ojos ciegos de llanto,
el corazón encogido de la pena,
la boca muda de llamarte
y los pies anclados en un mundo
que tú no quieres mirar.

A lo lejos se escuchan unas risas, 
es la vida que, 
una vez más,  
se ríe de mí. 

Dibujo: Antonio. Poema: Edurne


 

3 comentarios:

MiLaGroS dijo...

hola Edurne. Me alegro que te acuerdes de mi. he leído tu poema y me gusta mucho. has mejorado mucho. Las sensibles no tenemos solución y siempre nos queda esa sensación de que hemos vuelto a hacer el tonto. Pero no somos tontas y mucha gente nos quiere. Un abrazo.

Chelo dijo...

Oh!!! Espero que solo esa un poema y que no tenga nada que ver con realidad pero, por lo que pueda pasar, te envío un fuerte abrazo .

Myriam dijo...

Suscribo al comentario de CHELO que me antecede y dice lo que venía a decirte.

Un abrazo bien, bien fuerte.