viernes, 25 de marzo de 2022

LA BÚSQUEDA

 


No sé el tiempo que llevo

bajo la ducha,

solo sé que he llorado.

El agua caliente escalda mi piel,

pero ya no siento dolor.

Cierro el grifo,

abro los ojos

y veo a la que yo era

escabullirse por el desagüe de la bañera.

Y no siento nada.

     Nada,

ni pena en las entrañas.

Estoy seca

     de lágrimas,

     de sueños y perdones,

     de rabias y amores.  

También de risas...

Quito el vaho del espejo

con la mano.

Aguien que me observa

desde el otro lado.

      Miro.

Y veo

una cara,

un cuerpo,

un gesto…

Es ella.

      Soy yo.

Me busco entonces

entre las horas perdidas

de aquella mañana,

o, tal vez,

me quedé olvidada

en los retazos de un mal sueño…

Oigo voces.

Soy yo que me llamo.

      ¡Aquí, aquí!

Quiero gritar

pero la mirada de la del espejo

me detiene.

      Me busco.

Desesperada golpeo la puerta

del abismo que me separa

de mí misma.

Araño la niebla

que me cierra el paso,

y sumerjo mi dolor

en la ciénaga

del tiempo sin horas.

Una mano cierra

mi boca ahogando

el amanecer que me había fabricado

con miedo y esmero.

      Nada.

Esa tampoco es mi casa.

Me busco de nuevo.

      Me busco

¡y no me encuentro!


Boceto: Antonio. Texto: Edurne 


5 comentarios:

Francisco Espada dijo...

No te aferres a los malos momentos sino a la esperanza; así, cuando menos lo espere, saldrás de manera insospechada y sin saber explicar cómo. ¡Ánimo!
Besos.

Unknown dijo...

Espeluznante!!

Edurne dijo...

PACO:
Gracias por tus ánimos. Es cierto, la esperanza nunca hay que perderla de vista. Yo no lo hago, me mantengo firme, me aferro al timón de esta barca aunque parezca que vaya a naufragar. Llegaré a puerto, seguro.
Besos y abrazos.
;)

DESCONOCIDO:
El adjetivo que has utilizado para calificar mis sentimientos me ha dejado desconcertada. Demasiado fuerte me parece...
Un abrazo.

Chelo dijo...

Ohhh !!! Y como no comenté ...Ánimo, ánimo ,seguro que pasa esta situacion y sales otra vez . Un fuerte abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

No hay nada más despiadado con nosotros que nosotros mismos. Te encontrarás. Un beso.